La línea de tiempo de un acuerdo entreguista

Cómo la UTLA orquestó la traición de los maestros en Los Ángeles

por Alan Gilman
26 enero 2019

La traición del miércoles a los maestros de Los Ángeles por parte de United Teachers Los Angeles (UTLA) personifica el carácter antiobrero de los sindicatos y las profundidades estas organizaciones irán para eliminar la oposición social.

Los maestros regresaron a sus aulas el jueves, todavía conmocionados e indignados por la forma en que la UTLA aprobó un contrato que ignoró sus demandas más críticas para aumentar los salarios y la financiación escolar, reducir el tamaño de las clases y detener la expansión de las escuelas semiautónomas (escuelas “chárter”). Un maestro describió la sensación de que había "un agujero en su corazón" e informó haber visto llorar a los maestros porque nada de lo que les hizo hacer la huelga se realizó.

En particular, los maestros se enojaron por la forma en que el sindicato logró el acuerdo sin darles suficiente tiempo para estudiarlo y discutirlo, juntos con el proceso de votaciones antidemocráticas. A la fecha de este escrito, la UTLA aún no ha completado el conteo de las papeletas.

¿Cómo se hizo esto?

Desde el principio, la UTLA hizo todo lo posible por evitar una huelga, arrastrando el proceso de negociaciones durante 20 meses, ignorando el 98% del mandato para la huelga y sometiéndose a una interminable mediación estatal y de investigación.

Afrontando la creciente presión de los maestros de tropa, la UTLA finalmente se vio obligado a convocar una huelga para el 10 de enero. Sin embargo, tres días antes, el presidente de la UTLA, Alex Caputo-Pearl, anunció que el sindicato abandonaría las demandas más críticas de los maestros que se oponen a la expansión de escuelas chárter, pruebas estandarizadas ilimitadas y otros esquemas utilizados para privatizar la educación. Caputo-Pearl trató de justificar esta capitulación alegando que el sindicato no tenía más remedio que aceptar la posición del LAUSD de que tales temas estaban fuera de la negociación colectiva.

Caputo-Pearl, alcalde Garcetti y superintendente Beutner (fuente: la página de twitter de alcalde Garcetti)

Después, la UTLA anunció que pospondría la fecha de la huelga del 10 de enero al 14 de enero. Cuando quedó en claro que el compromiso de los maestros para luchar se hizo aún más fuerte, la UTLA convocó la huelga el 14 de enero. Aunque hubo un amplio apoyo público, fue evidente que la UTLA no tenía la intención de librar el tipo de batalla que los maestros exigían. Aunque no había pasado en 30 años, el sindicato no proporcionó beneficios de su fondo de huelga multimillonaria.

Durante la semana, la huelga continuó con aulas prácticamente vacías, dos mítines masivos y encuestas que muestran que el 80 por ciento del público apoya a los maestros. Aunque Caputo-Pearl afirmó que estaba muy alejado del superintendente del LAUSD, Austin Beutner, el presidente de UTLA anunció repentinamente que las conversaciones se reanudarán el jueves 17 de enero, bajo los auspicios del alcalde demócrata Eric Garcetti. La UTLA acordó mantener las conversaciones en secreto, manteniendo deliberadamente a los maestros en la oscuridad, mientras que el sindicato conspiró con Beutner, Garcetti y el gobernador Gavin Newsom para imponer el acuerdo a los maestros.

El viernes 18 de enero, se llevó a cabo una tercera manifestación masiva en el centro de Los Ángeles que coincidió con el paro “salvaje” por “enfermedad” de los maestros de Oakland, California. Temerosos de que dos grandes huelgas de maestros pudieran desencadenar una huelga general en todo el estado, la UTLA y los sindicatos nacionales de docentes hicieron todo lo posible para aislar a los maestros de Los Ángeles y cerrar la huelga. En un tuit, la presidenta de la Federación Americana de Maestros (AFT), Randi Weingarten, insistió: "No se trata de una ola de huelgas, esta es una lucha específica para los niños y las escuelas públicas de Los Ángeles".

Durante el fin de semana de tres días de Martin Luther King, la UTLA continuó las conversaciones secretas en la alcaldía con informes de prensa que anunciaban que se estaban haciendo progresos durante las "sesiones de negociación maratonianas".

El martes 22 de enero, el día de la infamia para los maestros de Los Ángeles, comenzó a las 6:15 a.m., cuando se anunció que se había llegado a un acuerdo. Es muy probable que el acuerdo se haya alcanzado mucho antes de que la huelga haya comenzado. Pero sin poder evitar la huelga, la UTLA y el Partido Demócrata pasaron por la farsa para desgastar a los maestros.

No obstante, la UTLA aún tenía el desafío de lograr que los maestros ratificarán un contrato que no cumpliera con ninguna de sus demandas centrales.

A las 6:45 a.m., media hora después de que se anunciara públicamente el acuerdo, la UTLA celebró una conferencia de prensa en la que agradeció a los bomberos locales por su solidaridad con los maestros. La presidenta de la AFT, Weingarten, habló en el mitin y guardó silencio sobre el acuerdo que sabía que ya se había firmado.

Los maestros comenzaron a hacer piquetes en sus escuelas a las 7:00 a.m. como lo habían estado haciendo durante toda la semana. Otra reunión masiva había sido programada para las 10:30 a.m. en el centro de Los Ángeles, y según las instrucciones, los maestros dejaron sus piquetes escolares a las 9:15 para asistir a la manifestación. Para las 9:30 a.m., mientras miles de personas se dirigían a la manifestación, el alcalde Garcetti, el superintendente del LAUSD Beutner y el presidente de UTLA Caputo-Pearl realizaron una conferencia de prensa en la alcaldía. Todos anunciaron que la huelga había terminado incluso antes de que los maestros vieran el contrato, y mucho menos tuvieran la oportunidad de votar por él.

"La huelga que nadie quería está detrás de nosotros ahora", declaró Beutner. Caputo-Pearl dijo que esperaba que el acuerdo fuera aprobado.

En el mitin, la UTLA sacó las bandas y cantantes para crear un ambiente festivo y de celebración. Alrededor del mediodía, Caputo-Pearl subió al escenario para anunciar que los maestros habían ganado una "victoria histórica" antes de tratar de pintar el trato miserable con los colores más brillantes.

El sindicato deliberadamente no quería una reunión masiva de 33,000 maestros, lo que desafiaría el acuerdo y exigiría tiempo suficiente para estudiarlo. Así que en lugar de eso, dividieron a los maestros en 900 escuelas separadas.

Los maestros comenzaron a recibir correos electrónicos que explicaban lo que parecía ser un proceso de constantes cambios que involucraba a representantes sindicales recogiendo materiales que luego se distribuirán a los maestros en sus sitios locales entre las 2:00 p.m. y 3:00 p.m., y con un voto a seguir antes de las 5:00 p.m. Más tarde, el contrato real de 40 páginas apareció en el sitio web de UTLA.

Mientras tanto, los maestros recibieron información contradictoria sobre los lugares de reunión y votación que ahora incluían escuelas, hogares y otros sindicatos, etc. Se informó a algunos maestros que votarían entre las 6:00 p.m. y 8:00 p.m. mientras que a otros se les dijo que tenían que votar antes de las 5:30 p.m.

Un maestro de la ciudad de Huntington Park describió el proceso: “Tuvimos una reunión de área a las 2 p.m. en la ciudad de Southgate. Hubo una loca carrera por conseguirnos las boletas para poder regresar a las escuelas para votar a las 5 p.m. Los maestros trataron de hacer preguntas al sindicato, pero los gritaron ". Otra maestra dijo:" No tuvimos suficiente tiempo. El contrato fue pobremente juntado. Me molestó que no teníamos todos los detalles. Fue un insulto a nuestra inteligencia".

Todo esto sirvió para minimizar el tiempo que los maestros tendrían que estudiar y discutir el contrato. Esto fue necesario porque cualquier lectura exhaustiva del contrato habría revelado las declaraciones mentirosas, engañosas y falsas que habían hecho Caputo-Pearl y la UTLA.

Entre los innumerables ejemplos está el reclamo de un aumento del 6 por ciento en dos años sin aumento de la asistencia médica. Aparte de los dos aumentos del 3 por ciento, en realidad por debajo de la tasa de inflación en Los Ángeles, que son prácticamente la misma oferta que antes de la huelga, la UTLA no reveló que el contrato contenía un lenguaje sobre "reaperturas", que probablemente se usará para exigir salarios congelados y cortes a las pensiones. Esto sería más que masticar cualquier aumento.

En cuanto a la tan proclamada "victoria" de UTLA al contratar más enfermeras, bibliotecarios y asesores, lo que no se reveló es el hecho de que existe una gran probabilidad de que ningunas de estas posiciones se ocupen. Estas nuevas posiciones se escalonan durante el contrato y no entran en vigencia hasta el comienzo del próximo año escolar. El acuerdo incluye esta cláusula de escape, que dice: "En el caso de que el Distrito no pueda cumplir con las obligaciones" de contratar personal nuevo antes del 1 de octubre del año escolar, ¡la UTLA puede presentar una queja!

Por último, la UTLA ha aclamado la promesa inútil de lograr que la Junta de Educación acepte votar sobre una resolución que exija que el estado establezca un límite para las escuelas semiautónomas. Teniendo en cuenta que la junta escolar tiene una mayoría prochárter, y la legislatura demócrata ha sido responsable de hacer de California el principal estado de escuelas chárter en el país, esa "victoria" no es más que un fraude cínico.

Ninguna organización que representara genuinamente a la clase trabajadora funcionaría así. Existe una creciente oposición entre los maestros de tropa contra la UTLA, que ha demostrado ser una herramienta del Partido Demócrata y los poderosos intereses financieros que están presionando para la privatización de la educación pública.

Ya los maestros están discutiendo la forma de organizarse independientemente de la UTLA. Esto subraya la importancia de la convocatoria del Boletín de Maestros de WSWS para la formación de comités en el lugar de trabajo de tropa, controlados democráticamente por los propios educadores, que son completamente independientes de los sindicatos y los dos partidos controlados por las empresas.

Estos comités deben rechazar lo que el establecimiento político y los sindicatos dicen que es "asequible" y basarse en lo que es necesario para la clase trabajadora. Deben luchar para vincular la lucha de los maestros de Los Ángeles con los educadores de todo el estado, los Estados Unidos e internacionalmente, y luchar para movilizar el poder de la clase obrera en una contraofensiva contra la austeridad y la desigualdad social y el sistema capitalista que lo produce.

El Boletín de Maestros de WSWS brindará a los educadores toda la ayuda que puedan para llevar adelante esta lucha.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2019)