La economía mundial en peligro de ser “destrozada”

por Nick Beams
14 abril 2018

En la víspera de la reunión anual de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington la próxima semana, su directora gerente, Christine Lagarde, advirtió de que el sistema de comercio internacional corre el riesgo de ser destruido debido al creciente proteccionismo.

En un discurso en la Universidad de Hong Kong el miércoles, Lagarde dijo: “El sistema de comercio multilateral ha transformado nuestro mundo en la última generación. Pero ese sistema de reglas y responsabilidad compartida ahora corre el peligro de ser destrozado. Esto sería un fracaso inexcusable de la política colectiva”.

Lagarde no citó específicamente las acciones de la administración Trump y sus planes de imponer aranceles sobre hasta $150 mil millones de bienes chinos anualmente, pero se refirió a la afirmación de “algunas personas” de que los desequilibrios comerciales eran causados por prácticas comerciales “desleales”.

Si bien tales prácticas existieron, dijo Lagarde, los desequilibrios comerciales bilaterales en general fueron una instantánea de la división del trabajo entre las economías, incluidas las cadenas de valor mundiales.

La primera prioridad para la economía global era que los gobiernos “se mantuvieran alejados del proteccionismo en todas sus formas”, una llamada que ha sido una característica habitual de los recientes pronunciamientos de política del FMI.

Sin embargo, es una medida de cuán lejos y cuán rápido se mueven los acontecimientos en la otra dirección, que hace un año esas llamadas se dirigieron a la oposición de los Estados Unidos a que se incluyera un compromiso de “resistir el proteccionismo” en las declaraciones de los foros económicos mundiales. Hoy las llamadas están dirigidas a acciones ya iniciadas por la administración Trump.

Se espera que el FMI mantenga su evaluación positiva para el crecimiento económico mundial cuando emita su evaluación de Perspectivas de la economía mundial. El crecimiento en 2017 llevó a la opinión de que, finalmente, después de casi una década, se estaban superando los efectos de la crisis financiera de 2008.

Lagarde dijo que el FMI aún podría ver el impulso mundial y continuó siendo optimista. Pero si bien la imagen global actual sigue siendo brillante, “podemos ver nubes más oscuras que se avecinan”.

La realidad es que el impulso esperado para 2018 y 2019 finalmente se ralentizará, dijo. “Se ralentizará debido a la desaceleración del estímulo fiscal, incluso en los EUA y China; y debido al aumento de las tasas de interés y las condiciones financieras más estrictas a medida que los principales bancos normalizan la política monetaria”.

A largo plazo, con el envejecimiento de la población y la baja productividad, “tiene una perspectiva desafiante a mediano plazo, especialmente en el mundo avanzado”, dijo.

Sin embargo, hay indicios de que incluso las predicciones del FMI sobre un crecimiento sólido en los próximos 18 meses podrían no cumplirse. En un artículo publicado el 8 de abril, el Wall Street Journal señaló que se estaban formando “grietas” en la historia del crecimiento mundial, con una reevaluación del escenario de que el crecimiento estaba “a punto de salir volando de un largo período de debilidad”.

En el período reciente, “el regreso global ha sido un poco rutinario”, decía el artículo. “En los EUA, los medidores de actividad de manufactura y servicios han estado retrocediendo. Las ventas minoristas llevan tres meses consecutivos cayendo, el gasto en construcción se desaceleró a comienzos de año y las ventas de automóviles se han estancado en gran medida”. Además de esto, el mes pasado hubo una fuerte desaceleración en el crecimiento del mercado laboral de los EUA.

Un artículo reciente del Financial Times también apuntaba a una desaceleración del crecimiento, planteando la pregunta: “¿Está empezando a bullir la economía global?”. Afirmaba: “A pesar de la saludable situación del empleo, las ventas minoristas estadounidenses cayeron inesperadamente en enero y no alcanzaron los pronósticos en febrero. Las ventas minoristas europeas y chinas también estuvieron por debajo de las expectativas de los economistas en febrero, y los índices de los gerentes de compras se han debilitado en casi todas partes”.

El artículo citó una encuesta del Bank of America de gestores de fondos el mes pasado en la que un récord del 74 por ciento concluyó que la economía mundial estaba ahora en su “último ciclo” y apuntó comentarios del administrador de fondos de cobertura Stephen Jen de que la actual turbulencia en los mercados bursátiles podría ser el principio del fin del mercado alcista.

Según Jen, la “calma que el mundo ha disfrutado fue el resultado de los esfuerzos políticos hercúleos que tendrán consecuencias negativas en los próximos trimestres. La calma probablemente será seguida por una tormenta”.

Jen se refería a la inyección de billones de dólares en el sistema monetario global por parte de la Reserva Federal de los EUA y los otros principales bancos centrales, que han jugado un papel clave en alimentar la especulación bursátil, sobre todo en Estados Unidos. Pero con los bancos que buscan “normalizar” la política monetaria elevando las tasas de interés, esto podría llevar a un colapso de la burbuja financiera.

Significativamente en su discurso de Hong Kong, Lagarde dijo que, como resultado de las condiciones financieras fáciles, la deuda global —pública y privada— ahora había alcanzado un máximo histórico de $164 billones.

La deuda privada constituía dos tercios del total, y la deuda pública alcanzó niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial. Lagarde dijo que si las tendencias actuales continuaban, “muchos países de bajos ingresos enfrentarán cargas de deuda insostenibles”.

“La conclusión es que la gran carga de la deuda ha dejado a los gobiernos, las empresas y los hogares más vulnerables a un endurecimiento repentino de las condiciones financieras. Este cambio potencial podría provocar correcciones del mercado, preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda y reversiones del flujo de capital en los mercados emergentes”.

Era necesario utilizar la “ventana de oportunidad” actual para prepararse para los desafíos futuros “creando espacio para actuar cuando inevitablemente se produzca la próxima recesión”.

Sin embargo, otra “desaceleración” no será una simple fluctuación en el ciclo económico, sino una gran crisis porque no se ha resuelto ninguna de las contradicciones subyacentes que produjeron la crisis financiera de 2008. De muchas maneras, como lo muestran las cifras de la deuda, se han intensificado en condiciones en las que todo el comercio internacional y el orden económico están, en palabras de Lagarde, “en peligro de ser destrozados”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de abril de 2018)