Los “demócratas progresistas” respaldados por los Socialistas Demócratas de América abandonan su falsa oposición a los ataques de Trump contra los inmigrantes

por Will Morrow
19 noviembre 2018

El Caucus Progresista de los Demócratas de la Cámara de Representantes (CPC, siglas en inglés) celebró su primera conferencia de prensa desde las elecciones parciales el lunes por la tarde. Utilizaron el evento para señalar su acuerdo fundamental con la guerra de la administración de Trump contra los inmigrantes.

El CPC se presenta como la cara de “izquierda” del Partido Demócrata. Incluye a Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York y Rashida Tlaib de Michigan, ambas miembros del grupo Socialistas Demócratas de América (DSA por sus siglas en inglés), y Ayanna Pressley de Massachusetts. Las tres estuvieron presentes el lunes.

Los oradores defendieron la decisión de los demócratas de ignorar el tema de la inmigración durante la campaña electoral, cuando el presidente Trump lanzó diatribas fascistas antiinmigrantes; desplegó 15.000 tropas en la frontera contra trabajadores inmigrantes centroamericanos que buscaban asilo; pidió la rescisión de la ciudadanía por derecho de nacimiento confirmada en la Enmienda 14 de la Constitución de los Estados Unidos; y anunció la creación de “ciudades de carpas” para inmigrantes y la prohibición de todas las solicitudes de asilo, aparte de los puertos de entrada designados. Los demócratas permanecieron en silencio y afirmaron que las acciones de Trump eran una “distracción” de los problemas reales que enfrenta la población.

El presidente del CPC, Mark Pocan, dijo que si bien “todavía vamos a presionar absolutamente en ese tema”, “el objetivo principal será en primer lugar abordar los problemas que encontramos en todos los distritos: alrededor de la atención médica, alrededor de puestos de trabajo bien remunerados, alrededor de oponerse a la cultura de corrupción. No es que no podamos caminar y masticar chicle, pero estos serán los problemas principales”.

Verónica Escobar, de El Paso, Texas, dijo que los ataques antiinmigrantes de Trump son innecesarios porque la militarización de la frontera por ambos partidos ya había logrado el objetivo bipartidista de detener a los inmigrantes. “Hemos tenido 15 años, miles de millones de dólares, un muro, aviones no tripulados, una patrulla fronteriza que ha crecido siete veces, ICE [el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas] que ha crecido tres veces”, dijo. “La frontera es segura. Nunca ha sido más segura. Todavía estamos, incluso con las oleadas de familias centroamericanas que buscan asilo, en mínimos históricos para la inmigración. Es hora de detener la obsesión nacional con la seguridad fronteriza”.

Un reportero en la conferencia de prensa notó que algunos miembros del CPC habían ganado apoyo con base en sus llamadas a “Abolir el ICE”, y preguntó si mantendrían este eslogan.

De hecho, los demócratas nunca tuvieron la intención de abolir el ICE. Vieron en este eslogan un medio para no comprometerse con nada y al mismo tiempo obtener el apoyo de millones de trabajadores y jóvenes horrorizados por la Gestapo de inmigración estadounidense y quieren verla abolida.

En julio, los demócratas se opusieron a su propio proyecto de ley que incluía el llamado a “abolir ICE”. Los demócratas nunca tuvieron la intención que el proyecto de ley fuera a votación, esperando que los republicanos bloqueen la medida. Cuando los republicanos intentaron forzar una votación sobre el proyecto de ley, los demócratas anunciaron que también votarían en contra cuando llegara el momento.

Sin embargo, en respuesta a la pregunta de la periodista el lunes, Pramila Jayapal se quejó que ella y otros demócratas habían sido asociados falsamente con el eslogan de abolir el ICE. “El proyecto de ley dice que ICE se aboliría con la suposición de que hay una nueva agencia que continuará aplicando el control de la frontera”, dijo. “Me encantaría que todos leyeran el proyecto de ley e informen sobre lo que estaba en el proyecto de ley y cómo proponemos construir un sistema de inmigración que sea humano, donde la aplicación sea transparente, ahorre dólares a los contribuyentes y sea efectivo”.

En otras palabras, los llamados “Demócratas Progresistas” quieren una agencia fronteriza que sea más “efectiva” y eficiente para redondear, detener y deportar a millones de inmigrantes y dividir a las familias. Quieren que se haga de manera más silenciosa, con menos “dólares de los contribuyentes” y menos de los comentarios fascistas de Trump, temen que éstos provoquen una explosión social de los trabajadores. Este fue el método de la administración de Obama, que deportó a más de 3.5 millones de inmigrantes en el transcurso de sus ocho años en el cargo.

Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib, a quienes la revista Jacobin —afiliada a la DSA—caracterizó en un artículo del 14 de noviembre como un “bloque socialista embrionario” en el Congreso, se colocaron al lado de sus colegas y asintieron y apoyaron estas declaraciones y optaron por no decir nada al respecto. Eso es porque están de acuerdo con todo lo que se dijo.

Ocasio-Cortez, en particular, ganó el apoyo generalizado de los jóvenes por su uso del eslogan "Abolir ICE". El día después de su victoria en las primarias demócratas del Distrito 14 de Nueva York, puesto que sus instructores del Partido Demócrata le explicaron cómo comportarse, ella ya había comenzado a cubrir la demanda y le dijo a CNN: “Necesitamos asegurarnos que nuestras fronteras estén seguras”. En agosto, comentó que abolir ICE “no significa abolir la deportación”. Sus comentarios sobre el tema se redujeron a casi cero, con tuits sobre el tema solo dos veces después del 1 de septiembre.

A diario se cometen crímenes horribles y sin precedentes contra los inmigrantes. En la actualidad hay casi 14.000 inmigrantes menores no acompañados detenidos en campos de internado carcelario. Los informes de crímenes contra solicitantes de asilo por parte de guardias fronterizos fascistas envalentonados por la Casa Blanca de Trump surgen casi a diario.

El silencio sobre lo que está pasando es igual a complicidad. La complicidad se extiende a la revista Jacobin, afiliada a la DSA, la cual no ha dicho nada que pueda poner en peligro sus esfuerzos para canalizar a los trabajadores y jóvenes descontentos tras el Partido Demócrata. Jacobin ha publicado solo dos artículos sobre inmigración desde el 1 de septiembre, una tasa de un artículo cada 33 días.

Los auténticos socialistas abordan la cuestión de la inmigración desde el punto de vista de la unidad de la clase obrera internacional y de una comprensión científica de la economía mundial. El sistema de Estado-nación se ha convertido en un freno irracional para el desarrollo de la sociedad, la cual ha unificado objetivamente a miles de millones de trabajadores de todo el mundo en una cadena de producción y suministro común. Esto conduce inevitablemente a la persecución de los inmigrantes y a las guerras coloniales e inter-imperialistas que amenazan a la clase obrera internacional con la catástrofe nuclear.

Los auténticos socialistas piden el fin de la división del planeta en estados nacionales competidores y la construcción de una economía socialista racionalmente planificada, con corporaciones transformadas en entidades de servicio público bajo el control democrático de los trabajadores, para organizar la producción de acuerdo con la necesidad social. Los auténticos socialistas defienden el derecho de los trabajadores a residir en el país que elijan, con plenos derechos legales y de ciudadanía, y se oponen a todas las formas de nacionalismo, el cual es utilizado por la clase capitalista para dividir a los trabajadores de sus hermanos y hermanas de clase.

La organización DSA no es una organización socialista; es una organización nacionalista y pro-capitalista. Lucha no para construir un partido revolucionario de la clase obrera para derrocar al capitalismo y establecer el socialismo, sino para canalizar a los trabajadores y jóvenes hacia el Partido Demócrata—el partido capitalista más antiguo de los Estados Unidos. No exige explícitamente la abolición del sistema de estado-nación y la provisión de derechos de ciudadanía a todos los trabajadores.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de noviembre de 2018)