Una estrategia de lucha para los maestros de California.

el WSWS Teacher Newsletter
18 enero 2019

La valiente huelga iniciada por 33,000 maestros de Los Ángeles ha ganado el apoyo popular e inspirado a educadores y otros trabajadores en los Estados Unidos y el mundo.

Una encuesta reciente realizada por la Universidad Loyola Marymount encontró que casi el 80 por ciento de los residentes de Los Ángeles apoyan la huelga, mientras que las encuestas locales de ABC News hallaron que casi tres cuartos de los encuestados dijeron que los maestros no reciben suficiente pago y que el tamaño de las clases es demasiado grande.

Amplios sectores de la población se identifican con la huelga porque los maestros no solo luchan por sí mismos. Luchan por defender el derecho a la educación pública de calidad. Los trabajadores de todos los ámbitos de la vida están inspirados para ver a los maestros luchar contra las fuerzas corporativas y financieras que también han atacado sus propios trabajos y niveles de vida.

Después de la euforia inicial de los primeros días en huelga, los maestros en las líneas de piquete y en las redes sociales están comenzando a mantener discusiones sobre qué estrategia se necesita para llevar adelante esta lucha histórica.

Hay dos caminos diametralmente opuestos que se abren. El primero es defendido por (Maestros Unidos Los Ángeles (United Teachers Los Angeles, UTLA) y los sindicatos nacionales de docentes, la Federación Americana de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de Educación (NEA). Los sindicatos insisten en que los maestros de Los Ángeles deben luchar esta batalla solos. Afirman que los piquetes y las protestas, junto con los llamamientos al alcalde de Los Ángeles Garcetti y al gobernador de California Newsom, obligarán al superintendente Austin Beutner y a las autoridades del distrito a retirarse.

Esta es una receta para un desastre, que inevitablemente llevará a algún compromiso podrido que abandone las demandas de los maestros de aumentos sustanciales en los salarios y fondos escolares y el fin de la expansión de las escuelas autónomas. De hecho, la UTLA retiró las demandas sobre las escuelas autónomas (charter schools) y la privatización de las escuelas incluso antes de que comenzara la huelga.

Hay un camino alternativo. Eso es para que los maestros formen comités de huelga de base, independientes de la UTLA y de los políticos del Partido Demócrata, para luchar por una expansión de la huelga en todo California y en todo el país. Los maestros en Oakland, que enfrentan el amenazante cierre de un tercio de sus escuelas, están organizando paros este viernes, independientemente del sindicato. Los maestros en Denver, Colorado y Virginia también se están preparando para la huelga.

Los comités de huelga de base solicitarían a los trabajadores que conviertan su apoyo en una lucha activa al unirse a los piquetes para cerrar todas las escuelas públicas y autónomas de todo el estado. Lucharían para unir a los maestros de Los Ángeles con todos los sectores de trabajadores en lucha, desde los trabajadores federales que estaban desposeídos y enfrentándose a semanas sin pago, hasta los trabajadores de General Motors que luchaban contra el cierre de plantas para preparar una huelga general.

La lógica de la lucha de los maestros los está poniendo en conflicto con el sistema capitalista y los oligarcas corporativos y financieros que se benefician de él.

Si bien las escuelas públicas y otros servicios esenciales han carecido de recursos, ambos partidos controladas por corporaciones han encontrado grandes sumas para llenar los bolsillos de los súper ricos y para financiar guerras interminables, rescates bancarios y recortes de impuestos corporativos. California es uno de los estados más desiguales de los EUA donde se encuentra el mayor número de multimillonarios y la tasa de pobreza más alta.

Durante décadas, los sindicatos han suprimido cualquier resistencia a la explosión de la desigualdad social, diciendo que los trabajadores no tenían más remedio que inclinarse ante las demandas de las corporaciones y los políticos de las grandes empresas por los recortes salariales y de beneficios y la destrucción de servicios esenciales como la educación pública.

Pero en 2018, la clase trabajadora comenzó a contraatacar, comenzando con la ola de huelgas de docentes en West Virginia y otros estados de los Estados Unidos y terminando con las protestas de chalecos amarillos en Francia. Esto ha continuado en 2019 con la huelga general de dos días de decenas de millones de trabajadores indios, la ola de salvajes huelgas de 70,000 trabajadores de las maquiladoras en Matamoros, México y la huelga de maestros de Los Ángeles.

Esta erupción de la lucha de clases en todo el mundo demuestra que la división central en la sociedad no es la raza, el género o la preferencia sexual, sino la clase económica y social.

Los maestros de Los Ángeles están en una batalla de vida o muerte contra el Partido Demócrata. Bajo el gobernador Jerry Brown, el número de escuelas autónomas en California aumentó a la más alta de la nación (1,300), con más de 240 en Los Ángeles solo. El superintendente Austin Beutner no solo es un ex banquero de inversiones, es un demócrata y un ex funcionario de la administración Clinton. Durante la última década, el presidente Obama y su secretario de educación, Arne Duncan, ayudaron en la campaña de privatizadores multimillonarios como Eli Broad.

El nuevo gobernador, Gavin Newsom, ha insistido en que seguirá siendo "fiscalmente prudente" como su antecesor y ha ofrecido menos de una miseria en nuevos fondos para la educación pública.

El presidente de UTLA, Alex Caputo-Pearl, les dice a los maestros que deben ser alentados por las declaraciones vacías de apoyo del alcalde Eric Garcetti y los candidatos presidenciales demócratas como Kamala Harris, Elizabeth Warren y Bernie Sanders. El presidente de UTLA solo está tratando de sacar la lana de los ojos de los maestros. El hecho es que los demócratas, no menos que Trump y los republicanos, son las herramientas de Wall Street y los enemigos de la educación pública y los maestros.

Los vendedores de aceite de serpiente en la UTLA afirman que están luchando contra el ataque a la educación pública, incluso mientras colaboran con las fuerzas responsables. La UTLA está comenzando a negociar bajo la mediación de Garcetti hoy, y los sindicatos esperan anunciar un acuerdo podrido y concluir la huelga a principios de la próxima semana.

Una verdadera pelea puede llevarse a cabo solo si los maestros toman la iniciativa en sus propias manos. En cada escuela y comunidad, en Los Ángeles, Oakland y en todo el estado, los maestros deben celebrar reuniones para discutir y debatir una estrategia real para ganar. Los comités de huelga de base deben ser elegidos para formular demandas reales, que incluyen un aumento salarial del 30 por ciento, un límite máximo de 25 estudiantes en el tamaño de las clases, una vasta expansión de fondos y la reconversión inmediata de las escuelas autónomas en escuelas públicas.

En ninguna parte está más claramente demostrada la subordinación de las necesidades sociales de la mayoría de la población a los intereses en beneficio de unos pocos que en el asalto a la educación pública.

Los maestros de Los Ángeles han tomado una posición poderosa. La tarea ahora es desarrollar las formas organizativas y la perspectiva política para desarrollar esta lucha en una poderosa contraofensiva de toda la clase trabajadora contra la desigualdad social y el sistema capitalista que la produce.

(Publicado originalmente en inglés el 17 de enero de 2019)