“Estos trabajadores están dando un ejemplo, están empezando un movimiento”

Los trabajadores automotores de Canadá y EUA expresan su apoyo a los trabajadores en huelga en las maquiladoras de México

por Shannon Jones
19 enero 2019

Los trabajadores automotores de Estados Unidos y Canadá están expresando su apoyo a los trabajadores en huelga de las “maquiladoras” de Matamoros, México que están en rebelión contra las empresas y su sindicato por los bajos salarios y las condiciones de explotación. Muchos de los trabajadores en huelga en México trabajan en empresas de autopartes estadounidenses e internacionales que dependen de su mano de obra para alimentar sus masivas ganancias.

Un periódico de la industria en Matamoros indicó que la huelga les está costando a los propietarios de las maquiladoras $23.000 por minuto mientras continúa.

Las noticias sobre la huelga de los trabajadores mexicanos están siendo censuradas por los medios masivos de América del Norte. La acción está produciendo un gran temor en los círculos gobernantes sobre la posibilidad de que los trabajadores en EUA y en todo México y Norteamérica sigan el ejemplo de los trabajadores de Matamoros que están rompiendo la camisa de fuerza impuesta por los sindicatos propatronales.

El jueves, un equipo de reporteros del Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS visitó la planta de General Motors en Detroit-Hamtramck, una de las cinco fábricas en los EUA y Canadá cuyo cierre fue anunciado como parte de los planes de la gerencia para eliminar unos 15.000 empleos asalariados.

GM Detroit-Hamtramck

Los reporteros hablaron con los trabajadores automotores sobre las huelgas de Matamoros y la manifestación del 9 de febrero en la sede de GM en Detroit, convocada por el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base contra el cierre de plantas y los despidos. La manifestación ha sido convocada para promover una lucha unida entre los trabajadores estadounidenses, canadienses y mexicanos en defensa de los empleos.

Cherie es una trabajadora en la planta de GM en Detroit-Hamtramck con 15 años ahí. Cuando le dijeron que los trabajadores de Matamoros, México habían hecho huelga y formado sus propios comités, independientemente de los sindicatos oficiales corruptos, ella respondió: "Eso suena bien. El sindicato UAW no nos ayuda. Trabajan para la empresa. Si comienzas algo así aquí, estoy segura de que mucha gente se unirá".

Hablando de los inminentes cierres de plantas, agregó: “El UAW actúa como si estuvieran locos, pero solo lo están esperando. Mucha gente se está transfiriendo o retirándose. Ellos [la administración y el UAW] quieren que los mayores salgan. ¿Quién puede volver a trabajar en la línea de montaje?

"Me molesta que el UAW saque $75 al mes de mi cheque. No nos están ayudando ni un poco. No lo necesitamos. Ellos están preocupándose por sí mismos".

Un trabajador más joven de GM se mostró muy entusiasta cuando le hablaron de la huelga de trabajadores mexicanos. "Siento que solo están haciendo lo que tienen que hacer. GM no se preocupa por nosotros. ¡También deberíamos hacer huelga!

Un trabajador de GM con siete años de experiencia agregó: “Están luchando por lo que creen. Es lo mismo para nosotros. Pierdo dinero todos los días que trabajo aquí".

Un trabajador con tres años en GM dijo que probablemente sería despedido como resultado del cierre. "Es un trabajo esclavista aquí".

Dijo que estaba contento de saber que el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base había convocado una manifestación para el 9 de febrero. "Tenemos que luchar, punto. Se van a aprovechar de nosotros, los $15– $16 por hora será la mejor paga y estamos construyendo vehículos de $50,000 a $80,000. Nosotros somos quienes les estamos haciendo todo ese dinero”.

Otra trabajadora de GM dijo que entendía por qué los medios de comunicación y el UAW estaban ocultando todas las noticias sobre las huelgas en México. "Ellos no quieren que nosotros también lo hagamos. Esos trabajadores están dando un ejemplo. Están empezando un movimiento. No quieren que sepamos nada al respecto".

En un esfuerzo por crear la impresión de un hecho consumado, el UAW y la gerencia de GM están alentando a los trabajadores de GM que enfrentan el cierre de plantas en Detroit y Lordstown, Ohio, a pedir que los transfieran a otras plantas. Muchos trabajadores de Detroit-Hamtramck GM con suficiente antigüedad ya han solicitado transferencias a plantas tan lejanas como Texas.

Otro trabajador de Detroit GM dijo: "Estoy de acuerdo con usted en que debe haber una lucha contra el cierre, pero los trabajadores están bajo mucha presión". Cientos de personas han suscrito sus derechos y ahora están programados para trabajar en otras plantas en Flint y en diferentes ciudades. Saben que estamos viviendo de cheque a cheque y debemos cuidar de nuestras familias.

"Me anima la lucha de los trabajadores mexicanos y franceses, y eventualmente tendremos que hacer lo mismo aquí".

En una conferencia de prensa del Automotive News World Congress el miércoles, la CEO de GM, Mary Barra, derramó lágrimas de cocodrilo por los cierres de plantas anunciados y los 15.000 recortes de empleos, pero reiteró la decisión de la compañía de cerrar todas las plantas seleccionadas. Luego, presumió de que los recortes proporcionarían $2,5 mil millones en ahorros de costos para la compañía, dinero que, sin duda, se canalizará rápidamente en los bolsillos de los inversionistas ricos.

La semana pasada, los trabajadores de la fábrica de Oshawa, Ontario, una de las cinco seleccionadas para el cierre, realizaron una sentada después de escuchar los informes de que Barra no iba a reconsiderar los planes del cierre. La respuesta del sindicato Unifor fue intensificar su demagogia nacionalista, intentando fomentar la hostilidad contra los trabajadores en México por supuestamente quitarles los trabajos a los canadienses.

Un trabajador canadiense que trabaja en una de las plantas alimentadoras que abastece la planta de GM Oshawa en Ontario, John, quien pidió que no se use su nombre real, dijo que se oponía al nacionalismo antimexicano promovido por Unifor. Dijo esto sobre los trabajadores mexicanos: "Ellos no son nuestro enemigo. Apoyamos a todos los trabajadores automotores.

"Nuestro sindicato nos miente y nos mantiene constantemente a raya", continuó. “Esta tormenta en México era inevitable.

"¡Es brutal que estas corporaciones ni siquiera oculten cuánto han ganado a expensas de sus trabajadores, y sin embargo lloran de pobrecitos! Sin duda, ya es hora de que cambie y México ha preparado el escenario para ese cambio. Bravo".

Los reporteros del Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS también hablaron con los trabajadores de autopartes de la empresa francesa Faurecia en Saline, Michigan, acerca de unir las luchas de todos los trabajadores automotrices. Los trabajadores de Faurecia han compartido ampliamente artículos que exponen las condiciones abusivas en la industria de autopartes.

Cuando los reporteros del WSWS le dijeron a Dante que los trabajadores mexicanos habían expulsado a su sindicato y habían elegido sus propios comités, respondió: “Bien. ¿Podemos echar a los nuestros?”.

Jamal, otro trabajador de Faurecia dijo: “¡Bien por ellos! También es malo aquí. Es lo mismo. No puedes usar el baño sin avisarle a alguien.

“Trabajamos 7 días a la semana, 12 horas. No te puedes perder un día, o estás despedido".

Sally

Sally dijo a los trabajadores de Matamoros: “¡Necesitamos unirnos! Manténganse fuertes".

Mark dijo, "¿70.000? ¡Maldita sea, eso es mucho! Necesitamos unirnos con los trabajadores mexicanos para convertirnos en uno. Eso sería bueno. Tampoco me gusta el sindicato. Es exactamente igual a lo que se enfrentan en México".

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre la retórica antimexicana del UAW y Trump, Mark dijo: "Los hispanos en los Estados Unidos vienen a trabajar aquí, no a hacer daño".

(Artículo publicado en inglés el 18 de enero de 2019)