Presidente chino bajo presión por guerra comercial con EUA

por Peter Symonds
6 agosto 2018

Días después de completar un viaje a África y Medio Oriente, el presidente chino, Xi Jinping, convocó el martes una reunión de los 25 miembros del Politburó del Partido Comunista Chino (PCCh) para determinar la política en una variedad de asuntos económicos. La reunión se llevó a cabo en medio de la creciente amenaza de una guerra comercial entre EUA y China y señales de que XI está siendo presionado por críticos y opositores de diferentes facciones dentro de China.

La declaración publicada después del Politburó se refirió a "nuevos problemas y nuevos cambios" que enfrenta la economía china, incluidos "cambios obvios en el entorno externo", es decir, las medidas comerciales de Estados Unidos y las amenazas contra China en particular.

Al día siguiente, la administración de Trump confirmó que estaba considerando elevar los aranceles propuestos en $200 mil millones de productos chinos del 10 al 25 por ciento. Beijing respondió el viernes amenazando con otros $60 mil millones en aranceles a los productos estadounidenses.

La reunión del Buró Político se realizó después de una reunión ejecutiva el 23 de julio del Consejo de Estado, a menudo referido como el gabinete de China, que supervisa asuntos económicos. En mayo, China reportó su primer déficit en cuenta corriente en años, y el último índice de los “gerentes de compras” cayó a un mínimo de cinco meses de 51.2 en julio (más de 50 indica crecimiento). En respuesta a estos signos de una desaceleración de la economía, el Politburó indicó que se tomarían medidas para impulsar el gasto en infraestructura y alentar la investigación y el desarrollo empresarial.

Las medidas de guerra comercial de la administración Trump no están simplemente destinadas a obligar a Beijing a ceder a las demandas económicas de Washington, sino que están más ampliamente orientadas a garantizar el dominio de Estados Unidos en Asia e internacionalmente socavando el régimen del PCCh. Teniendo en cuenta esta agenda, los pronósticos sobre el liderazgo de Xi por parte de los analistas en los EUA y sus aliados deben tratarse con precaución.

Sin embargo, aunque no sugieren que vaya a ser expulsado, varios artículos recientes apuntan a una crítica interna de Xi, solo meses después de que cimentó su poder. En marzo, el Congreso Nacional del Pueblo de China selló los cambios constitucionales que pusieron fin al límite de dos mandatos para el cargo de presidente, lo que posiblemente le permitió a Xi permanecer en el cargo indefinidamente.

Un comentario publicado el 27 de julio en el Australian Financial Review, el analista del Lowy Institute, Richard McGregor, hizo la pregunta: "¿Ha pasado Xi Jinping ahora su apogeo en el poder de China?" Sugiriendo que había "señales de una incipiente recuperación contra el poder absoluto de Xi" dijo que "los susurros provienen de una variedad de fuentes: líderes retirados, facciones rivales dentro del PCCh, la intelectualidad y el equipo encargado de elaborar las políticas económicas".

McGregor señaló que Xi estaba bajo presión como resultado de las agresivas medidas comerciales de Trump. "A Xi no se le puede culpar por Trump", comentó. "Sus rivales, sin embargo, se han aferrado a las relaciones deterioradas con un palo para golpear a Xi en la cabeza. Trump a menudo habla de su ‘buen amigo’ Xi. Pero el presidente de EUA se está comportando de hecho como un amigo con su compañero en Beijing”.

En una línea similar, el New York Times citó esta semana los comentarios de Jia Qingguo, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Beijing. "China debería adoptar un perfil más bajo al tratar con asuntos internacionales. No crees que estamos a punto de suplantar al modelo estadounidense ", dijo en un foro reciente.

En un artículo del 1 de agosto titulado "El control de Xi decayó en medio de la parálisis en la política comercial", el analista de la Fundación Jamestown Willy Wo-Lap Lam sugirió que si bien la posición de Xi no estaba desafiada, "su autoridad parece algo disminuida". Continuó: "En general, se considera que Xi no logra frustrar lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China llama las tácticas ‘hegemónicas’ y lingba (matonería) de Trump”.

A pesar de la retórica robusta de Xi y el anuncio de aranceles de represalia, Lam señaló una serie de pasos que indican movimientos del régimen chino para adoptar un enfoque más prudente desde junio. Señaló que Beijing ordenó el cese de las referencias de los medios a la estrategia "Hecho en China 2025" para desarrollar tecnologías de vanguardia para competir a nivel mundial, a lo que Washington se ha opuesto. También señaló que a mediados de julio, el Departamento de Propaganda del PCCh prohibió el uso de los medios de la frase "guerra comercial", en un intento por atenuar las tensiones con Estados Unidos.

La dirección del PCCh está claramente preocupada por el impacto económico de la escalada de las sanciones comerciales de ojo por ojo con Estados Unidos. La economía china ya se ha desacelerado significativamente, con un objetivo de crecimiento oficial para 2018 de solo 6.5 por ciento. Si bien las cifras del segundo trimestre registraron un crecimiento anualizado de 6.7 por ciento, el patrón es desigual en todo el país. Las regiones más deprimidas, como Jilin en el "cinturón de óxido" del norte, reportaron un crecimiento de solo 2.5 por ciento durante la primera mitad del año.

El bajo crecimiento y el aumento del desempleo exacerbarán las tensiones sociales y socavarán la autoridad política del régimen del PCCh. Habiendo prácticamente abandonado todas las pretensiones socialistas, se ha basado en las altas cifras de crecimiento y en avivar el nacionalismo chino para atraer a sectores de la clase media en particular.

La consolidación de Xi como hombre fuerte burocrático, constantemente referido como el "núcleo" del partido y el estado, no es un signo de fortaleza sino de la fragilidad del régimen. Él se está formando para contener las luchas entre facciones dentro del PCCh y también para tratar de suprimir las crecientes tensiones de clase mediante el uso de métodos del estado policial.

Si bien la restauración capitalista en China desde 1978 ha llevado a un rápido crecimiento económico, también ha llevado a un abismo social cada vez mayor entre ricos y pobres. El Informe Mundial de Desigualdad de 2018 señaló que en 1978, la proporción del ingreso nacional del 10 por ciento superior de la población y el 50 por ciento inferior era aproximadamente igual. Para 2015, sin embargo, el 10 por ciento superior tomó el 42 por ciento del ingreso nacional, en comparación con solo el 15 por ciento para la mitad inferior de la población.

El régimen del PCCh es muy consciente de la posibilidad de una explosión social, a pesar del extenso aparato represivo de China, ya que los niveles de vida de la clase trabajadora se deterioran. Las amenazas estadounidenses de guerra comercial y una nueva desaceleración económica están alimentando las diferencias de facciones dentro de la burocracia del PCCh sobre cómo contrarrestar ese peligro, y esto está minando la posición de Xi como un hombre fuerte político.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de agosto de 2018)