La Organización Mundial del Comercio advierte sobre mayor proteccionismo antes de la cumbre del G20

por Nick Beams
26 noviembre 2018

La Organización Mundial de Comercio (OMC) emitió una advertencia sobre el crecimiento del proteccionismo en vísperas de la cumbre del G20 en Buenos Aires a fines de la próxima semana.

Según la OMC, desde mediados de mayo hasta mediados de octubre, se vio afectado el comercio en $481 mil millones por las nuevas medidas restrictivas impuestas por los países miembros. Esto fue seis veces mayor que en el período del informe anterior y el mayor desde que la OMC comenzó a recopilar dichos datos en 2012.

La OMC dijo que se aplicaron 40 nuevas restricciones comerciales solo entre las economías del G20 durante el período de cinco meses, incluidos aumentos de aranceles, prohibiciones de importación y derechos de exportación.

Al comentar sobre el informe, el director general de la OMC, Roberto Azevedo, dijo que sus hallazgos "deberían ser motivo de gran preocupación para los gobiernos del G20 y para toda la comunidad internacional". Agregó que "una escalada mayor sigue siendo una amenaza real". "Si continuamos en el curso actual, los riesgos económicos aumentarán, potencialmente afectando el crecimiento, el empleo y los precios al consumidor en todo el mundo".

Azevedo dijo que la OMC estaba haciendo todo lo posible para "reducir la escalada" de la situación, pero que "encontrar soluciones requerirá voluntad política y requerirá liderazgo del G20".

Si bien la OMC no culpó a ninguna potencia específica por el aumento de las medidas proteccionistas, el factor principal son las políticas agresivas instigadas por los Estados Unidos. Tres cuartas partes de las últimas restricciones fueron aumentos de aranceles, muchos en represalia contra los aumentos de aranceles de acero y aluminio que la Administración de Trump impuso en marzo.

Además de amenazar con nuevas medidas contra China, incluido el aumento de su arancel del 10 por ciento en productos chinos valorados en $200 mil millones al 25 por ciento a principios del próximo año por motivos de “seguridad nacional”, el mismo pretexto de los aranceles sobre el acero y aluminio.

Washington todavía no ha impuesto estas medidas porque está buscando la cooperación de Europa y Japón, que se verían afectados negativamente por tales acciones, en la ofensiva contra China. Pero siguen siendo una amenaza constante.

En lugar de tomar pasos contra el aumento del proteccionismo, es probable que la reunión del G20 vea una escalada de las tensiones a medida que Estados Unidos intensifica sus llamados a imponer medidas contra China, incluso a través de la OMC.

La tendencia general se refleja en el borrador del comunicado preparado para la cumbre. Cuando el G20 se convirtió en el principal foro económico del mundo en 2009 después de la crisis financiera mundial, colocó la lucha contra el proteccionismo en el centro de sus declaraciones.

Los líderes políticos insistieron en que no repetirían una guerra comercial como la de los años treinta.

Pero en el último comunicado, ahora en negociación, no hay una referencia explícita a la lucha contra el proteccionismo. En su lugar, se refiere a la importancia del sistema multilateral de comercio y la necesidad de mantener los mercados abiertos y garantizar la igualdad de condiciones.

La referencia específica al proteccionismo podría eliminarse con la esperanza de evitar el tipo de conflicto que surgió en la reunión del G7 de junio en Canadá, donde el presidente Donald Trump se enfrentó con los demás participantes.

Cualquiera que sea la redacción final, el tema principal de la reunión será una reunión paralela programada entre Trump y el presidente chino Xi Jinping sobre temas comerciales.

Cuando se anunció esa reunión por primera vez, se esperaba que condujera a una disminución de las tensiones. Esas esperanzas se han desvanecido rápidamente. El fin de semana pasado, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, lanzó un importante ataque contra China en la cumbre de la Cooperación Económica del Asia-Pacífico (APEC, por su sigla en inglés) en Papúa Nueva Guinea. Por primera vez en sus 29 años de historia, los líderes de APEC no pudieron ponerse de acuerdo sobre una declaración final.

Durante la semana pasada, las tensiones entre Estados Unidos y China han aumentado en varios frentes.

El Wall Street Journal informó que la Administración estadounidense está contactando a aliados extranjeros para persuadir a los proveedores de servicios inalámbricos e internet en sus países a que no compren equipos del gigante chino de telecomunicaciones Huawei, alegando que podrían utilizarse para poner en peligro la seguridad cibernética.

Huawei respondió diciendo que no está en deuda con el gobierno chino y que incluso si los fabricantes occidentales, como Nokia de Finlandia o Ericsson de Suecia, fueran los preferidos, todos los fabricantes comparten líneas de suministro comunes.

Uno de los problemas que enfrentan los EE. UU. Al tratar de restringir a Huawei es que, en el área clave de la tecnología de teléfonos móviles 5G, el equipo de la compañía se considera de mejor calidad y está disponible a un precio inferior al de las alternativas.

Otro conflicto que podría surgir en la reunión del G20, como lo hizo en APEC, es la demanda de EUA de que la OMC tome medidas contra China por el presunto robo de tecnología y los subsidios a empresas estatales clave que "distorsionan el mercado". Uno de los temas en el programa de la cumbre del G20 es la reforma de la OMC.

En una conferencia de prensa ayer, el viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, presentó la posición de China sobre la reforma de la OMC. Criticó los subsidios agrícolas "excesivos" utilizados por los países desarrollados y dijo que las reformas deberían corregir la discriminación contra la inversión china.

Al defender las propias políticas de China, dijo que se oponía a las críticas infundadas a las "empresas estatales tradicionales y los subsidios industriales" y al "intercambio normal de innovaciones tecnológicas".

En otro ataque a China, uno de los principales asesores económicos de Trump indicó que Washington persigue excluir a China de la OMC. Kevin Hassett, el presidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente, dijo a la BBC que China se había "portado mal" como miembro de la OMC y que la organización le había fallado a Estados Unidos.

“Nunca imaginamos que un país entraría en la OMC y luego se comportaría de la manera en que lo ha hecho China. Es algo nuevo para la OMC tener un miembro que se esté portando tan mal", dijo Hassett. En la entrevista, planteó la cuestión de si el problema de China podría o no solucionarse a través de una negociación bilateral, una reforma de la OMC o "¿deberíamos perseguir el desalojo de China de la OMC?".

Hassett se hizo eco de la opinión expresada por el representante comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, a principios de este año, de que fue un error que Estados Unidos aceptara la entrada de China en la OMC en 2001. La evaluación de la Administración de Clinton, que ayudó a preparar el camino para la adhesión de China, y para que el gobierno de George W. Bush lo aprobara, era que China permanecería en una posición subordinada como proveedor de bienes de consumo baratos.

Pero los pasos iniciados por el régimen de Xi Jinping para que China ascendiera en la cadena de valor e invirtiera fuertemente en el desarrollo industrial de alta tecnología bajo su programa "Hecho en China 2025" han provocado una fuerte oposición. La élite política y militar de los EUA considera este desarrollo como una amenaza para la hegemonía económica estadounidense y, en última instancia, militar, y está decidido a contrarrestar esa posibilidad por todos los medios que se consideren necesarios.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de noviembre de 2018)