La administración de Trump rechaza una caravana de inmigrantes que solicitan asilo en la frontera de Estados Unidos con México

por Eric London
1 mayo 2018

El domingo, las autoridades de inmigración de los Estados Unidos rechazaron a unos 200 inmigrantes centroamericanos que buscaban solicitar asilo en la frontera entre Estados Unidos y México. Mientras los trabajadores y jóvenes que huían de la represión asesina en países dominados durante mucho tiempo por el imperialismo estadounidense coreaban: “¿Por qué nos matan? ¿Por qué nos castigan por buscar una vida mejor?”, agentes de Protección de Aduanas y Frontera (CBP) anunciaron que habían colmado su capacidad y no procesarían las solicitudes. Dijeron que las solicitudes de asilo de los refugiados se considerarán en los próximos días.

Los inmigrantes buscaron entregarse en la frontera cerca de San Diego para escapar de la guerra, la violencia y la pobreza en sus países de origen. Un total de 400 inmigrantes, en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador, llegaron a la frontera el viernes después de participar en un viaje de una semana por México como parte de la caravana “Gente sin Fronteras”.

La caravana se lleva a cabo cada año para proteger a las personas que buscan asilo de la agresión sexual generalizada, el secuestro y la violencia que enfrentan los inmigrantes cuando viajan solos o en grupos pequeños. El presidente Donald Trump ha utilizado la caravana de este año para retratar a los Estados Unidos como invadido por inmigrantes con el fin de avivar los sentimientos xenófobos e intensificar su asalto a los trabajadores inmigrantes.

El 23 de abril, Trump tuiteó: “He ordenado al Secretario de Seguridad Nacional que no permita que estas grandes caravanas de personas ingresen a nuestro país. Es una desgracia. ¡Somos el único país en el mundo tan ingenuo! MURO”.

La administración respondió a la llegada de los solicitantes de asilo con amenazas de enjuiciamiento y detención indefinida. La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, emitió un comunicado declarando: “Si entras ilegalmente a nuestro país, habrás violado la ley y serás remitido para enjuiciamiento”.

Su declaración pasó a amenazar a los solicitantes de asilo, sus abogados y defensores sin fines de lucro con el encarcelamiento federal con el pretexto de que los inmigrantes podrían mentir en sus solicitudes de asilo. “Si realizas una declaración de inmigración falsa”, dice la declaración, “has infringido la ley y serás remitido a enjuiciamiento. Si asistes o capacitas a un individuo para realizar una declaración de inmigración falsa, has infringido la ley y serás remitido para enjuiciamiento”.

Los funcionarios de inmigración también han anunciado que separarán a madres y padres de sus hijos, y posiblemente los enviarán a lugares a cientos de millas entre sí. Tras el fallo del Tribunal Supremo de marzo según el que los inmigrantes no tienen derecho a fianza, quienes soliciten asilo se enfrentan a la posibilidad de ser detenidos durante años mientras se presentan sus solicitudes de asilo en los tribunales.

En los últimos 30 años, los representantes de los partidos Demócrata y Republicano han votado abrumadoramente por restringir la capacidad de los inmigrantes para obtener asilo. Como resultado de estos esfuerzos bipartidistas, al 90 por ciento de los solicitantes mexicanos se les niega el asilo. La tasa de denegación para los salvadoreños es del 83 por ciento, para los hondureños del 80 por ciento y para los guatemaltecos del 78 por ciento.

En el transcurso de los últimos 15 años, el número de solicitantes de asilo de estos países ha crecido en 408 por ciento para los mexicanos, 150 por ciento para los hondureños, 50 por ciento para los salvadoreños y 20 por ciento para los guatemaltecos. Entre el 25 por ciento y el 40 por ciento de los solicitantes de asilo de estos países no están representados por abogados en sus procedimientos de inmigración. No existe el derecho de la Sexta Enmienda a un abogado en el sistema de inmigración estadounidense.

El creciente flujo de inmigrantes desesperados desde América Central es el resultado de más de un siglo de opresión imperialista a manos de los Estados Unidos, que ha devastado estas sociedades. América Latina es la región más desigual del mundo como resultado de repetidas intervenciones militares estadounidenses, asesinatos en masa por escuadrones de la muerte respaldados por la CIA y la violencia estatal de dictadores instalados allí para calmar la disidencia y proteger la capacidad de las corporaciones estadounidenses para explotar la mano de obra y los recursos.

Los crímenes de las autoridades de inmigración se extienden al interior del país. Según un informe de Los Angeles Times la semana pasada, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha encarcelado a más de 1.480 ciudadanos estadounidenses solo desde 2012. El informe del Times señala que ICE encarceló a un niño de 10 años del Área de la Bahía de San Francisco que estuvo detenido en Texas durante dos meses. El informe explica:

“Las víctimas incluyen un paisajista arrebatado en un estacionamiento de Home Depot en Rialto y detenido durante días a pesar de los intentos de su hijo de mostrar a los agentes el pasaporte estadounidense del hombre; un residente de Nueva York encerrado por más de tres años luchando contra los esfuerzos de deportación después de que un agente federal confundió a su padre con alguien que no era ciudadano estadounidense; y una ama de llaves de Rhode Island fue atacada por error dos veces, lo que resultó en que pasara una noche en prisión por segunda vez a pesar de que su esposo le había llevado su pasaporte estadounidense a una audiencia en la corte”.

La mayor parte de estas detenciones se llevó a cabo bajo la administración de Obama, que también deportó a 2,7 millones de inmigrantes.

El Partido Demócrata ha abandonado el tema de la inmigración. Como resultado, ha colocado a 1,8 millones de personas que fueron traídas a los Estados Unidos cuando eran niños y recibieron protección temporal bajo el programa de Acción Diferida para Llegadas en la Infancia (DACA) en riesgo de deportación luego de la cancelación del programa por parte de Trump en marzo. Ese mismo mes, los demócratas apoyaron un acuerdo presupuestario que aumentó los fondos para ICE en más de $600 millones y le dio a Trump miles de millones para militarizar el área fronteriza.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de abril de 2018)