Esta huelga debe ser a nivel nacional

Maestros, estudiantes y padres de Los Ángeles se manifiestan en el primer día de huelga

por nuestros reporteros
17 enero 2019

Más de 33,000 maestros de escuelas en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, (LAUSD) el segundo más grande del país, se declararon en huelga el lunes. Los reporteros del World Socialist Web Site hablaron con muchos maestros en lugares de huelga y en una marcha masiva y manifestación en el centro de Los Ángeles a la que asistieron más de 50,000 maestros, padres, estudiantes y sus partidarios.

Al igual que sus homólogos que hicieron huelga en West Virginia y otros estados el año pasado, los maestros y sus partidarios querían hablar sobre los problemas políticos más amplios detrás del ataque a la educación pública, incluida la complicidad de los demócratas que controlan todos los niveles de gobierno en Los Ángeles y California, y el crecimiento explosivo de la desigualdad social en América. Muchos apoyaron el llamado del Boletín de Maestros del WSWS (WSWS Teacher Newsletter) para ampliar la lucha en una huelga estatal y nacional de maestros y todos los trabajadores contra la austeridad y la desigualdad social.

Nancy, que lleva cinco años enseñando en Hamilton High School (preparatoria) en el Oeste de Los Ángeles, dijo: "No tenemos una enfermera de tiempo completo en nuestra escuela o suficientes consejeros. La proporción es de uno por cada 500 estudiantes. Nuestras clases están demasiado llenas y estamos trabajando con diferentes discapacidades de aprendizaje. Estamos luchando por más maestros en nuestras aulas porque la educación es lo principal.

Pablo (en el entro) y Nancy (a la derecha)

“Beutner y Eli Broad quieren privatizar y expandir las escuelas autónomas. Estamos tan en contra de ellos. Queremos tener escuelas públicas disponibles para todos los estudiantes en Los Ángeles. Deberíamos tener una huelga en todo el estado porque eso demostraría que estamos todos juntos por la misma causa".

Pablo, quien también es profesor en Hamilton, denunció a ambos partidos respaldados por empresas por sus ataques a la educación pública. “Los demócratas y los republicanos obtienen su dinero de las mismas fuentes, por lo que están haciendo lo mismo. Hay $1.9 mil millones en fondos excedentes para ayudar a las escuelas comunitarias y para obtener más consejeros y psicólogos, por lo que el dinero está allí. Esta desigualdad seguirá existiendo en América. Quieren una clase que no sea tan educada para que no desafiemos al uno y dos por ciento que controla la sociedad ".

David, otro maestro veterano, dijo: “Los demócratas se unen a los republicanos. Son comprados por corporaciones poderosas y no están con nosotros como pensamos que lo harían. Esperaba que el nuevo gobernador, Gavin Newsom, nos apoyara firmemente. Me sorprendió que no esté recaudando fondos. Probablemente va a ser como muchos otros políticos, simplemente comprado".

Refiriéndose a los comentarios de Arne Duncan, secretario de educación del presidente Obama, quien dijo que las demandas de los maestros de Los Ángeles no eran razonables, David dijo: "Me gustaría verlo caminar en nuestros zapatos y trabajar en nuestras aulas. Pero solo siguen la línea corporativa porque le beneficia.

"Pero estamos en una última posición, al ser el segundo distrito escolar más grande del país, tenemos que pelear en esta lucha. Nos empujaron a esta lucha. Sería genial expandir esto a los maestros de Oakland y otros lugares porque hay poder en los números.

“El dinero se consolida en tan pocas manos, solo va a sus glándulas de codicia. Los mismos problemas que enfrentan los maestros son los mismos para todos los trabajadores, sin importar en qué país nos encontremos. Dondequiera que las personas tengan que trabajar para ganarse la vida y, lamentablemente, vivan de cheque en cheque, son explotadas y se aprovechan de ellas.

"Simplemente ya no nos escuchan y no nos han escuchado durante mucho tiempo. Tal vez esté llegando a ese punto en el que todos tenemos que unir fuerzas para luchar contra esto. Creo que este país es genial, pero es genial debido a las personas que trabajan duro y están tratando de ganar un salario justo, y no a las que solo están tratando de enriquecerse".

Un profesor de idiomas extranjeros agregó: "Nos tratan como si nos estuvieran haciendo un favor para concedernos aumentos de sueldo. Eso es una broma porque las personas luchan por el requisito mínimo y por tener un ambiente de trabajo respetuoso. No nos están haciendo ningún favor. Esto es lo básico, y esta huelga debería haberse hecho hace años.

"La huelga debe ser a nivel nacional. Los maestros no solo están mal pagados, el hecho de que nos estén tratando de esta manera es vergonzoso. Tenemos que hacer lo que sea necesario y no regresar a las aulas hasta que proporcionen el ambiente adecuado para mí y para mis alumnos. Si seguimos asistiendo al trabajo sin esto, es como decir: ‘sigan faltándonos el respeto’”.

Calvin

Calvin, un estudiante de tercer año en Hamilton High School, dijo: "Estoy aquí para ayudar a los maestros a luchar por lo que es correcto para nosotros. Tengo muchas ganas de involucrarme políticamente en su lucha. Sé que muchos de mis compañeros también quieren involucrarse políticamente.

“Las clases en nuestra escuela son demasiadas grandes. No solo eso, sino que ya no tenemos muchos cursos ya que muchos de ellos han sido eliminados. Estoy muy interesado en la física, por ejemplo, pero recientemente algunas de nuestras clases de física han sido eliminadas".

Cuando se le preguntó sobre la necesidad de una lucha en todo el estado, Calvin dijo: "Creo que tiene razón. Este es un movimiento poderoso en este momento y espero que inspire a otros estudiantes y maestros a unirse".

Aiyama, estudiante de tercer año en Hamilton High School

Aiyama, estudiante de tercer año en Hamilton High, dijo: “Estoy aquí para apoyar a los maestros porque ha habido muchos maestros en esta escuela que me han apoyado. Estoy en el programa de la academia de música, ya sea académicamente, para mis actividades extracurriculares o cuando necesito algo, han estado ahí para mí. Siento que es mi deber como estudiante respaldarlos. Algunos maestros viven de cheque a cheque para ayudarnos a tener una carrera. No deberían tener que vivir así”.

En cuanto a por qué California, el estado más rico del país, no puede proporcionar recursos suficientes para la educación, Aiyama señaló su cartel, que decía: “¡LAUSD GASTA 60+ MILLONES DE DÓLARES AL AÑO EN LA POLICÍA ESCOLAR! ¿ES COLEGIO O PREPARACIÓN DE PRISIÓN?" Ella explicó: “Es ridículo que gasten más dinero asegurando que tengamos policías en el campus en lugar de enfermeras, bibliotecarios y consejeros".

Los reporteros de WSWS también hablaron con varios estudiantes en la manifestación del centro y en las escuelas de los alrededores. Lamuel y Eduardo asisten a Belmont High School, ubicada un poco al norte del centro de la ciudad de Los Ángeles. Ambos son personas mayores. Estaban en el mitin para apoyar a los maestros junto con la madre de Lamuel, que es profesora de biología en Belmont High School.

Lameul y Eduardo

"Uno de los grandes problemas en mi escuela es el número de estudiantes en cada clase", dijo Lamuel. “En mi clase de Literatura Avanzada hay más de cincuenta estudiantes. Otras clases tienen entre 45 y 50 estudiantes.

"Mi mamá es profesora. Puedo ver el estrés que todo esto crea. Cuando nos mudamos a Los Ángeles desde las Filipinas hace cinco años, vivimos con otros maestros por un tiempo. Los he visto calificando papeles a las tres de la mañana. Con tantos estudiantes, los maestros no pueden concentrarse en todos los estudiantes".

El amigo de Lamuel, Eduardo, habló sobre las condiciones en las escuelas de Los Ángeles. “Al comienzo del año escolar no había escritorios para todos los estudiantes en nuestra clase de inglés. Tenían que sentarse a un lado.

“El edificio en sí es viejo. Las fuentes de agua dejan de funcionar y faltan baños abiertos. Los maestros compran suministros por su cuenta sin que se les reembolse. Compran reglas, crayones, lápices, incluso papel y cuadernos, para sus clases".

Conrad

Conrad, un maestro de educación especial en Hamilton, expresó disgusto por los esfuerzos fallidos realizados por el distrito la semana pasada para imponer una orden judicial a los maestros de educación especial, lo que les impide participar en la huelga.

"Están hablando de aumentar el número de casos para los maestros de educación especial. Eso es algo que no podemos lidiar. Tenemos muchas dificultades con nuestro número actual de estudiantes. Esto no es solo debido a las circunstancias especiales de cada estudiante, sino también porque en muchos casos estos estudiantes provienen de situaciones empobrecidas. Lo hace aún más difícil".

Cuando se le preguntó qué pensaba sobre la lucha de los maestros en Oakland, Conrad dijo: "De hecho, crecí en esa área y tengo dos amigos que son maestros en Oakland. Apenas anoche enviamos un mensaje de texto y me desearon la mejor de las suertes. Me dijeron ‘te estamos vigilando muy de cerca, el mundo entero te está mirando. Buena suerte’. Algunos maestros en San Francisco dijeron que quieren venir y estar con nosotros.

"Todos estamos muy emocionados de estar aquí, pero es difícil estar fuera del aula y no recibir pago". Al preguntarle por qué la UTLA no está utilizando su fondo de huelga para pagar a los maestros, Conrad dijo: "Bueno, no conozco los detalles de las finanzas del sindicato, pero me parece que si tienen 30,000 maestros y no han estado en huelga por 30 años, debería haber mucho dinero en ese fondo".

Además, en la manifestación en el centro de la ciudad estuvo Aida, una maestra de la Primaria Normont durante 11 años. Ella es una maestra de recursos para necesidades especiales y dijo que las dificultades que enfrentaron sus estudiantes y el personal la llevaron a la huelga.

Aida

"¿Cómo esperan que nos ocupemos de clases tan grandes? Y además de eso, juntan a los estudiantes con necesidades y habilidades educativas muy diferentes", dijo Aida. "No tenemos suficiente personal ni recursos para satisfacer sus necesidades".

Stacy

En camino a la marcha hacia el centro de la ciudad en el sistema de metro, Stacy, una veterana de la última huelga de los maestros de Los Ángeles hace tres décadas, dijo al WSWS: "Estuve en la línea en 1989 y he estado enseñando durante 33 años. Para nosotros, nuestra escuela tiene una escuela privada ubicada en nuestro campus. La escuela privada nos quitó la sala de arte, la sala de música y el laboratorio de computación, y ahora estamos metiendo a los niños en espacios pequeños, y es completamente injusto. Desde la sobrepoblación y los salarios injustos, y el no hacer lo correcto por nuestros hijos, algo tiene que cambiar.

"Los cambios en los últimos 30 años no han sido evidentes, pero claramente los problemas sistémicos no han desaparecido. Seguimos en la misma lucha que tuvimos en 1989. La afirmación de que no hay dinero para las escuelas es ridícula".

(Publicado originalmente en inglés el 15 de enero de 2019)