Trump amenaza a "aliados estratégicos" con aranceles automáticos

por Nick Beams
1 octubre 2018

Si bien el blanco principal de la guerra comercial lanzada por la administración Trump es China —llamada por los militares y el aparato de inteligencia de los EUA como un "competidor estratégico"— también está aumentando la presión contra sus supuestos "aliados estratégicos".

Su principal arma económica es la amenaza de aranceles del 25 por ciento para automóviles y partes de automóviles en virtud del artículo 262 de la Ley de expansión comercial de 1962, que faculta al presidente para imponer impuestos por "seguridad nacional".

Esta amenaza la retiró en tres ocasiones en los últimos dos meses.

La primera fue cuando Trump se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para hablar personalmente en julio. Según la versión de Trump de los eventos, que describió en una conferencia de prensa con el presidente polaco, Andrez Duda, a principios de este mes, la Unión Europea se había negado a participar en las negociaciones, pero luego aceptó bajo la amenaza de imposición de automóviles.

Los europeos habían rechazado anteriormente las conversaciones bilaterales sobre la base de que no negociarían a menos que se retiraran los aranceles impuestos al acero y al aluminio, de los cuales se había negado a la UE una exención.

Pero cuando fueron amenazados con las tarifas de automóviles, Juncker "estaba en mi oficina tan rápidamente desde Europa que no sabía que tenían aviones que volaban tan rápido", dijo Trump. EUA y la UE tenían ahora la "apariencia de un acuerdo" porque “se trata, en gran medida, económicamente todo sobre los autos".

En varias ocasiones, Trump ha llamado a la UE ser tan mala como China en el comercio, o incluso peor, solo que más pequeña, y sus asesores comerciales principales en la Casa Blanca son tan hostiles a Alemania, el principal país exportador de la UE y su principal productor de automóviles, como lo son para China. Los fabricantes alemanes de automóviles han dicho que si se impusieran aranceles a un nivel del 25 por ciento, no podrían vender rentablemente en el mercado estadounidense.

El acuerdo alcanzado por Trump y Juncker especifica que las medidas arancelarias se suspenderán mientras se realicen las negociaciones comerciales y la UE apoyará la acción de los EUA en la Organización Mundial del Comercio contra las supuestas prácticas de distorsión del comercio de China: subsidios estatales a industrias clave y la apropiación ilegal de tecnología y propiedad intelectual.

Esta semana se ha invocado nuevamente la amenaza de las tarifas de los automóviles, primero contra Japón y luego Canadá.

El miércoles, el representante comercial de EUA, Robert Lighthizer, anunció que Japón y EEUA acordaron mantener conversaciones bilaterales para llegar a un acuerdo comercial luego de una reunión entre Trump y el primer ministro japonés, Shinzo Abe. La decisión representó un cambio importante por parte de Abe, quien previamente había expresado su oposición a un acuerdo bilateral.

Abe temía acertadamente que enfrentarse a los Estados Unidos equivaldría a meter la cabeza en las fauces del tiburón y se vería obligado a hacer grandes concesiones, especialmente en el tema políticamente sensible de la agricultura. Después de hacer un esfuerzo considerable para asegurar el acuerdo de Asociación Transpacífico (siglas en inglés, TPP) con la administración de Obama, desechado por Trump a los dos días de haber asumido el cargo, ha tratado de continuar el TPP con los otros signatarios como un medio para contrarrestar la presión de los Estados Unidos.

Pero habiendo sido "mostrado los instrumentos de tortura" en forma de tarifas de automóviles, Abe capituló ante la demanda de Trump de entrar en discusiones sobre un acuerdo bilateral.

Hablando sobre la decisión después de reunirse con Abe, Trump dijo: "Eso fue algo que, por diversas razones a lo largo de los años, Japón no estaba dispuesto a hacer y ahora están dispuestos a hacerlo".

Lighthizer profesó ignorancia sobre el cambio de Japón al hablar con los reporteros después de la reunión con Abe.

"En cuanto a por qué cambiaron su estrategia, no lo sé", dijo, y agregó amenazadoramente que "era lo más inteligente que se podía hacer".

La declaración que anunciaba las negociaciones hizo una concesión a Japón en un área. Se refirió a "un Acuerdo entre Estados Unidos y Japón" sobre bienes y servicios que pueden producir "resultados tempranos" en lugar de un "acuerdo de libre comercio". Esto permite al gobierno japonés sostener que no ha abandonado completamente un enfoque multilateral a favor de un acuerdo bilateral.

Mientras Trump y Lighthizer intentaron ocultar el amenazador uso de tarifas de automóviles en las conversaciones con Abe, esta arma económica se ha mostrado claramente en el conflicto con Canadá en la renegociación del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte con Canadá.

Después de obtener concesiones de México en las renegociaciones, Trump ha exigido que Canadá se registre si quiere quedarse. El principal punto de conflicto ha sido la exigencia de los EUA de que Canadá elimine la protección de su industria láctea, lo que, según la administración, impide que los productores estadounidenses compitan en el mercado canadiense.

Esta semana, en medio de sus apariciones en las Naciones Unidas, en las que emitió denuncias contra una serie de países, Trump también arremetió contra Canadá, diciendo que había rechazado una solicitud del Primer Ministro Justin Trudeau para una reunión —una solicitud que Canadá ha negado hacer—.

"Lo hice [rechazar una reunión] porque sus aranceles son demasiado altos y no parece que quieran cambiar de opinión", dijo Trump. "Le dije que lo olvidara. Francamente, solo estamos pensando en gravar los autos que llegan desde Canadá. Esa es la veta madre, esa es la grande".

Trump subrayó la belicosidad de los Estados Unidos en una desviación significativa del lenguaje "diplomático" que generalmente envuelve dichas discusiones, apuntando directamente al principal negociador comercial de Canadá, el Ministro de Relaciones Exteriores Chrystia Freeland.

"Estamos muy descontentos con las negociaciones y el estilo de negociación de Canadá. No nos gusta mucho su representante", dijo.

Indicó que, además de los productos lácteos, Estados Unidos y Canadá no habían podido llegar a un acuerdo sobre una serie de cuestiones y que "a Canadá le queda un largo camino por recorrer".

Las amenazas emitidas por la administración Trump contra "enemigos" y supuestos "aliados estratégicos" por igual —la UE, Canadá y Japón— apuntan a las fuerzas impulsoras esenciales de sus medidas de guerra comercial.

Si bien la reducción de los déficits comerciales es ciertamente un objetivo clave, implica más que esto.

La amenaza de imponer aranceles a los automóviles y las piezas de automóviles por motivos de "seguridad nacional" apunta a la agenda más amplia de la política "América Primero". Está dirigida no solo a fortalecer la posición económica de Estados Unidos, que Trump considera bajo ataque por el resto del mundo, sino a perturbar las cadenas de suministro mundiales que han esparcido los procesos de producción hacia todos los continentes y devolver a los Estados Unidos las industrias vitales consideradas necesarias para la guerra.

Una de las contradicciones esenciales del sistema capitalista global, aquella entre la economía mundial y el sistema nacional, a través del cual las grandes potencias intentan mantener su posición en la lucha por los mercados y las ganancias, está asumiendo dimensiones cada vez más amenazantes.

(Publicado originalmente en inglés el 29 de septiembre de 2018)