Dos trabajadores murieron al colapsar una pared en una bodega de Amazon en Baltimore

por E.P. Milligan
6 noviembre 2018

Dos trabajadores de un centro de cumplimiento de Amazon en Baltimore, Maryland, murieron el viernes por la noche después del colapso parcial del edificio, provocado por un severo tornado.

Ambos trabajadores quedaron atrapados bajo los escombros después que cayera sobre ellos la pared de más de 15 metros. El primer hombre fue encontrado durante la remoción de escombros el viernes por la noche y trasladado a un hospital donde más tarde sucumbió a sus heridas. Los bomberos encontraron el cuerpo de la segunda víctima el sábado por la mañana. Los hombres fueron identificados el sábado como Andrew Lindsey, de 54 años, e Israel España Argote, de 37.

Un centro de cumplimiento de Amazon en Baltimore

En lugar de ser simplemente un extraño accidente provocado por una tormenta inusualmente fuerte, la muerte de estos dos hombres fue posible debido al implacable impulso con fines de lucro por parte del gigante corporativo de Amazon y su Director Ejecutivo, Jeff Bezos, ahora el hombre más rico del mundo. Este hecho deja en claro que las precauciones básicas de seguridad en este caso, la construcción de muros capaces de resistir una tormenta se ignoran rutinariamente en las instalaciones de Amazon en todo el mundo. La carencia de un plan de emergencia para poner a los trabajadores a salvo durante una advertencia de clima severo, desempeñó un papel igualmente desastroso.

Los funcionarios de Amazon revelaron que ninguna de las víctimas eran empleados directos, sino contratistas externos. Lindsey, el primer hombre encontrado, era técnico de manejo de materiales de la consultora inmobiliaria JLL. La segunda víctima, España Argote, era contratista de una de las muchas pequeñas compañías de camiones contratadas por Amazon. España, padre de tres hijos, había emigrado a los Estados Unidos desde Bolivia hace una década.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, un tornado azotó el condado de Baltimore y Baltimore el viernes. El tornado golpeó el edificio de Amazon poco después de tocar tierra a las 9:42 p.m., arrancando parte del techo y las vigas de hierro. Una vez que el muro se desprendió, los paneles de concreto de ocho pulgadas se desestabilizaron y colapsaron. La tormenta también derribó un poste de luz y llenó los caminos circundantes con escombros que destrozaron las ventanas de los automóviles. Luego, el tornado se levantó brevemente antes de volver a bajar, golpeando un complejo de apartamentos cercano y arrancando el techo de uno de sus edificios. No se reportaron heridos, pero varios inquilinos fueron desplazados.

El tornado era un EF-1 con una velocidad máxima del viento de 169 Km/h. Este ha sido el primer tornado mortal que golpea el área de Baltimore / D.C. desde 2002. Un tornado EF-1, bajo lo que se conoce como la “Escala Fujita Mejorada”, es considerado como de fuerza “débil”—por encima solamente del EF-0. En otras palabras, este desastre era totalmente prevenible si se hubieran empleado los métodos de construcción y medidas de seguridad adecuados. De acuerdo con varios informativos, los trabajadores se habrían podido refugiar durante la tormenta en sus automóviles un parqueadero fuera del edificio mientras los escombros volaban por encima.

Un artículo publicado en USTornadoes.com un sitio web publicado por un meteorólogo y el director de información del grupo Capital Weather Gang del Washington Post titulado “Los tornados débiles también son mortales”, afirma:

“[Los] tornados débiles más mortíferos tienden a golpear a aquellos que no están en edificios [sic] bien construidos. Al examinar el período desde 1991 ... se encuentra que ... la mayor parte de las muertes por tornados débiles ocurrieron en casas móviles, un vehículo o en el exterior”.

El artículo concluye: “Si no se dispone de un refugio subterráneo, las probabilidades de sobrevivir cualquier tornado aumentan considerablemente al colocar fuertes estructuras entre las vidas y el viento. Este es particularmente el caso de los tornados débiles, ya que generalmente son bastante fáciles de sobrevivir si se hacen los preparativos adecuados”.

La capitalización de mercado de Amazon alcanzó un valor de más de 1 billón de dólares en septiembre, lo cual la convirtió en la segunda compañía en hacerlo en la historia de Estados Unidos después de Apple. El valor de la acción de Amazon se ha disparado en un 108 por ciento solamente en el último año.

Amazon es una operación masiva, de naturaleza internacional y emplea a 566,000 personas en los cinco continentes. Utiliza tecnología de punta y sistemas de información para movilizar e integrar la distribución mundial de millones de productos. Pero las inmensas ganancias producidas sobre las espaldas de su fuerza laboral no se utilizan para mejorar las condiciones de las personas consideradas nada más que alimento para las ganancias de los super ricos.

La denunciante de Amazon, Shannon Allen, quien atrajo la atención mundial cuando comenzó a publicar videos en YouTube que documentaban su venida a menos por la falta de vivienda después de haber sido herida durante su trabajo en Amazon, habló con la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon sobre la tragedia.

“Es triste que esto haya tenido que pasar, especialmente a dos personas inocentes que venían a hacer su labor todos los días y perdieron su vida debido a la negligencia de Amazon", dijo Allen.

Como residente de Texas, Allen está familiarizada con lo que debe hacerse en caso de un tornado. “Lo que se supone que debes hacer es entrar en la escalera durante un clima inclemente como ese”, explicó. “Por qué esta gente estaba en la bodega durante un tornado anunciado, me deja perpleja. Alguien hizo un estúpido error. Su primera preocupación no es la seguridad. Lo estoy diciendo ahora. Su única preocupación es cubrir sus culos porque, por supuesto, van a culpar al contratista. Van a culpar al empleado. Todo el mundo tendrá la culpa, excepto Amazon”.

Allen detalló a continuación la falta de cualquier tipo de régimen de respuesta de emergencia en las instalaciones de Amazon.

“Nunca tuvimos un simulacro de incendio, nunca tuvimos un simulacro de seguridad, ¡nada!”, dijo. “Ni siquiera sabíamos si tenían alarmas para llegar a un área segura. Ni siquiera sé si van a advertir a los empleados sobre algo así. ¡Es tan ruidoso en la bodega, que realmente suena como un tornado ahí dentro de todos modos!”

Allen continuó describiendo el efecto de tales condiciones en este gigante de la red, una vez descrito como un “gran ejemplo de lo que es posible” por el entonces presidente Barack Obama en 2013. “La Administración de Seguridad y Salud llegó a su bodega hace un mes y deseaba hacer pruebas de audición y descubrió que los trabajadores estaban sufriendo daños auditivos. Entonces se hizo obligatorio que todos en el almacén usen tapones en los oídos. Entonces, incluso si hubiera una alarma, ¿cómo la oirían? ¡Necesitan algún tipo de luz también para alertar a los empleados!

“Podría creer que [esto sucedió]”, dijo. “Mi amigo que trabaja en Moreno Valley, California, era empleado cuando esos incendios se habían salido de control y se estaban acercando más y más. Nunca permitieron que los empleados salieran del trabajo, incluso cuando toda la instalación estaba llena de humo. ¡Ni siquiera permitieron que los empleados se fueran a casa para salvar sus hogares, y mucho menos para que se salvaran a sí mismos! Todavía tenían que ir a trabajar todos los días en esa bodega llena de humo”.

Es igualmente significativo que la tragedia ocurrió en el estado de Maryland. Considerado como uno de los mejores lugares para la ejecución de la segunda sede de la corporación, el proyecto “HQ2”, el estado le ofreció a Amazon una deducción fiscal de $8,5 mil millones de dólares a comienzos de este año para atraer a la compañía a elegir el Condado de Montgomery, en los suburbios de Washington, D.C. como la sede para su nueva oficina corporativa.

El paquete de desgravación fiscal, que es la oferta más grande en el país hasta el momento, servirá para desviar más fondos de los programas de infraestructura necesarios para evitar la pérdida de vidas y daños que ocurrieron la noche del viernes.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de noviembre de 2018)