18 mueren en incendio de centro de rehabilitación en Guayaquil, Ecuador

por Cesar Uco
17 enero 2019

El viernes pasado en la tarde se desató un incendio en un centro de rehabilitación contra el alcohol y las drogas que dejó un saldo de 18 muertos –17 por asfixia y uno declarado fallecido cuando llegó al hospital. Hubo ocho heridos, algunos con graves quemaduras, que fueron trasladados a tres hospitales locales. En última instancia, esta tragedia es una consecuencia directa de las políticas de austeridad del Gobierno implementadas por el presidente Lenin Moreno desde que asumió el cargo en mayo de 2017, priorizando los incentivos para la inversión extranjera a expensas de la salud pública y la educación.

Los propietarios del centro de rehabilitación cerraron con candado todas las salidas del edificio de dos pisos a media tarde, para que los pacientes no pudieran escapar. Inicialmente, se culpó a los dueños del establecimiento por haberlo abandonado. Primero tomaron vuelo y poco después fueron arrestados por la policía.

El incendio fue causado por uno de los reclusos más jóvenes que intentaron escapar y prender fuego a un colchón. Otros también quemaron colchones hasta que los humos hicieron imposible respirar dentro del centro, para horror de los vecinos que no sabían cómo ayudarlos.

El centro de rehabilitación, irónicamente llamado "Nueva Vida" está ubicado en un barrio de bajos ingresos cerca del puerto de la ciudad costera ecuatoriana de Guayaquil. Consistía de muy pocas habitaciones y tenía un exceso con 56 pacientes.

Después de una llamada telefónica a los servicios de emergencia, los bomberos llegaron: “Hasta el lugar se desplazaron 15 unidades de combate, entre las que se encontraban cinco ambulancias del Cuerpo de Bomberos, y colaboraron en la emergencia más de 60 agentes”, según informaron los diarios.

Varios pacientes salvaron sus vidas saltando desde un balcón; otros cavaron un agujero en una pared.

Al poco rato llegaron familiares de unos 30 pacientes, angustiados por la incertidumbre de si sus familiares estaban entre los muertos.

Según el diario El Universo de Guayaquil, “los familiares de los jóvenes que estaban internados rodearon a una mujer que leía la lista de los heridos. Dos madres lloraban desconsoladamente. Luego salieron corriendo hasta el hospital de Monte Sinaí, en el noroeste de la urbe. Les dijeron que hasta allá habían llevado a sus hijos. Otros heridos fueron trasladados a los hospitales local Abel Gilbert Pontón y al de Guasmo, en el sur”.

“Los cuerpos de los fallecidos, en su mayoría, se encontraron en el baño en la planta baja. El resto, en un salón amplio sin muebles de la vivienda”. Informó el diario. Para sumar a la tragedia, la mayoría de los desfallecidos eran adolescentes.

“En la lista de heridos”, continua el diario, “todos son hombres, entre 17 y 40 años…Otras mujeres unieron las manos, rezaron y se desmayaron cuando no escucharon los nombres de sus hijos… Una de ellas fue Ángela. Su hijo tiene 26 años y desde hacía un mes lo había internado en el centro de rehabilitación. El dueño del establecimiento le había pedido $ 100 mensuales por el tratamiento para rehabilitarlo de la adicción a las drogas”.

Eso equivale a una gran cantidad de dinero en un país donde el salario mínimo mensual es de $ 386. Que las familias de la clase trabajadora dediquen una porción tan grande de sus ingresos a dichos centros es una medida de la desesperación creada por la adicción a las drogas.

El gobernador de Guayas, Raúl Ledesma, fue a la escena y reveló que la clínica tenía permisos de operación que habían expirado hace un año.

“Esto es evidencia de una falta de control por parte de las autoridades. No permitiremos que esto continúe, y regularemos o cerraremos dichos centros”. Esto es una farsa dado que una semana antes de la tragedia masiva del 11 de enero hubo casos similares en otros dos centros ubicados en la misma zona de Guayaquil, pero sin mayores consecuencias.

El presidente Moreno twitteó un mensaje de condolencia, “extendiendo su abrazo fraternal” a las familias de las víctimas. Cientos de personas respondieron a este gesto hipócrita en las redes sociales que acusaron a los responsables de la masacre por parte del gobierno.

Uno escribió: "En este país no hay control ni ayuda para los jóvenes que han caído en las drogas, sus familias se ven obligadas a buscar esto". Un niño agregó: "Papá, separemos el tráfico de drogas (delito) con el consumo (problema de salud pública)".

Al denunciar al gobierno como "incompetentes" que habían cancelado los impuestos para los bancos, otro escribió: "Con el dinero que le da a los banqueros, tendría clínicas de rehabilitación".

Y varios identificaron la masacre como parte de un problema mayor en Ecuador: "No solo las clínicas... [no hay] espacios para que los niños y jóvenes tengan sus mentes ocupadas en el arte o el deporte".

Según un estudio realizado por la Universidad Esan de Perú, en Ecuador, los centros de rehabilitación, tanto legales como clandestinos, superan los 300, según las declaraciones de la ministra de salud del Ecuador, Carina Vance. Pero, el número de centros estatales es muy bajo o casi nulo, en comparación con el número de centros privados. Sólo 15 son públicos”.

El factor más importante en el problema de la adicción a las drogas entre los jóvenes es la alta tasa de desempleo juvenil. "El Grupo Adecco realizó una encuesta a 400 jóvenes entre 18 y 27 años y determinó que el 70 por ciento no puede encontrar trabajo", informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Ecuador es uno de los tres países de América Latina que tiene el dólar estadounidense como su moneda. Su economía depende en gran medida de los precios del petróleo, pasando de los excedentes en condiciones de precios altos hace una década a 10 años consecutivos de déficit.

“Este año cerró con un déficit de $ 3,332 millones, pero en 2008 hubo un superávit de $ 2,673 millones. Desde entonces solo ha habido números rojos ", según el periódico El Universo de Guayaquil.

El analista económico Alberto Acosta Burneo pronosticó un futuro sombrío para Ecuador: "En 2014, el precio del petróleo comenzó a caer y el gobierno, en lugar de hacer ajustes, reemplazó la renta del petróleo con deuda".

Las estadísticas en todo el mundo indican que con un aumento de la pobreza y el desempleo, el uso de drogas también aumenta. Este problema es mayor en países productores de coca como Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. El consumo de PBC (pasta básica de cocaína), que es extremadamente adictivo, ha experimentado un aumento drástico en los últimos años.

La adicción es una enfermedad reconocida por todos los centros médicos más importantes del mundo. En los Estados Unidos, el seguro médico acepta tratamientos de hasta 28 días a un costo de entre $ 20,000 y $ 30,000 por persona, una bonanza para los propietarios de centros en ese país. Pero ahora se sabe que la única razón por la que los pacientes que se someten a una rehabilitación de tan solo un mes es porque no consumen por estar encerrados. Una vez que salen a la calle, la mayoría vuelven al consumo.

Esto se debe a que se estima que se necesitan 90 días para deshacerse del "ansia" por las drogas, y más de dos años para que el cerebro comience a recuperar sus funciones normales.

La adicción a las drogas no es simplemente una falla personal ni una enfermedad definida médicamente. Es, sobre todo, una enfermedad social que está vinculada con la opresión social del sistema capitalista y que produce grandes ganancias no solo para los narcotraficantes, sino también para las instituciones financieras globales que lavan los narcodólares.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de enero de 2019)