La amenaza de despido masivo por Ryanair plantea la necesidad de una lucha coordinada a nivel mundial de los trabajadores en aerolíneas

por Steve James
3 agosto 2018

Los pilotos de la aerolínea económica Ryanair, miembros de la Asociación Irlandesa de Pilotos de Aerolíneas (IALPA), realizarán una cuarta huelga de un día el viernes en busca de mejores salarios y mejores condiciones. A principios de esta semana, los pilotos de Ryanair en Alemania, miembros del sindicato Vereinigung Cockpit, votaron en un 96 por ciento a favor de la huelga en apoyo de mejores condiciones de trabajo.

Las huelgas irlandesas y el voto alemán llegaron días después de la acción más grande en los 34 años de historia de la compañía, que vio huelgas de un día por parte de la tripulación de cabina en España, Bélgica y Portugal.

Los paros no solo muestran que existen condiciones objetivas para una lucha internacional unificada por parte de trabajadores de líneas aéreas, operador de equipaje, controladores de tránsito aéreo y sectores más amplios de la clase trabajadora en defensa del nivel de vida y las condiciones de trabajo, sino también que existe un amplio apoyo para tal ofensiva

Otras disputas recientes de Ryanair incluyen una huelga de cuatro horas de pilotos en Alemania a fines del año pasado, antecedida por tres días de huelga de la tripulación de cabina en Portugal.

Estas acciones son adicionales a los ataques amenazados por parte de los operadores de equipaje de Menzies Aviation en los aeropuertos de Luton, Manchester y Aberdeen en Gran Bretaña y el aeropuerto Schipol de Amsterdam, aunque todas las huelgas menos las de Manchester fueron canceladas.

Entre febrero y abril, la tripulación de tierra y vuelo de Air France votó y suspendió durante 15 días las ofertas salariales recomendadas por los sindicatos.

Los controladores de tráfico aéreo en Francia también se fueron a la huelga el mes pasado. Según Eurocontrol, la agencia de control de tráfico aéreo de la Unión Europea, el volumen total de tiempo de vuelo retrasado durante 2018 debido a las huelgas de los controladores de tráfico aéreo será un 53 por ciento más alto que en 2017. La aerolínea de presupuesto Easyjet se quejó de que 2.600 vuelos fueron cancelados este trimestre, en comparación con 314 el año pasado.

Ryanair tiene la intención de defender su modelo de negocios, basado en bajos salarios y largas jornadas de trabajo. La semana pasada, emitió un "aviso de protección" de 90 días, amenazando el despido de más de 100 pilotos y 200 tripulantes de cabina con base en el aeropuerto de Dublín. El director de operaciones, Peter Bellew, se quejó de un descenso en las reservas "en parte como resultado de las recientes huelgas de los pilotos irlandeses". Dejó en claro que la compañía tenía la intención de victimizar a los trabajadores como una advertencia a otros.

Lo que es más sorprendente es que esta amenaza se produjo luego de la decisión del año pasado por parte de la compañía de revertir su postura tradicional de reconocimiento del sindicato opositor.

Con la escasez de pilotos, la compañía no ha podido retener al personal. El año pasado, Ryanair se vio obligado a cancelar hasta 20.000 vuelos. Su fuerza de trabajo aprovechó la oportunidad para buscar mejoras en sus condiciones, mientras impulsaba los acuerdos de reconocimiento sindical en las 87 bases de la compañía.

En ese momento, el CEO de Ryanair, Michael O'Leary, criticó las "ridículas demandas de ineficiencias heredadas. ... Estamos totalmente preparados para enfrentar cualquier interrupción si eso significa defender nuestra base de costos o nuestro modelo de alta productividad”.

Por ineficiencias "heredadas", O'Leary se refiere a los salarios y las condiciones de trabajo de los pilotos en los competidores más antiguos de Ryanair, que, aunque bajo asalto, siguen siendo significativamente mejores que los de Ryanair.

En el punto álgido de esta crisis, Ryanair decidió firmar un acuerdo de reconocimiento con BALPA, el sindicato británico de pilotos, que incluye 10.000 pilotos y está reconocido por 23 empresas diferentes. Una cuarta parte de los pilotos y aviones de Ryanair tienen su sede en el Reino Unido.

También se han firmado otros acuerdos de reconocimiento sindical.

El hecho de que este cambio haya sido seguido por las amenazas de despedir a los trabajadores en huelga confirma que los sindicatos han sido incorporados a la empresa por la administración para actuar como una fuerza de policía industrial sobre los miembros recién contratados.

Ryanair no se retiró de su ofensiva anti obrera, solo reconoció tardíamente el papel desempeñado por los sindicatos en todas partes en nombre de las corporaciones y la administración.

La respuesta inmediata del sindicato irlandés Forsa, del que IALPA forma parte, a la amenaza de despido de Ryanair demostró que la confianza de la compañía en los sindicatos es bien sólida. En su comunicado de prensa se quejó cortésmente de que Ryanair mostraba "falta de voluntad y / o incapacidad para implementar la intención declarada de la línea aérea de acordar condiciones de trabajo" a través de la negociación con los sindicatos.

Forsa buscó presentar los despidos como estacionales. "Es una práctica normal", continuó el comunicado de prensa, "que las aerolíneas reduzcan su actividad en los meses de invierno". A la luz de esto, y de la reciente dificultad de Ryanair para reclutar y retener suficientes pilotos para cumplir sus cronogramas, no está claro si el movimiento provocador de hoy anuncia un cambio significativo en la práctica normal”.

Finalmente, pidió la "facilitación de terceros" para resolver la disputa.

Cualquier organización de trabajadores genuina habría exigido inmediatamente a Ryanair que se retractara de sus amenazas y buscara la lucha más combativa y unida por todos los trabajadores de la empresa en todo el mundo. Pero tal lucha es un anatema para los sindicatos.

Esto se ilustra con la experiencia de los trabajadores en la empresa transnacional de venta al por menor y entrega, Amazon. Un artículo del 23 de julio, "The global strike surfaces" [La huelga global emerge], en el periódico catalán La Vanguardia, comentó que la acción de Ryanair apuntó al surgimiento de luchas obreras internacionalmente coordinadas.

Citando la amenaza anterior de Ryanair de despedir a la tripulación de cabina en Portugal y reemplazarlos por trabajadores en otros países, señaló que los empleados de la aerolínea económica, junto con los de Amazon, Deliveroo y otras compañías, "han entendido que las estrategias globales solo pueden ser respondidas con respuestas globales ".

El artículo destaca una reciente reunión en Roma celebrada por miembros de Uni Global Union con respecto a Amazon. Los funcionarios, que representan ostensiblemente a 20 millones de trabajadores, "discutieron la posibilidad de una huelga global en los centros de Amazon en Europa", escribió el periódico, pero "al final optaron por dejarlo para más adelante... "

No es que los sindicatos decidieron dejar una "huelga global" por parte de los trabajadores de Amazon hasta una fecha posterior. Más bien, han estado trabajando para evitar tal desarrollo durante meses mediante el aislamiento y sabotaje de huelgas en un país tras otro, en condiciones en las que están plenamente conscientes del potencial de detener la cadena europea de Amazon, sino incluso toda su cadena global.

Mientras los trabajadores luchaban contra la planta española de Amazon en San Fernando de Henares, los sindicatos se aseguraron de que las operaciones continuaran normalmente en su centro de distribución en Alcobendas, a media hora en coche al noroeste, y en Getafe, media hora al suroeste, donde, en las cuatro semanas anteriores a la huelga, la compañía contrató hasta 350 nuevas contrataciones temporales.

El año pasado, los sindicatos españoles confabularon con Amazon en una protesta en una de las instalaciones de la compañía en el norte de Italia durante las ventas del Viernes Negro al permitir un aumento en la carga de trabajo en la planta de la compañía en Barcelona.

El rol de los sindicatos en Amazon no es expandir las huelgas, sino aislarlas y limitar cualquier acción a un paro de 24 horas, con trabajadores de agencias no sindicalizados separados de los huelguistas.

La necesidad de una acción industrial coordinada a nivel mundial contra las corporaciones organizadas internacionalmente se está haciendo evidente para un gran número de trabajadores. La producción que se integra a través de las fronteras nacionales reúne a la clase trabajadora internacional de una manera nunca antes posible. No solo los trabajadores a menudo comparten los mismos empleadores, las condiciones y los agravios terribles, sino que tienen la capacidad de comunicar su oposición y organizarse colectivamente, gracias a la tecnología moderna y al uso de las redes sociales.

Estos procesos globales han fortalecido enormemente la posición de la clase trabajadora contra el capital. Una lucha de los trabajadores en cualquier lugar del planeta puede convertirse rápidamente en un punto de reunión para los trabajadores de todo el mundo.

Sin embargo, el problema central que enfrentan los trabajadores de Ryanair, Amazon o cualquier corporación importante es que deben desarrollar su lucha en una rebelión política y organizacional contra los sindicatos, cuya única función es sofocar la lucha de clases. Para hacerlo, deben establecer comités de base independientes que puedan vincular a los trabajadores con sus hermanos y hermanas en una lucha mundial contra la explotación basada en un programa anticapitalista y socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 2 de agosto de 2018)