El FMI reduce su proyección de crecimiento global

por Nick Beams
13 octubre 2018

Diez años después de la crisis financiera mundial, el informe Perspectivas de la economía mundial (siglas en inglés, WEO) publicado por el Fondo Monetario Internacional esta semana deja en claro que la economía mundial está muy lejos de la trayectoria de crecimiento que existió en los años previos a 2008.

En sus dos informes semestrales anteriores, el FMI había señalado un crecimiento mundial sincronizado en 2017. Si bien las proyecciones de crecimiento general para 2018–2019 se mantienen por encima de los niveles de 2012–2016, la sincronización se ha agotado en gran medida, con las perspectivas para el futuro en una tendencia a la baja.

El crecimiento global se proyecta en 3.7 por ciento para 2018–19, unos 0.2 puntos porcentuales por debajo del pronóstico del pasado abril.

"La revisión a la baja refleja sorpresas", declaró el WEO. Se refirió a "actividad suprimida a principios de 2018 en algunas de las principales economías avanzadas, los efectos negativos de las medidas comerciales implementadas o aprobadas entre abril y mediados de septiembre, así como una perspectiva más débil para algunos mercados emergentes clave y economías en desarrollo que surgen de factores específicos a los países, condiciones financieras ajustadas, tensiones geopolíticas y mayores facturas de importación de petróleo".

La situación general, evaluó el FMI, no iba a mejorar ya que "se espera que el crecimiento en la mayoría de las economías avanzadas disminuya a tasas potenciales muy por debajo de los promedios alcanzados antes de la crisis financiera mundial de hace una década".

Si bien el WEO predijo que la expansión mundial continuaría en los próximos dos años, estaría mucho menos sincronizada que en 2017, que registró el mayor aumento en el crecimiento desde el rebote de 2010.

Se esperaba que "una proporción menor de países, particularmente entre las economías avanzadas" experimente una aceleración de la actividad económica en 2018. El informe señaló que, entre las economías avanzadas, el crecimiento "decepcionó" en la zona del euro y en el Reino Unido, con este último experimentando un crecimiento más bajo del anticipado.

La única excepción a esta tendencia general fue en los Estados Unidos, donde se esperaba que el crecimiento se mantuviera elevado hasta 2020 como resultado de lo que el FMI denominó un "estímulo fiscal considerable": los recortes masivos del impuesto a las ganancias personales y corporativas promulgados por la Administración de Trump, que han aumentado el déficit presupuestario de Estados Unidos.

Pero, como una inyección de adrenalina, los efectos no durarían. Se espera que el ritmo de la expansión económica se desacelere "a medida que el estímulo se invierte y refuerza el efecto de la restricción monetaria en curso" que se deriva de los movimientos de la Reserva Federal de los Estados Unidos para aumentar las tasas de interés. Se anticipa que el crecimiento en los EUA caiga al nivel anémico de 1.8 por ciento en 2020, y se espera que el crecimiento disminuya aún más al 1.4 por ciento en los años siguientes.

El WEO señaló que un "elemento central" en el aumento del crecimiento y el comercio mundial en 2017 fue la recuperación de la inversión en las economías avanzadas y el "fin de las contracciones de la inversión en algunos grandes exportadores de materias primas bajo presión". Pero este ritmo de expansión se espera que disminuya en 2018-19 en comparación con el año pasado, "con una disminución más notable en el crecimiento del comercio".

El informe apunta a "crecientes tensiones comerciales e incertidumbre política" que podrían llevar a las empresas a posponer o renunciar a gastos de capital y, "por lo tanto, a frenar el crecimiento de la inversión y la demanda". Los datos de alta frecuencia, como los índices de los gerentes de compras, apuntaron a una "desaceleración del comercio internacional y la producción industrial". El FMI revisó a la baja su pronóstico para el crecimiento de inversiones fijas en las economías avanzadas en alrededor de 0.4 puntos porcentuales desde su pronóstico de hace seis meses.

Según el WEO, el "balance de riesgos" para el pronóstico global se ha empeorado en el contexto de "incertidumbre política elevada". Los riesgos que el FMI identificó anteriormente, incluido el aumento de las barreras comerciales y la reversión de los flujos de capital debido a una restricción de los ajustes monetarios, "se han vuelto más pronunciados o se han materializado parcialmente".

El informe advirtió que "la escalada de tensiones comerciales y el posible alejamiento de un sistema multilateral de comercio basado en normas son amenazas clave para la perspectiva global". En un lenguaje más bien atenuado dijo que "un enfoque cooperativo para reducir los costos comerciales y resolver los desacuerdos se ha vuelto más difícil de alcanzar", ya que EUA impuso aranceles a una variedad de importaciones y sus socios comerciales respondieron con similares acciones de represalia.

Habiendo rebajado sus predicciones de crecimiento en mercados emergentes y economías en desarrollo en 0.2 y 0.4 puntos porcentuales respectivamente, WEO dijo que la principal fuente de la revisión fue el "impacto negativo esperado de las medidas comerciales" sobre la actividad en China y otras economías emergentes en Asia.

Con la retórica proteccionista puesta en acción por parte de Estados Unidos, el informe destacó que la escalada de las tensiones comerciales podría llegar a un punto en el que el "riesgo sistémico" para la economía mundial era una "posibilidad particular sin cooperación política".

Pero no hay expectativa de que suceda tal cooperación porque la erupción de conflictos comerciales es en sí misma una expresión de la agudización de rivalidades económicas y geoestratégicas.

En lugar de eso, el WEO concluyó que el endurecimiento de las condiciones monetarias en los EUA, el fortalecimiento del dólar y un mayor déficit en la cuenta corriente de los EUA “agravan las tensiones comerciales”. Esto podría llevar a un estrechamiento mayor del financiamiento global, “con implicancias negativas para las economías de mercado emergentes, especialmente aquellas con posiciones externas débiles”.

Los riesgos financieros habían aumentado debido a un "entorno financiero extremadamente favorable" en los años posteriores a la crisis financiera que había hecho a la economía mundial vulnerable a un "endurecimiento repentino de las condiciones financieras". Esto se refería al régimen de tasas de interés ultrabajas y al bombeo de billones de dólares en el sistema financiero por parte de los principales bancos centrales del mundo.

El informe señaló que las mediciones de "valoraciones de capital", como el mercado de valores de Estados Unidos, parecían "estiradas", lo que llevó a los inversores a optar por activos más riesgosos en busca de un mayor rendimiento. "En muchas economías, las deudas públicas y empresariales son sustancialmente más altas que antes de la crisis financiera mundial" y en "algunos mercados emergentes, existe preocupación por el aumento de los pasivos contingentes".

En condiciones de ajuste de las tasas de interés y aumento de la incertidumbre, el FMI dijo que el riesgo de contagio había aumentado y no solo en los mercados emergentes. El informe citó el aumento en los rendimientos (mayores tasas de interés y menores precios de los bonos) sobre la deuda soberana italiana como "un ejemplo".

"Un descenso adicional significativo en los precios de los bonos soberanos, con posibles efectos de contagio, impondría pérdidas de valoración a los inversores, empeoraría la dinámica de la deuda pública y debilitaría los balances bancarios, reavivando las preocupaciones sobre los bucles de retroalimentación de deuda soberana en la zona del euro", declaró el WEO.

Un capítulo del informe describía el impacto económico de la crisis financiera mundial. Se señaló que los efectos han sido duraderos y se han extendido mucho más allá de los países que experimentaron una crisis bancaria.

Unos 91 países, que representan dos tercios de la producción económica mundial, experimentaron una contracción en 2009, lo que convirtió a la crisis en el mayor choque económico en el período de la posguerra.

Comparando la caída en la producción con la tendencia anterior a 2008, el FMI dijo que 24 países que experimentaron una crisis bancaria, 18 de los cuales eran países de ingresos altos, todavía mostraban un déficit de crecimiento en relación con la tendencia anterior. El déficit promedio fue de alrededor del 10 por ciento, pero en algunos casos fue de entre el 20 y el 40 por ciento.

El principal motivo de la caída en la producción fue el colapso de la inversión, que disminuyó en un promedio del 25 por ciento en comparación con la tendencia anterior a la crisis. Y la caída en la producción hubiera sido mayor si no fuera por el estímulo económico masivo proporcionado por China, equivalente a alrededor del 10 por ciento de su producto interno bruto.

Al escribir sobre este aspecto del informe del FMI, el columnista de Financial Times, Martin Wolf, concluyó: "'Nunca más’ debe ser la consigna".

Sin embargo, como deja claro el estudio del FMI, esto no es más que una esperanza piadosa debido al aumento en el endeudamiento global, a la continua vulnerabilidad de la economía mundial ante los shocks financieros, y al actual desglose del sistema de comercio internacional, para mencionar solo algunas de las principales tendencias.

La enfermedad que afectó a la economía capitalista mundial hace una década no se ha curado, simplemente ha asumido formas más malignas.

(Artículo publicado originalmente el 11 de octubre de 2018)