Obreros mexicanos y estadounidenses intercambian declaraciones de apoyo, según se expande el paro en Matamoros

por nuestros reporteros
16 enero 2019

Se espera que cada vez más complejos industriales en Matamoros, México paren labores hoy en una de las huelgas más grandes en el continente norteamericano en años recientes.

Para el lunes, 70.000 trabajadores ya habían salido del trabajo deteniendo a más de 45 fábricas y repudiando al sindicato propatronal que todavía está exigiendo que los trabajadores regresen a sus puestos. Estos números siguen aumentando, lo que constituye una señal más que una de las secciones más explotadas de la clase obrera internacional, los trabajadores de las maquiladoras en México, están iniciando el año con una muestra poderosa de la fuerza de la clase obrera.

Los trabajadores en la industria maquiladora de Matamoros, quienes ganan solo US $9 al día, están exigiendo importantes aumentos, bonos y un fin a las condiciones laborales peligrosas y aplastantes, además de una eliminación de las cuotas sindicales que acolchonan los bolsillos de los líderes de la burocracia sindical.

La huelga involucra a decenas de miles de trabajadores de las proveedoras de autopartes a las “Big Three” (Tres Grandes) de Estados Unidos, General Motors, Ford y Fiat-Chrysler. Entre los proveedores de GM en huelga se encuentran: Polytech, Inteva, Dura, AFX, Autoliv y Parker.

En Oshawa, Canadá, más de 100 trabajadores canadienses de autopartes en Inteva también realizaron un paro el martes para protestar la decisión de GM de cerrar la planta de ensamblaje en dicha ciudad, un paso que atenta contra miles y miles de empleos.

Sin embargo, los sindicatos no le han informado a nadie acerca de esta huelga transnacional. Por el contrario, justo cuando los sindicatos mexicanos intentan aislar y suprimir el paro en Matamoros, sus homólogos en EUA y Canadá, respectivamente UAW y Unifor, están culpando falsamente a los trabajadores mexicanos por los recientes recortes de plazas anunciados por las empresas.

En su batalla por deshacerse de las direcciones sindicales y elegir a sus propios representantes, los trabajadores mexicanos les están mostrando a sus aliados norteamericanos en EUA y Canadá cómo se lucha.

Trabajadores sonríen cuando salen a huelga en Matamoros

Oscar, un trabajador de autopartes en paro con doce años de experiencia en Trinodex le comentó al Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site que paga 63 pesos ($3.30) o cuatro por ciento de su salario semanal en cuotas sindicales, mientras el sindicato colabora con la empresa.

“Aquí se trabaja de lunes a viernes, sábado y domingo es extra si es que hay. Al paso del tiempo se han hecho más feos los líderes [sindicales]”, dijo. “No hay aire [en la planta], los baños están en ocasiones sucios porque no les pagan a los proveedores. De la cafetería ni hablamos… Ayer corrieron a 5 personas por exigir hablar sobre el tema”.

Otro huelguista del proveedor de GM, Autoliv, quien solicitó permanecer anónimo, conversó con el WSWS desde el piquete en frente de su fábrica.

“Todas las plantas están en paro. La mayoría de los empleados permanece afuera”. Añadió que, “los empresarios nos quieren someter amenazando a la gente con que los correrán, nos graban y nos toman fotos… Nos quieren intimidar llamando a policías estatales”.

El trabajador denunció los esfuerzos fraudulentos del sindicato de aceptar aumentar las demandas de los trabajadores a las empresas: “Pero tal vez por eso cedieron a dialogar sobre nuestras demandas, por miedo a una investigación y una auditoría [de corrupción]”.

Las empresas han dejado en claro que no aceptarán las demandas de los trabajadores y el Gobierno estatal de Tamaulipas ha declarado los paros de hoy ilegales.

“Cualquier documento que promueva la realización de algún paro laboral, carece de validez legal”, dice un documento de la Secretaría de Trabajo de Tamaulipas. El comunicado luego se dirige condescendientemente a los trabajadores: “Se invita a los trabajadores de la industria maquiladora a continuar laborando en sus centros de trabajo de manera normal, a mantenerse correctamente informados de sus derechos y obligaciones como trabajadores”.

En una declaración ayer, Juan Carlo Hernández, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), amenazó con cerrar todas las plantas de la ciudad:

“Las empresas podrían declararse, más que en bancarrota, podrían decir no puedo continuar operando con estos costos y algunas otras optarían por irse a oros lugares que ya tienen en el país”.

Detrás de estas bravatas, hay un gran terror de parte de la clase gobernante de que la huelga se propague. La huelga se ha visto completamente censurada por la prensa nacional mexicana y estadounidense como un claro esfuerzo para prevenir que la lucha gane un apoyo más amplio. Un artículo en un diario local, El Cinco, describió el temor de una huelga masiva:

“Para empezar, no hay antecedente, ni en Matamoros ni en Tamaulipas, de un paro laboral de esa magnitud. La industria maquiladora de ese municipio fue prácticamente paralizada en su totalidad… Sin embargo, el conflicto deja claro una cosa: los obreros comienzan a rebelarse contra la explotación de que los han hecho víctimas sus líderes sindicales, en evidente complicidad con los patrones”.

Luego llama a la intervención del Gobierno estatal: “Debe hacerlo antes de que obreros de otros municipios, como Reynosa y Nuevo Laredo, imiten a sus pares matamorenses”.

Pero esto es exactamente lo que quieren los trabajadores.

Jaime, un trabajador automotor de la planta de GM en Silao, Guanajuato, comentó en redes sociales al WSWS: “Se debe hacer algo similar aquí en Silao. Este sindicato no sirve de nada”.

Los trabajadores más allá de México están movilizándose en apoyo a la postura de los obreros ante las maquiladoras en Matamoros y buscando cómo luchar contra los recortes salariales y despidos masivos impuestos por las empresas.

Nick, un trabajador de autopartes en Michigan, Estados Unidos, les comunicó un mensaje a los trabajadores mexicanos por medio del WSWS:

“Su ejemplo es inspirador. Ustedes son un sector reconociblemente explotado de la clase obrera dentro del TLCAN, recibiendo salarios de pobreza de los que una porción va al sindicato. Ahora están encarando a estos matones y explotadores capitalistas”, dijo.

“Me anima que estén apelando por encima de estas ilusorias fronteras nacionales a sus hermanos y hermanas de la clase obrera al norte y diciendo ‘un perjuicio a uno es un perjuicio a todos’. Debemos luchar juntos como una fuerza global unida. No dejaremos que empresas basadas en EUA les hagan daño a los trabajadores mexicanos en nombre del capitalismo. Ustedes son nuestros compañeros trabajadores, solo que viven en un país diferente”.

Empresa de autopartes Inteva paralizada por el paro laboral

Los trabajadores mexicanos devolvieron sus mensajes de apoyo a sus homólogos estadounidenses.

Oscar, el trabajador en huelga en Trinodex, dijo: “Hago el llamado a levantarse y no esconderse màs. Somos mejores a otros países [en producción] y nos pagan una miseria y todavía nos quita el sindicato lo poco que nos queda. Ya no más, ya basta… Júntense y verán la fuerza de la unión”.

El trabajador de Autoliv también apeló a los obreros automotores en EUA y Canadá: “Si ellos piensan unirse a esta causa los apoyamos, así como hemos estado recibiendo apoyo, sino físico, moral de todo el municipio. Qué se unan y hagan la fuerza. Aquí todos nos están apoyando. Al primer despido todos volveremos a hacer un movimiento para defender a nuestros compañeros. Estamos más unidos que nunca”.

Los trabajadores mexicanos en paro no pueden perder la iniciativa colocando su confianza en ningún político, sindicato o aquellos que afirmen que estas organizaciones corruptas pueden ser “reformadas”.

Los trabajadores deben continuar eligiendo a sus propios representantes de base, independientemente de los sindicatos, para formar un comité de huelga para toda la ciudad, conformado por los trabajadores más militantes y de confianza. Este comité de base debe informar a los trabajadores de Matamoros, movilizar democráticamente su gran fuerza y apelar a todos los trabajadores de las maquiladoras a lo largo de la frontera entre EUA y México y a sus compañeros obreros automotores en el resto de México, EUA y Canadá para unir su lucha contra las empresas y el sistema capitalista.

El 9 de febrero, a las 2 p.m., los trabajadores automotores se manifestarán en las oficinas globales de GM en Detroit, Michigan, para oponerse a los recortes de empleos y concesiones anunciados por las empresas automotrices y de autopartes. Los trabajadores de todo el mundo pueden seguir y apoyar esta manifestación a través de Facebook con este enlace.

(Artículo publicado en inglés el 16 de enero de 2019)