El presidente chino dice al ejército que se prepare para la guerra

por Peter Symonds
31 octubre 2018

En otro signo de un rápido aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China y el peligro de un conflicto, el presidente Xi Jinping le ha dicho al ejército de su país que se prepare para la guerra. Su discurso el jueves pasado ante el Comando del Teatro del Sur del Ejército Popular de Liberación (EPL) fue una respuesta a las agresivas acciones de la administración Trump, no solo para intensificar la guerra comercial, sino también para el conflicto militar tanto con China como con Rusia.

Xi, que también es el comandante en jefe militar chino, enfatizó la necesidad de fuerzas militares que puedan “librar y ganar guerras” y le dijo al comando que se “concentrara en los preparativos para librar una guerra”. “Deben intensificar los ejercicios de preparación para el combate, los ejercicios conjuntos y los ejercicios de confrontación para mejorar las capacidades de los militares y la preparación para la guerra”.

“Están trabajando constantemente en la línea del frente y desempeñando roles clave en la protección de la soberanía territorial nacional y los intereses marítimos”, declaró Xi. El comando tenía una “gran responsabilidad militar” para “tomar en consideración todas las situaciones complejas y hacer planes de emergencia en consecuencia”, dijo.

El Comando del Teatro del Sur del EPL es responsable del Mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán, dos puntos de inflamación peligrosos para la guerra. Bajo la administración de Trump, el Pentágono ya realizó operaciones de Libertad de Navegación más provocativas en el Mar de China Meridional, ocho en total, bajo el presidente Barack Obama.

Un grupo de portaaviones estadounidenes de ataque, fuente de la fotografía: Marina estadounidense

La última provocación de los Estados Unidos, a principios de este mes, resultó en un encuentro cercano entre un buque de guerra chino y el USS Decatur, que desafió deliberadamente las reclamaciones marítimas chinas navegando dentro del límite de 12 millas náuticas de los islotes controlados por los chinos en las Islas Spratly. No hace falta decir que si los buques de guerra chinos llevaran a cabo operaciones de este tipo frente a las costas de Estados Unidos cerca de las bases militares sensibles, eso provocaría una protesta en Washington y un clamor por represalias.

Estados Unidos también está enviando un número creciente de buques de guerra a través del estrecho de Taiwán que separa a China de Taiwán, que Beijing lleva mucho tiempo reclamando como su territorio. La administración Trump está inflamando deliberadamente las tensiones sobre Taiwán al fortalecer los lazos militares con Taipei.

El ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, declaró la semana pasada que Taiwán “toca los intereses centrales de China”. Advirtió sin rodeos: “Sobre este tema, es extremadamente peligroso desafiar repetidamente el resultado final de China. Si alguien intenta separar a Taiwán, el ejército de China tomará las medidas necesarias a cualquier costo”.

Sin embargo, eso es exactamente lo que está haciendo la administración de Trump. A principios de este mes, la CNN informó que la Marina de los Estados Unidos se estaba preparando para una “gran demostración de fuerza” en noviembre como una advertencia a China. El borrador de la propuesta recomendó una serie concentrada de operaciones durante una semana que involucró el envío de buques de guerra y aviones de guerra estadounidenses cerca de las aguas territoriales chinas en el Mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán.

Tales planes son parte de una preparación mucho más amplia de Estados Unidos para la guerra con China a la que, y junto con Rusia, el Pentágono calificó a principios de año como “una potencia revisionista” y un competidor estratégico. En un discurso bélico a principios de este mes, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, señaló una escalada dramática en la confrontación de la administración Trump con China, que ya ha provocado un empeoramiento de la guerra comercial.

La administración de Trump también ha dado dos pasos militares importantes este mes que ciertamente habrían sonado las alarmas en Beijing.

Un día después del discurso de Pence, el Pentágono publicó un informe que solo puede interpretarse como la preparación económica para la guerra total. Instó a poner fin a la dependencia estadounidense de las importaciones de materiales y artículos estratégicos, particularmente de rivales como China, y al establecimiento de “una base industrial de defensa sólida y cadenas de suministro resistentes” para sostener un conflicto militar prolongado.

El segundo movimiento, la decisión de Trump de retirarse del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), es aún más inflamatorio. El tratado firmado entre los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética en 1987 prohibía formalmente el desarrollo de misiles nucleares de corto y mediano alcance. Al retirarse del acuerdo, Donald Trump manifestó su intención de expandir masivamente el arsenal nuclear de loa EUA dirigido no solo contra Rusia, sino sobre todo, a rodear a China con armas nucleares basadas en Asia.

El creciente peligro de un conflicto nuclear entre los Estados Unidos y China fue el tema de un artículo en la última edición de Foreign Affairs titulada “La opción nuclear de Beijing: por qué una guerra entre Estados Unidos y China podría salirse de control”. El analista Caitlin Talmadge concluyó que el conflicto convencional de los Estados Unidos necesariamente amenazaría al relativamente pequeño arsenal nuclear de China.

Si ese fuera el caso, el ejército chino se enfrentaría a la opción de usar sus armas nucleares o perder su capacidad de tomar represalias contra un ataque nuclear estadounidense. Talmadge desestimó las seguridades rutinarias del Pentágono de que no había ninguna posibilidad de una guerra nuclear entre Estados Unidos y China. “Si se despliega contra China, el estilo preferido de guerra convencional del Pentágono para destruir los activos militares de un enemigo sería una receta para la escalada nuclear”, advirtió.

No hay nada progresivo en la respuesta de Xi Jinping y el Partido Comunista Chino (PCCh) a la amenaza de la agresión estadounidense. El régimen del PCCh representa los intereses de la minúscula capa de oligarcas súper ricos que han acumulado una enorme riqueza a través de los procesos de restauración capitalista que comenzaron en 1978. Como tal, Beijing es orgánicamente incapaz de apelar a la clase trabajadora en China e internacionalmente para montar una ofensiva unificada contra el capitalismo y su anticuado sistema de Estado-nación. En cambio, Xi ha tratado de apaciguar al imperialismo estadounidense, ofreciendo concesiones, mientras que al mismo tiempo acelera el propio desarrollo militar de China, una receta para la guerra.

El impulso de los Estados Unidos a la guerra contra China, iniciado bajo Obama y acelerado bajo Trump, es producto de la profunda crisis del capitalismo global, centrada en los Estados Unidos. En un intento desesperado por contrarrestar su propio declive histórico, el imperialismo estadounidense considera a China como la principal amenaza actual a su hegemonía mundial y no se detendrá ante nada para subordinar a China a sus intereses económicos y estratégicos.

Hay que responder al creciente peligro de una guerra nuclear a través de la construcción de un movimiento unificado contra la guerra de la clase obrera en China, Estados Unidos e internacionalmente, con una perspectiva socialista para poner fin al sistema capitalista que amenaza con destruir la humanidad.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de octubre de 2018)