Ingresos récord en 2017 para el uno por ciento más rico en EUA

por Gabriel Black
22 octubre 2018

De acuerdo con un informe del Instituto de Política Económica (EPI, por sus siglas en inglés), en el 2017, el uno por ciento de las personas con mayores salarios recibió sueldos récord.

Según los datos recientemente publicados por la Administración de la Seguridad Social, el EPI muestra que el primer por ciento de la población vio aumentar sus sueldos en un 3.7 por ciento en 2017, una tasa que casi cuadruplica al 90 por ciento inferior de la población. El crecimiento fue impulsado por el 0.1 por ciento superior, que incluye a muchos directores ejecutivos y ejecutivos corporativos, cuyos sueldos aumentaron un ocho por ciento, con un promedio de $2,757,000 el año pasado.

El informe EPI es solo la última exposición de la abierta desigualdad entre la gran mayoría de la población y la aristocracia moderna que gobierna sobre ellos.

El EPI muestra que el 90 por ciento inferior de los asalariados aumentó sus sueldos en un 22.2 por ciento entre 1979 y 2017. Hoy en día, este 90 por ciento inferior gana en promedio solo $36,182 al año, que se va integro en cubrir el costo de la vivienda y la creciente carga en educación, salud y jubilación.

Mientras tanto, el uno por ciento superior ha aumentado sus sueldos en un 157 por ciento durante este mismo período, una tasa siete veces mayor que el otro grupo. Este segmento superior gana un promedio de $718,766 al año. Los que están en el medio, el percentil 90 al 99, han aumentado sus salarios en un 57.4 por ciento. Ahora ganan un promedio de $152,476 al año, más de cuatro veces el 90 por ciento inferior.

Gráfico del Instituto de Política Económica mostrando los aumentos acumulados de salarios reales desde 1979 por categoría de ingresos

Décadas de capitalismo en decadencia han llevado a esta división acelerada. Mientras que los ricos acumulan riqueza sin restricciones, los salarios y beneficios de los trabajadores han sido objeto de ataques cada vez mayores. En 1979, el 90 por ciento de la población absorbió el 70 por ciento de los sueldos de la nación. Pero para 2017 este cayó a solo el 61 por ciento.

Aún más, mientras que el 90 por ciento de la población inferior puede absorber el 61 por ciento de los sueldos, grandes sectores de la fuerza laboral de hoy apenas obtienen sueldos. Por ejemplo, el propio análisis de los datos de la Administración de la Seguridad Social en el World Socialist World Site encontró que el 54 por ciento de los que reciben sueldos en los Estados Unidos, 89.5 millones de personas, hacen un promedio de solo $15,100 al año. Este 54 por ciento de la población gana solo el 17 por ciento de todos los sueldos pagados en los Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar estas desigualdades, por si solas aún no presentan correctamente la brecha entre ricos y pobres. Los ultrarricos obtienen su riqueza no principalmente de los sueldos, sino de los activos y acciones, principalmente del mercado de valores. Mientras que el 90 por ciento más bajo de la población ganaba el 61 por ciento de los sueldos en 2017, poseían aún menos, solo el 27 por ciento de la riqueza (según el Informe de Desigualdad Mundial 2018 de Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman).

El aumento masivo en el valor del mercado de valores, en el que solo participa un pequeño segmento de la población, significa que el 10 por ciento superior de la población controla el 73 por ciento de toda la riqueza en los Estados Unidos. Solo tres hombres, Jeff Bezos, Warren Buffet y Bill Gates, tuvieron más riqueza que la mitad inferior de los Estados Unidos el año pasado.

Los sueldos son tan bajos en los Estados Unidos que aproximadamente la mitad de la población se endeuda cada año. Un informe de Reuters de julio encontró que el ingreso neto antes de impuestos (es decir, ingresos menos gastos) del 40 por ciento inferior de la población era un promedio negativo de $11,660. Incluso el quintil medio de la población, el percentil 40 al 60, apenas cubre sus gastos, con un promedio de solo $2,836 al año.

Como lo muestra la Administración de la Seguridad Social, el 67.4 por ciento de la población ganaba menos del sueldo promedio, $48,250 al año en 2017, una suma que es inadecuada para mantener a una familia en muchas ciudades, especialmente con altos costos de vivienda, atención médica, educación y jubilación factorizada en.

Para la clase dominante, sin embargo, los salarios de los trabajadores ya son demasiado altos. La volatilidad del mercado de valores y el profundo temor de que el actual mercado alcista se derrumbará han hecho que los políticos y los empresarios estén ansiosos por cualquier señal de un empuje salarial por parte de la clase trabajadora.

En agosto, los salarios en los Estados Unidos subieron solo un 0.2 por ciento por encima de la tasa de inflación, el más alto en nueve años. Aunque el aumento fue mínimo, fue suficiente para alentar a la Reserva Federal a aumentar la tasa de interés clave por encima del dos por ciento por primera vez desde 2008. El aumento de las tasas de interés ayuda a deprimir los salarios de los trabajadores actuando negativamente sobre los préstamos, los gastos y las contrataciones. Como señaló el Financial Times, detener el crecimiento salarial fue "central" para el movimiento de la Reserva Federal.

Un análisis más detallado de los datos de la Administración de la Seguridad Social por parte del WSWS muestra que en 2017, 147,754 personas reportaron sueldos de 1 millón de dólares o más, aproximadamente, el 0.05 por ciento más alto. Su ingreso total combinado de $372 mil millones podría pagar el presupuesto federal de educación de los Estados Unidos cinco veces más.

Estos sueldos, por grandes que sean, aún son pequeños en comparación con el dinero que los ultrarricos obtienen del mercado de valores. Por ejemplo, las recompras de acciones y los pagos de dividendos, una forma de canalizar dinero a los accionistas, eclipsarán $1 billón este año.

Cualquiera que sea la fuente inmediata, la riqueza de los ricos se deriva de la gran masa de personas que hacen el trabajo real. En todo Estados Unidos y en todo el mundo, trabajadores, jóvenes y estudiantes han luchado este año por los salarios, la educación, la atención médica, la inmigración, la guerra y los derechos democráticos. Este creciente movimiento de la clase obrera debe establecer como objetivo confiscar la riqueza y el poder de esta pequeña oligarquía parasitaria. La riqueza de la sociedad debe ser controlada democráticamente por quienes la producen.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de octubre de 2018)