Los gobiernos estatales y federales de EUA inician una guerra contra los trabajadores y los pobres

por Kate Randall
26 abril 2018

"Estados Unidos es fuerte y regresa rugiendo. Los salarios están subiendo. Los impuestos están bajando. Las empresas están invirtiendo en nuestro gran país. Y lo más importante, el pueblo estadounidense está ganando", escribió Donald Trump en una columna de invitado publicada por USA Today y varios periódicos en los Estados Unidos la semana pasada.

Estas engañas contrastan fuertemente con la realidad que enfrentan millones de hogares en todo el país que luchan por poner comida sobre la mesa, mantener un techo sobre sus cabezas y mantener su salud. En lo que puede describirse solo como una cruzada sádica, la elite gobernante está iniciando una guerra contra los segmentos más vulnerables de la sociedad estadounidense en forma de recortes a los programas sociales de los que depende la gente para evitar que sigan sumidos en la pobreza y la desesperación.

Mientras Trump y las salas de juntas corporativas celebran la economía "prospera" y las crecientes reservas de dinero para los súper ricos, están buscando formas de destripar lo que queda de la red de seguridad social para millones de trabajadores y pobres. Un componente clave de este asalto es la imposición de requisitos laborales para los beneficiarios de Medicaid y el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), comúnmente conocidos como cupones de alimentos.

Con el objetivo de ampliar los requisitos de trabajo, a principios de este mes el presidente Trump ordenó a las secretarias de seis departamentos federales que busquen nuevas formas de destripar los programas existentes e imponer requisitos de trabajo onerosos para continuar la asistencia. Medicaid, cupones de alimentos, asistencia de vivienda y programas de asistencia social se enfrentan a una disminución sustancial por la orden ejecutiva del presidente.

Más de 67 millones de personas actualmente están cubiertas por Medicaid, el programa de seguro de salud para los pobres administrado conjuntamente por el gobierno federal y los estados. Alrededor de 1,7 millones de estos podrían verse afectados por los requisitos de trabajo que se proponen en 10 estados, según un informe reciente del PwC Instituto de Investigaciones de la Salud. Los destinatarios de los requisitos de trabajo representan casi $8 mil millones en gastos médicos anuales y son estos fondos que el gobierno federal y estatal quieren recuperar en la mayor medida posible.

Con cara seria, los funcionarios de la administración Trump dijeron a los directores estatales de Medicaid en enero que los requisitos de trabajo o "participación comunitaria", “promoverían una mejor salud mental, física y emocional” y ayudarían a las familias a “salir de la pobreza y lograr la independencia”. De hecho, castigaría a los desempleados o subempleados empujándolos a una pobreza más profunda y robándoles el seguro de salud en el trato.

Se estima que 42 millones de personas reciben beneficios de SNAP, con un beneficio promedio por hogar de solo $128 por mes. Los republicanos han propuesto disposiciones sobre el requisito de trabajo en el proyecto de ley agrícola que ahora se está tramitando en el Congreso y que, si se promulga, reduciría los beneficios para 2 millones de personas o los eliminaría por completo, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

La medida requeriría que la mayoría de los adultos, de entre 18 y 59 años, trabajen al menos 20 horas a la semana, estar inscritos en capacitación laboral o buscando trabajo bajo la supervisión de un administrador de casos. Todos menos los ancianos tendrían que presentar facturas de servicios. En un giro particularmente cruel, los beneficiarios actuales de SNAP con mayores probabilidades de enfrentar recortes serían los hogares que trabajan aquellos con miembros que trabajan pero que reciben salarios tan bajos que califican para recibir asistencia alimentaria.

Según el Centro de Presupuesto y Prioridades de Políticas (CBPP), muchas personas quedarían sin apoyo por no poder documentar el trabajo 20 horas a la semana, sus empleadores reducirían sus horas de trabajo por debajo de 20, o no podrían trabajar debido a un problema de salud mental o física, pero no presentaron la documentación necesaria para documentar su condición.

El proyecto de ley asignaría solo $1 mil millones al año para el empleo, programas de gran falta de fondos que tendrían que proporcionar lugares para unos 3 millones de personas o más cada mes que no están empleados. La intención es clara: obligar a las personas a cumplir con requisitos de trabajo imposibles, establecer programas de capacitación de trabajo simulado y, cuando no cumplen, quitarles sus beneficios.

Wisconsin ha estado a la vanguardia del ataque a los beneficiarios de cupones de alimentos. En febrero, el estado aprobó una ley que prohíbe que los beneficiarios de cupones de alimentos posean un automóvil valorado en más de $ 20.000. Esta regulación significa que para recibir los beneficios SNAP ya insuficientes, una familia tendría que deshacerse de un vehículo confiable, la única manera en muchas áreas para ir al trabajo.

En 2013, el gobernador de Wisconsin, republicano Scott Walker, firmó una ley que exige que los adultos sin hijos que no están discapacitados trabajen al menos 20 horas a la semana o que asistan a programas de capacitación en los pocos centros dispersos por todo el estado para seguir recibiendo cupones de alimentos.

Walker también impuso la prohibición a los destinatarios de SNAP que poseen automóviles de valor de $20.000 con la declaración absurda de que quería asegurarse de que "la gente con mansiones gigantes y automóviles sofisticados no reciban cheques de bienestar mientras que los trabajadores contribuyentes tengan que pagar la factura". Esto de un hombre que vive en la mansión del gobernador en Oak Bluff —con 34 habitaciones, 13 baños y siete habitaciones y chimeneas— y es conducido por escoltas de la policía estatal, todo a expensas de los mismos trabajadores contribuyentes.

Este ataque a los beneficios de cupones de comida en Wisconsin ha producido una reducción del 28 por ciento en el gasto de SNAP, de $1,2 mil millones en 2013 a alrededor de $867 millones en 2017, según un informe detallado del lunes en el Washington Post. Funcionarios del estado informan que solo 25.000 de los 700.000 beneficiarios de cupones de alimentos en el estado han encontrado trabajo, mientras que a más de 86.000 personas se les cortó el cupón de alimentos sin informar haber conseguido trabajo.

Tales recortes tienen un doble propósito: recortar los gastos para financiar las reducciones de impuestos adicionales para los ricos y asignar a los pobres hambrientos a empleos de bajos salarios en nuevos centros de explotación capitalista como el que se está estableciendo para Foxconn, el gigante subcontratista taiwanés de Apple y otras empresas de aparatos electrónicos de consumo. Foxconn descubrió que puede operar de manera igual de lucrativa en el sureste de Wisconsin, con mano de obra barata y reducciones de impuestos estatales, como en sus famosas fábricas de explotación en el sur de China.

Mientras que Trump y los republicanos planean la expansión de los requisitos laborales para los programas sociales, los demócratas en el Congreso han ofrecido una respuesta tibia. Como era de esperar, los senadores Bernie Sanders de Vermont y Elizabeth Warren de Massachusetts presentaron una legislación que saben que no tiene posibilidades de aprobar, pero les permite posarse como campeones de los "niños más vulnerables" del país. Su SNAP para la Ley KIDS aumentaría la ayuda alimentaria para niños en edad escolar por un miserable $42 al mes.

Estas maniobras no pueden ocultar la responsabilidad conjunta de los dos partidos controlados por las empresas por la catástrofe que enfrenta la clase trabajadora.

Fue el presidente demócrata Bill Clinton quien modeló su destrucción del "bienestar tal como lo conocemos" en 1996, poniendo fin al derecho federal con la aprobación del acto de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, sobre el ejemplo del gobernador Tommy Thompson de Wisconsin (1987-2001), quien limitó cuánto tiempo los pobres podrían recibir asistencia en efectivo. La "reforma" de bienestar de Clinton produjo los resultados esperados, reduciendo el número de familias con asistencia social de 12,4 millones en 1996 a 4,6 millones en 2012.

Ahora, mientras el presidente Trump ha promocionado la Ley de Recortes y Empleos Fiscales de 2017 como una gran ayuda para contratar, dos tercios de los encuestados de la Asociación Nacional de Economía Empresarial dicen que los recortes de impuestos no han cambiado sus planes sobre contratación e inversión.

Al contrario, el presidente de la Cámara, Paul Ryan de Wisconsin, se ha aprovechado del impacto del acto —un aumento la deuda nacional por un estimado de $1,5 billones en los próximos 10 años— para pedir una "reforma de beneficios" en manera de recortes más profundos a Medicaid y cupones de alimentos, pero con el objetivo final de desmantelar Medicare, el programa de seguro de salud para personas mayores y el programa de jubilación de la Seguridad Social.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de abril de 2018)