La muerte de Jackeline Caal: víctima de siete años de la guerra de Trump contra los inmigrantes

por Patrick Martin
17 diciembre 2018

Jackeline Caal, de siete años, falleció la semana pasada bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), admitió la agencia el jueves. La muerte de la niña fue consecuencia directa de la represión salvaje de los inmigrantes por parte de la administración Trump, que se ha intensificado hasta el punto donde tales muertes no se pueden considerar accidentes. Son el resultado inevitable y deliberado de políticas elegidas para maximizar el sufrimiento y la privación de los refugiados buscando asilo en los Estados Unidos.

Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin

Caal y su padre formaban parte de un grupo de más de 160 inmigrantes guatemaltecos que cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos la noche del 6 de diciembre, buscando refugio de la violencia y la opresión en su país de origen. Se entregaron a los funcionarios de inmigración en el puerto de entrada en Antelope Wells, Nuevo México.

El padre de Caal, Nery, le dijo al CBP que ella estaba enferma y vomitando, pero no había personal médico presente. Los inmigrantes detenidos llenaron dos autobuses y fueron llevados en un viaje de 90 minutos hacia el norte, terminando en una instalación de CBP en Lordsburg, Nuevo México.

Una vez en Lordsburg, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los agentes separaron a Caal de su padre con el pretexto de que no tenían documentos para comprobar la relación. Esto es parte del régimen deliberadamente cruel mantenido a lo largo de la frontera, destinado a intimidar a los refugiados con la amenaza de que se les quiten a sus hijos y nunca se los devuelvan.

Después de la separación, Caal comenzó a tener convulsiones. Se llamó al personal local de EMT y tuvieron que resucitar la niña dos veces cuando dejó de respirar. Descubrieron que tenía fiebre de 105.7 grados. La llevaron en avión a un hospital en El Paso, Texas, a unas 160 millas de distancia. Allí recibió tratamiento por deshidratación severa y falta de alimentos, pero murió en la unidad de cuidados intensivos menos de 24 horas después. Su padre Nery había sido llevado al hospital y estaba allí cuando falleció.

La cadena de circunstancias aquí es condenatoria. Los refugiados se vieron obligados a realizar la peligrosa travesía por el desierto de Sonora porque el gobierno de los EUA niega permitirles solicitar asilo en cruces fronterizos bien transitados, deteniendo deliberadamente su procesamiento durante semanas, incluso meses.

La instalación de CBP en Antelope Wells no tenía personal médico y era completamente inadecuada para recibir refugiados en grupos familiares. En una audiencia en el Congreso el martes, el comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, declaró que las estaciones se construyeron hace muchos años para manejar los cruces fronterizos de hombres no acompañados de edad laboral, normalmente en buenas condiciones físicas.

Sin embargo, en noviembre, 25,000 inmigrantes cruzaron la frontera de Estados Unidos y México como grupos familiares, dijo, incluyendo 5,200 niños sin tutor. "Nuestra infraestructura es incompatible con esta realidad", admitió McAleenan. “Nuestras estaciones de patrulla fronteriza y puertos de entrada se construyeron para manejar principalmente a adultos solteros varones en custodia. No familias ni niños".

En cuanto CBP detuvo al grupo guatemalteco, primero ignoraron la preocupación del padre por su hija pequeña, luego la separaron deliberadamente de él, alegando que faltaba pruebas de la paternidad. Fue solo cuando la niña dejó de respirar que llamaron a los servicios de emergencia. Pero resultó ser demasiado tarde. No está claro si CBP proporcionó agua o alimentos a los refugiados después de que se entregaron.

Cuando noticia de esta muerte horrible salió por primera vez el jueves por la noche, la administración de Trump comenzó inmediatamente a controlar los daños, culpando a la familia. Apareciendo en el programa favorito de Trump, Fox & Friends, el viernes por la mañana, la secretaria de DHS, Kirstjen Nielsen, declaró: "Esta familia eligió cruzar ilegalmente".

Ella continuó: "Lo que sucedió aquí fue que estaban a unas 90 millas de donde podríamos procesarlos. Estaban en una multitud tan grande que a la gente de nuestra Patrulla Fronteriza les tomó un par de veces conseguirlos todos”. La secretaria del DHS concluyó haciendo uso de la tragedia para disuadir los futuros cruces fronterizos. "No puedo enfatizar", dijo, "lo peligroso que es este viaje cuando los inmigrantes eligen venir aquí ilegalmente".

La Casa Blanca tomó el mismo rumbo, incluso más crudamente. “¿Asume el gobierno la responsabilidad de que un padre trajo a su niña en una caminata por México para llegar a este país? No”, dijo el viernes por la mañana el subsecretario de prensa Hogan Gidley, también en Fox News.

Ni el secretario del DHS ni la Casa Blanca abordaron el hecho indiscutible de que Jackeline Caal murió, no en el desierto, sino bajo la custodia del DHS.

El CBP y DHS inicialmente negaron revelar el nombre de la joven víctima, describiéndola solo como una "detenida juvenil" en la declaración que anunciaba su muerte. Solo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala suministró el nombre de la niña y su padre de 29 años, y agregó que eran de Raxruha, en el departamento de Alta Verapaz, en el norte de Guatemala.

El padre es hablante nativo de un idioma maya indio. Tiene una fluidez limitada en el español como segundo idioma y nada de inglés. Fue interrogado en español por agentes de la Patrulla Fronteriza y llenó un cuestionario de salud en inglés bajo su dirección.

La muerte de Jackeline Caal provocó una avalancha de declaraciones hipócritas de los políticos del Partido Demócrata. "No hay palabras para capturar el horror de una niña de siete años que ha fallecido de deshidratación bajo la custodia de Estados Unidos", dijo Hillary Clinton en Twitter el viernes por la mañana. "Lo que está sucediendo en nuestras fronteras es una crisis humanitaria".

Clinton formó parte de la administración de Obama, que deportó a más inmigrantes que todas las administraciones anteriores en la historia de Estados Unidos, movilizó tropas a la frontera como Trump, aunque en una escala un poco menor, y comenzó la detención masiva de familias de refugiados de América Central, que Trump ahora ha transformado en una guerra virtual contra los supuestos "invasores" de los Estados Unidos.

Además, como secretaria de estado, Clinton fue directamente responsable del golpe militar respaldado por Estados Unidos en Honduras en 2009, que fue un punto de inflexión en el aumento de la represión masiva y la violencia que es la fuerza impulsora de la migración a gran escala hacia el norte desde ese país.

El demócrata de mayor rango en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, escribió en Twitter que la secretaria del DHS, Nielsen, debía presentarse ante el comité la próxima semana, "y exigiremos respuestas inmediatas a esta tragedia". Nadler apareció en varios programas de entrevistas televisivas el domingo en lo que planteó la posibilidad de impugnar a Trump por violaciones de financiamiento de campaña o la investigación de Rusia, y dijo nada sobre la persecución de los inmigrantes por la administración.

Beto O'Rourke, el congresista demócrata de El Paso, donde murió Jackeline Caal, tuiteó: "Estoy profundamente triste por la muerte de esta niña", y agregó: "Debe haber una investigación completa y los resultados se deben compartir con el Congreso y el público". O'Rourke, quien perdió la carrera del Senado en Texas ante el titular Ted Cruz, ahora está considerando una candidatura presidencial.

El representante Joaquín Castro de San Antonio, presidente entrante de la Bancada Hispana del Congreso (CHC, Congressional Hispanic Caucus), también está considerando una campaña presidencial para 2020. Emitió una declaración en la que declaraba: "Esto es una crisis humanitaria y tenemos la obligación moral de garantizar que estas familias vulnerables puedan buscar asilo de forma segura, lo cual es legal bajo la ley de inmigración e internacional, en nuestras fronteras".

Un tercer candidato presidencial demócrata para el 2020, el senador Jeff Merkley de Oregon, denunció la muerte de Jackeline Caal como "trágica y terrible", pero dijo que no había pruebas de irregularidades por parte de los oficiales de la Patrulla Fronteriza. "Espero que ella reciba atención inmediata y reciba agua como todo el mundo debería en la frontera", dijo, pero no ofreció evidencia de que este fuera el caso.

La declaración más emotiva de un demócrata provino de la Representante Lucille Roybal-Allard de California, quien encabezará el subcomité de Apropiaciones para la Seguridad Nacional en enero. Ella tuiteó que estaba "horrorizada, desconsolada y enfurecida" y declaró: "Este es otro ejemplo de cómo la Administración de Trump NO pone ningún valor en la vida y la dignidad de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes".

Sin embargo, todos estos representantes demócratas y senadores fueron simpatizantes de la administración de Obama durante el período en que mantuvieron la política antiinmigrante más represiva en la historia de Estados Unidos, hasta Trump. Además, los representantes demócratas acaban de reelegir a Nancy Pelosi como su líder, después de lo cual ella fue a la Casa Blanca con el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, para discutir con Trump sobre el muro fronterizo, al tiempo que prometió su apoyo para aumentar la "seguridad fronteriza" de al menos $ 1.3 mil millones.

En otras palabras, los demócratas están felices golpeando a Trump después de una tragedia como la muerte de Jackeline Caal, pero están totalmente a favor de la maquinaria de represión en la frontera que hace tales muertes inevitables, siempre y cuando no sea en forma de un muro desde el Pacífico hasta el Golfo de México.

También el viernes, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EUA anunció que había arrestado a más inmigrantes indocumentados durante el año fiscal que terminó el 30 de septiembre de 2018 que en cualquier otro año desde 2014. El total fue de 158,851 personas, un 11 por ciento más que en 2017. Los arrestos por ICE de inmigrantes sin antecedentes penales aumentaron en casi un tercio, a 20,464. Los "antecedentes penales" pueden ser tan poco como un arresto por conducir ebrio o una posesión menor de drogas, o un reingreso a los Estados Unidos después de haber sido deportados una vez.

Si bien estas cifras muestran que, durante el primer año fiscal completamente bajo la administración de Trump, la persecución de los inmigrantes aumentó significativamente, también muestran que Trump aún le falta llegar a los peores años de la administración de Obama, cuando Obama fue nombrado "deportador en jefe" por grupos de derechos de los inmigrantes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de diciembre de 2018)