A medida que se endurecen las sanciones, Washington amenaza a Irán con emplear “poderío militar”

por Keith Jones
3 noviembre 2018

Estados Unidos está intensificando dramáticamente su guerra económica ilegal contra Irán, con el objetivo de aplastar su economía e imponer un régimen proestadounidense en Teherán similar al del déspota sha, Reza Pahlavi.

A partir del lunes 5 de noviembre, los EUA embargarán las exportaciones de energía de Irán, que financian más de un tercio del presupuesto estatal del país.

Para sofocar el resto de las exportaciones de Irán y negarle el acceso a maquinaria, bienes de consumo básicos y otros elementos esenciales, Washington también excluirá al banco central de Irán y otras instituciones financieras del sistema financiero global dominado por Estados Unidos y controlará a cualquier compañía que asegure el comercio con Irán.

Las sanciones unilaterales de los Estados Unidos contra Irán deben aplicarse mediante sanciones secundarias punitivas. Las compañías y los países que comercian con Irán desafiando a Washington se enfrentarán a la exclusión del mercado de los EUA y multas financieras y de otro tipo.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, describe la estrategia para Irán del gobierno de Trump como “presión máxima” y “audacia disruptiva”, y agrega que “la presión solo aumentará”.

Escribiendo en la edición de noviembre-diciembre de Foreign Affairs, Pompeo afirma que “Trump no quiere otro compromiso militar estadounidense a largo plazo en el Medio Oriente”, es decir, otra guerra instigada por los Estados Unidos. Pero su artículo “Confrontando a Irán” se enfurece con amenazas de guerra, desde jactarse de que las amenazas de Trump de incinerar a Corea del Norte hicieron que Pyongyang se sometiera a las demandas de los Estados Unidos hasta su reiteración de las recientes declaraciones de Trump, su asesor de seguridad nacional, el veterano belicista acerca de Irán, John Bolton y otros altos funcionarios que amenazan a Irán con un ataque militar.

Utilizando la frase favorita de todos los agresores, Pompeo declara: “No buscamos la guerra”. Luego agrega: “Pero debemos dejar muy claro que la escalada es una propuesta perdedora para Irán. La República Islámica no puede igualar la destreza militar de los Estados Unidos y no tememos que los líderes de Irán lo sepan”.

No hace falta decir que Pompeo repite el canto de Trump acerca de que Irán es un régimen deshonesto y el principal patrocinador estatal del terrorismo.

Sin embargo, es Washington el que rompió el acuerdo nuclear civil de Irán respaldado por la ONU en 2015, aunque todos los demás Estados que lo negociaron con Teherán (Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China) están de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía Atómica e incluso el Departamento de Estado de los EUA ha declarado que Irán ha cumplido con todas sus obligaciones en virtud del acuerdo con la carta.

Y es el imperialismo estadounidense el que durante las últimas tres décadas lleva librando una serie de guerras depredadoras en todo el Gran Oriente Medio, desde Afganistán hasta Libia, que han arrasado sociedades enteras, han matado a millones de personas y han desplazado a muchos millones más.

También es Washington el que, para usar el lenguaje de Pompeo, “se parece a una mafia”, que le da a Irán “la opción” entre la sumisión o el “poderío militar” de Estados Unidos: una opción entre aceptar las demandas de los Estados Unidos que reducirían a Irán a una nueva colonia, incluido renunciar a su programa de misiles balísticos, incluso cuando Estados Unidos lo amenaza y arma a Israel y a Arabia Saudita hasta los dientes; poner fin a todo el apoyo a sus aliados, como Hizbolá, Hamas y el régimen sirio; y los límites permanentes de su programa nuclear civil son mucho más duros que los impuestos a cualquier otro país, o están sujetos a una campaña cada vez mayor de la presión económica y militar de los Estados Unidos.

Una “nueva instancia” de la “opresión” estadounidense

Hablando el miércoles, el presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que los planes de Washington para estrangular la economía iraní constituyen un “nuevo caso de opresión por parte de Estados Unidos” y solicitó la unidad nacional.

En una referencia indirecta a una depreciación masiva de la moneda iraní, el rial, y un aumento adicional en el desempleo debido a la retirada de los inversores europeos y otros asustados por las inminentes sanciones estadounidenses, Rouhani reconoció que “en los últimos meses la gente se ha estado enfrentando a tiempos difíciles y es posible que los próximos meses sean difíciles”.

Pero insistió en que Washington “no podrá alcanzar ninguno de sus objetivos con respecto al petróleo de Irán ... llevarlo a cero o reducirlo”. Para reforzar esta afirmación, enfatizó la oposición de las potencias imperialistas europeas al descarte de Trump del acuerdo nuclear y sus promesas de desarrollar un Vehículo Especial para permitir que las empresas con sede en Europa y otros evadan las sanciones de los Estados Unidos.

En realidad, el régimen nacionalista burgués de Irán está envuelto en una crisis. Había apostado por el acercamiento con las potencias imperialistas occidentales, y el consiguiente auge de la inversión extranjera, para fortalecer su mano contra la clase obrera mientras impulsaba las reformas neoliberales destinadas a aumentar la rentabilidad del capitalismo iraní. Sin embargo, el aumento de la inversión europea en 2016-2017 no alcanzó las expectativas. Este año se derrumbó por completo, ya que las empresas europeas salieron a toda prisa, por temor a las sanciones inminentes de los Estados Unidos.

A principios de 2018, el régimen iraní fue sacudido por la erupción de la ira masiva a lo largo de años de austeridad y desigualdad social. En los meses posteriores, se han producido numerosas huelgas entre docentes, conductores de camiones y otros trabajadores.

Frente a estas amenazas idénticas, provenientes de una clase trabajadora cada vez más militante y un rapaz imperialismo estadounidense desesperado por revertir la erosión de su poder global, Teherán se ha retorcido.

Rouhani y los líderes militares iraníes han afirmado —dado que los EUA y Arabia Saudita y sus otros aliados del Golfo están intentando ilegalmente impedir que Irán exporte su petróleo— que Teherán tendría sus derechos de bloquear el Estrecho de Ormuz, el principal conducto de petróleo para la Península Arábiga.

En una entrevista con CBS News esta semana, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, rechazó la afirmación de un miembro de la comisión de seguridad parlamentaria de Irán de que ha habido conversaciones secretas entre Teherán y Washington. “Pero no estoy descartando la posibilidad de negociaciones”, dijo Zarif. “Lo hemos hecho en el pasado. Lo podemos hacer de nuevo”.

La ofensiva del imperialismo estadounidense contra Irán y la geopolítica mundial

Con el enfoque del lanzamiento el 5 de noviembre del embargo estadounidense sobre las exportaciones de petróleo iraní, varios países se han acercado a la administración de Trump para pedir “exenciones”, es decir, el permiso de los EUA para seguir importando al menos algo de petróleo iraní. Entre 2011 y 2015, cuando el gobierno de Obama estaba presionando y amenazando a Irán —en una campaña que Trump, Pompeo y Bolton condenan como insuficientemente agresiva— Estados Unidos otorgó exenciones a los países que tradicionalmente habían importado petróleo iraní, siempre que redujeran sus importaciones generales en un 20 por ciento cada 180 días.

Ayer, por primera vez, hubo indicios de que la administración de Trump estuvo cerca de otorgar tales exenciones, aunque, si lo hace, se informa que solo serán a corto plazo y estarán condicionadas a recortes de importación generales del 30 por ciento o más.

No en vano, los dos países que se dice están cerca de conseguir las exenciones, la India y Corea del Sur, son vistos por Washington como aliados clave en su ofensiva estratégica contra China.

Por su parte, Beijing ha reducido sus importaciones de petróleo de Irán en los últimos meses, al tiempo que rechazó los pedidos de Washington para que cumpla con las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

Algunas noticias de prensa han sugerido que Trump puede imponer sanciones contra algunas empresas chinas activas en Irán el 5 de noviembre, como parte de su campaña en curso de presión militar y económica contra el país que los portavoces de la administración han identificado como el rival estratégico más importante del imperialismo estadounidense.

Ayer, el New York Times publicó un artículo titulado “A medida que se avecinan las nuevas sanciones, Estados Unidos presiona contra Irán y se enfrenta a grandes obstáculos”.

El artículo señala que el régimen saudí, un aliado clave de Washington en su ofensiva contra Irán, está sumido en una crisis después de su brutal asesinato del periodista Jamal Khashoggi, y señala la oposición de China, las potencias europeas y la mayoría de los otros Estados de todo el mundo a las sanciones unilaterales y al repudio del acuerdo nuclear de la administración de Trump.

Sin lugar a dudas, las tensiones en el Medio Oriente y entre las grandes potencias son mucho más explosivas hoy que a principios de la década, cuando la administración de Obama, respaldada por los aliados europeos tradicionales de Washington, prevaleció sobre Rusia y China para respaldar las sanciones económicas contra Irán sobre la base de que Teherán podría estar desarrollando armas nucleares al amparo de un programa nuclear civil.

Mientras tanto, Washington dejó en claro que se está preparando activamente para la guerra contra Rusia y China con armas nucleares, y la asociación transatlántica entre Estados Unidos y Europa se ha desmoronado. Liderada por Alemania y Francia, Europa se está rearmando frenéticamente para poder afirmar sus propios intereses imperialistas independientemente y, cuando sea necesario, contra Washington. Cabe señalar que los líderes europeos han promocionado el Vehículo Especial que la UE está tratando de crear para continuar el comercio con Irán como un potencial bloque de construcción para un sistema financiero no sujeto a la dominación de los EUA y el dólar estadounidense.

Todo esto, sin embargo, solo hace que el enfrentamiento en desarrollo entre Washington y Teherán sea más volátil y más explosivo. Habiendo puesto en juego el poder y el prestigio del imperialismo estadounidense con el objetivo de humillar y subyugar a Teherán, la administración Trump y la oligarquía estadounidense detestarán ver su ofensiva anti-Irán socavada o burlada por sus rivales, lo que llevará a una mayor imprudencia y beligerancia.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de noviembre de 2018)