El deterioro de las condiciones globales producen una venta masiva en Wall Street

por Nick Beams
23 noviembre 2018

La ola de ventas que afectó a Wall Street durante los dos primeros días de esta semana se calmó ayer, cuando los mercados se mantuvieron estables. Sin embargo, fue significativo que las ganancias obtenidas durante el transcurso del día, que vieron el índice Dow Jones subir hasta 200 puntos, se perdieron al cierre del día.

El Dow perdió un total de alrededor de 900 puntos el lunes y el martes, mientras que el índice S&P 500 cayó un 3,5 por ciento, incluyendo un 8,5 por ciento en el valor de Apple, la compañía más grande del mundo por valor de mercado.

El mercado ha estado descendiendo desde principios de octubre, liderado principalmente por acciones de alta tecnología, las del grupo llamado Faang (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y la compañía matriz de Google, Alphabet), pero esta semana la venta se amplió.

Un factor parece ser que si bien las compañías han reportado mayores ganancias y ventas en lo que va del año, existen dudas sobre si esto continuará en 2019, ya que el impacto de los recortes de impuestos corporativos y de impuestos de la administración de Trump comienza a desaparecer.

La caída en Apple, por ejemplo, se debió a los cortes en la producción de sus tres últimos modelos, lanzados en septiembre, y la compañía dijo que ya no emitiría cifras para las ventas de unidades individuales. Las compañías que suministran al gigante tecnológico han informado pedidos reducidos de componentes en los nuevos modelos.

Apple ha caído más de un 20 por ciento desde su nivel más alto alcanzado en octubre, perdiendo $265 mil millones en valor de mercado, más que toda la capitalización de mercado de firmas como la compañía farmacéutica Pfizer, el banco Wells Fargo y la firma minorista Procter and Gamble.

En general, los Faang han perdido $1 billón en valor de mercado desde sus máximos de octubre, equivalente a casi la mitad del valor de las compañías que conforman el índice FTSE 100 de Londres.

En otra indicación del alcance de la venta masiva, el índice NASDAQ de alta tecnología arrojó todas las ganancias que obtuvo este año, una situación que está cerca de ser replicada en todo el mercado.

Si bien hay muchas causas en juego, la turbulencia del mercado está siendo alimentada por tres amplios procesos globales: signos de una desaceleración de la economía mundial después de un repunte en 2017, la intensificación de la guerra comercial que se centra en, pero no se limita a, el conflicto entre Estados Unidos y China, y las condiciones monetarias más restrictivas.

El año pasado, a raíz de los aumentos de la tasa de crecimiento en varias regiones clave del mundo, se mantuvo la perspectiva de un crecimiento mundial "sincronizado" y un retorno a los niveles, si no se alcanzan, al menos a una tendencia hacia aquellos alcanzados antes de la crisis financiera del 2008. Esto no ha concluido. Después de un breve repunte, el crecimiento de la zona euro registró su nivel más bajo en el tercer trimestre de 2018 durante más de cinco años, con una contracción real en la economía líder, Alemania.

Otro indicador de la caída de la demanda y la producción mundial es la caída de los precios del petróleo en las últimas semanas.

Después de la crisis de 2008, la continua expansión de la economía china, impulsada por el gasto gubernamental y una importante expansión del crédito, desempeñó un papel clave para apuntalar el capitalismo global, especialmente los países exportadores de productos básicos.

Ahora, las tasas de crecimiento de China han bajado a sus niveles más bajos desde 2009, con pocas señales de un repunte, ya que el gobierno y las autoridades financieras intentan frenar el crecimiento de la deuda. Los mercados financieros también han caído bruscamente, con el Índice Compuesto de Shanghái bajando un 27 por ciento en el año.

Si bien las medidas arancelarias de la administración Trump aún no han tenido un impacto importante, la amenaza de su escalada se cierne sobre la economía global. Funcionarios estadounidenses de alto nivel, como el representante de comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, sostienen que China debe sufrir más problemas económicos y someterse a las demandas de los Estados Unidos.

Tras los informes a principios de este mes de que Donald Trump y el presidente chino, Xi Jinping, sostuvieron una conversación telefónica sobre comercio, luego de meses de falta de comunicación entre las dos partes, y los tweets de Trump de que esperaba un acuerdo, había cierto optimismo cauteloso en menos un acuerdo limitado cuando los dos se reunieron en la cumbre del G20 a fines de la próxima semana.

Pero con los ataques del vicepresidente estadounidense Mike Pence a China en la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Papúa Nueva Guinea el fin de semana pasado, eso ahora se considera poco probable, y EUA continuará con una escalada del arancel del 10 por ciento en $200 miles de millones de productos chinos al 25 por ciento a principios de 2019.

El Financial Times informó ayer que todos los ojos estaban ahora en la reunión del G20. "Combinado con el aumento de las tasas de interés, las nubes sobre el crecimiento económico mundial y las tensiones políticas en otros lugares, los inversores están esperando la reunión con cierto grado de temor", dijo.

Tai Hui, estratega jefe de mercado de JP Morgan Asset Management en Asia y el Pacífico, dijo al periódico que las divisiones entre Estados Unidos y China reveladas en la reunión de APEC significaron que un "avance material" en las tensiones comerciales era "altamente improbable".

Los preparativos de la cumbre del G20 indican que los organizadores esperan que los conflictos comerciales dominen la agenda. En un esfuerzo por apaciguar a los EUA, el borrador inicial del comunicado final omite una referencia de larga data a la resistencia al proteccionismo, al tiempo que promete “reconocer la importancia del sistema multilateral de comercio” y trabajar para “mantener los mercados abiertos y garantizar la igualdad de condiciones.”

Si no se llega a un acuerdo para al menos retrasar los aumentos de aranceles planeados, esto tendrá un gran impacto en el mercado, especialmente en las empresas de alta tecnología debido al temor de que una guerra comercial intensificada afectará negativamente tanto a sus cadenas de suministro como a sus mercados.

El tercer factor principal en la turbulencia del mercado es el aumento de las tasas de interés y las condiciones de ajuste. La carrera alcista en Wall Street, que comenzó en marzo de 2009, cuando el mercado alcanzó su punto más bajo después de la crisis financiera, es ahora la más larga de la historia. Se ha sostenido principalmente por el suministro de dinero ultra barato de la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales importantes. El eslogan de las ventas masivas anteriores ha sido "comprar las caídas", sobre la base del supuesto de que el crédito barato conduciría a un repunte.

Pero con la Reserva Federal de los EUA, junto con el Banco Central Europeo en menor medida, retrocediendo en sus políticas de dinero barato, las tasas de interés comenzaron a subir. De acuerdo con un analista de acciones citado por el Wall Street Journal, los "compradores de los descensos se preocupan" y dicen cada vez más: "vendamos todo".

Se espera que la Fed siga adelante con un aumento adicional del 0,25 por ciento en su tasa base cuando se reúna el próximo mes y esa expectativa se ha incluido en gran medida en las valoraciones del mercado. La pregunta clave será si, con las tasas de desempleo oficiales de los EUA en mínimos históricos y temores de que los salarios comiencen a subir, la Fed indica que continuará el camino de la tasa de aumento el próximo año.

Si los aumentos adicionales de las tasas coinciden con una caída en los ingresos y las ganancias a medida que el efecto de las medidas fiscales de Trump desaparezca, esto podría ser el desencadenante de una recesión. JP Morgan Chase ahora califica la probabilidad de una recesión en 2019 en 33 por ciento, en comparación con su evaluación de entre el 8 y el 27 por ciento hace un año.

Los aumentos en las tasas de interés y las condiciones crediticias más restrictivas ya están afectando el mercado de valores. Bloomberg informó que para "los inversores con un sentido de la historia, el espectáculo que más revuelve el estómago ha sido el deterioro del crédito", con una brecha cada vez mayor entre el rendimiento exigido por los bonos corporativos y el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense.

El presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Neel Kashkari, defensor de una política monetaria más fácil desde hace mucho tiempo, ha pedido cautela por parte de la Fed. Le dijo a National Public Radio que una de sus preocupaciones era que "si elevamos de manera preventiva las tasas de interés, y de hecho no es necesario, podríamos ser la causa de poner fin a la expansión", lo que provocaría la próxima recesión.

Si eso ocurriera, se llevaría a cabo en condiciones desconocidas. Nadie sabe qué efecto podría tener el desenlace de las políticas de dinero barato históricamente sin precedentes de la década pasada tanto en los mercados financieros como en la economía en general.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de noviembre de 2018)