Teamsters chantajea a trabajadores de UPS: vayan a la huelga y perderán el seguro de salud

por Will Morrow
25 agosto 2018

Para ponerse en contacto con el Boletín del Trabajador de UPS del WSWS, haga clic aquí.

En las dos semanas desde la conferencia nacional del 9 de agosto de Teamsters, que endosó sus contratos de concesiones con la gerencia de UPS, la estrategia del sindicato para impulsar su claudicación se ha vuelto aún más flagrante.

Mientras continúan manteniendo a los trabajadores a oscuras sobre la fecha de una votación, Teamsters ahora está enviando burócratas por todo el país para intimidar y chantajear a los miembros para que voten “sí” y amenacen a los trabajadores con que el sindicato saboteará cualquier huelga.

El domingo, una sala de 100 trabajadores de UPS en el Local 547 en San Diego, California, estalló en cólera cuando el director de UPS de Teamsters para la Región Occidental, Andy Marshall, los reprendió por tener el descaro de esperar una lucha para mejorar sus salarios y condiciones.

El acuerdo del sindicato le permite a la compañía crear un nuevo rol “híbrido” de conductor/trabajador de almacén a los que se paga menos que a los conductores actuales y se utilizará para ampliar el trabajo a tiempo parcial de los almacenes a las furgonetas de reparto. Mantiene los salarios de pobreza para los trabajadores de almacén a tiempo parcial, que actualmente reciben tan solo $10 por hora.

Esto, Marshall declaró, “fue lo mejor que pudimos obtener”. En un “mundo perfecto”, los trabajadores obtendrían todo, “pero cuando yo era chico, también quería un poni”. La compañía “tiene que ser competitiva”, dijo.

Cuando los trabajadores se enojaron cada vez más por la propaganda propatronal de Marshall, amenazó con que el sindicato sabotearía las crecientes exigencias de huelga.

Primero, dejó en claro que el sindicato intentará matar de hambre a los trabajadores negándose a usar el fondo de huelga de $160 millones, pagado por las cuotas de los trabajadores. “Háganse una pregunta”, declaró. “¿Pusieron dinero a un lado para poder quedarse afuera? La última huelga [en 1997] fue de 16 días ... Si vamos a la huelga, tienes que preguntarte cuánto tiempo puedes permitirte quedarte allí y qué vamos a lograr ahí fuera”. Luego, dijo que los trabajadores arriesgaban perder la cobertura de salud para ellos y sus familias en caso de una huelga prolongada. “Debes tener un minuto de tiempo en el reloj [cada semana] para que UPS haga una contribución”, dijo. “Nadie va a estar sin seguro de salud a menos que esta huelga dure una gran cantidad de tiempo. El problema es que entras en la semana número tres y tienes una emergencia en tu familia, y tienes que volver y pagar las tres semanas de COBRA [un seguro complementario que cuesta aproximadamente $400 por semana]”.

En otra reunión del Local 70 de Teamsters el mismo día, el Secretario-Tesorero Marty Frates rechazó las sugerencias de los trabajadores de que contactaran a los empleados de Amazon para una lucha común, declarando que “ustedes se estarían quitando su propio trabajo, esa es nuestra competencia”. Cuando un trabajador preguntó por qué los trabajadores de base no podían participar en las negociaciones del contrato, le dijeron que esto estaba “por encima de él”.

Cuando los trabajadores exigieron una mejor redacción en el contrato respecto al acoso en el lugar de trabajo, Frates les dijo que “tuvieran agallas”. Y cuando un trabajador preguntó si habría una huelga si se rechazara el contrato, Frates declaró: “No va a suceder. Nadie quiere eso”.

Estas declaraciones están en línea con la conspiración completa elaborada por Teamsters y UPS. El 10 de julio, el mismo día en que el sindicato publicó el acuerdo, anunció una prórroga indefinida del plazo de negociación después de la expiración del 31 de julio del contrato actual para ganar tiempo y reducir la oposición entre los trabajadores. Al mismo tiempo, los Teamsters han difamado la oposición al contrato como obra de “trolls de internet”.

Es necesario llamar a las organizaciones, como todas las demás cosas, por sus nombres reales. Una organización que exige que los trabajadores trabajen más por menos para aumentar las ganancias de la compañía, que sabotee las huelgas, que amenace a los trabajadores y sus familias a votar por un contrato que les quite aun más, se oponga a unirse con los trabajadores de otros empleadores y conspire con la empresa a diario para llevar a cabo todo esto, no se puede llamar una “organización de trabajadores”. Es una organización de esquiroles y contratista de mano de obra barata.

Teamsters es solo un ejemplo del papel desempeñado por los sindicatos a nivel internacional. Durante los últimos treinta años han suprimido todas las luchas de los trabajadores, reduciendo la actividad de huelga a niveles históricamente sin precedentes y facilitando una transferencia continua de riqueza de la clase trabajadora a la élite empresarial y financiera.

El mismo día que el sindicato votó para apoyar los contratos, la administración de UPS anunció sus pagos trimestrales de dividendos a los accionistas corporativos de más de $700 millones. Extendido durante un año, este dinero extraído del trabajo de cientos de miles de trabajadores a nivel internacional proporcionaría un aumento inmediato de $7.000 a todos los trabajadores de UPS en el mundo, pero en vez de eso se lo entregarán a las firmas de inversión de Wall Street y los multimillonarios que los controlan.

Este es el verdadero significado de la observación de Marshall de que UPS “necesita ser competitivo”. Los trabajadores deben trabajar en almacenes sin aire acondicionado, aumentar sus cuotas de carga de trabajo, reducir su sueldo, sufrir más lesiones —para que todo lo que producen más allá de lo necesario para que ellos puedan sobrevivir sea entregado a los ricos.

Es imposible que los trabajadores luchen por sus propios intereses mientras su lucha esté bajo el control de una organización propatronal de esquiroles conocida como el sindicato Teamsters. Nuevos órganos de lucha, comités de base de trabajo que estén directamente controlados por los trabajadores de base, deben elegirse en los almacenes y centros para que los trabajadores puedan oponerse a la conspiración de UPS-Teamsters y tomar la lucha en sus propias manos.

Dichos comités elaborarían sus propias demandas de huelga. La declaración de Marshall de que el sindicato no pagará el fondo de huelga deja en claro que los trabajadores deben exigir un control total sobre el fondo de huelga. No debe haber más negociaciones secretas entre Teamsters y la compañía; todas las negociaciones deben ser transmitidas en vivo para que todos los trabajadores las vean.

Contra los esfuerzos del sindicato para aislar esta lucha, las delegaciones de los trabajadores deben ser enviadas desde los almacenes y centros a sus homólogos en Amazon, FedEx, USPS, y a otros sectores de la clase trabajadora, para una ofensiva unida.

El Boletín del Trabajador de UPS del WSWS brindará toda la ayuda en tal lucha. Instamos a los trabajadores que deseen asistencia para formar comités de base que se pongan en contacto con nosotros hoy.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de agosto de 2018)