Alemania: la reelección de Merkel y la lucha contra el militarismo, los recortes en el bienestar y la dictadura

por Johannes Stern
16 marzo 2018

Con la reelección de Angela Merkel (Unión Demócrata Cristiana, CDU) como canciller y la juramentación del nuevo gabinete federal por parte del presidente Frank-Walter Steinmeier (Partido Socialdemócrata, SPD), asume el poder el gobierno alemán más derechista desde la caída del Tercer Reich.

La renovada alianza del SPD y la “Unión” Demócrata Cristiana (CDU/CSU), forjada en una conspiración política de seis meses a espaldas del pueblo, no continuará simplemente con las políticas de la antigua gran coalición. Aumentará drásticamente el retorno del militarismo alemán y el establecimiento de un moderno estado policial y llevará a cabo una nueva ronda de brutales ataques sociales contra la clase trabajadora.

El acuerdo de coalición, firmado por los líderes de la Unión y el SPD el lunes, casi duplica el presupuesto militar para 2024 y prevé contratar a más de 10.000 nuevos agentes de policía. Además, los partidos de la coalición acordaron adoptar la política de refugiados de la ultraderechista Alternativa para Alemania y (AfD) endurecer los dictados de austeridad con los que el gobierno alemán ha llevado a millones de trabajadores y jóvenes de toda Europa a la pobreza, el desempleo y la desesperación en los últimos tiempos.

Bajo condiciones de explosivas tensiones económicas, sociales y geopolíticas, la clase dominante no solo está presionando por la rápida implementación del programa de coalición reaccionaria, sino que exige que el gobierno vaya más allá. Por ejemplo, el diario comercial Handelsblatt pidió el martes la “Mejora de la Gran Coalición” y comentó: “Si la tercera gran coalición de Merkel se fuera a cumplir aquí y ahora, eso sería un avance”. Pero si la alianza, como afirman los tres líderes del partido, durara cuatro años, tendrá que ir más allá de lo acordado. Eso ya está siendo forzado por la presión del exterior”.

“El acuerdo de coalición ya está parcialmente desactualizado”, anunció el portavoz de las grandes empresas alemanas. “Entre el acuerdo de anoche y su firma actual, el presidente estadounidense Donald Trump anunció aranceles punitivos y amenazó con una guerra comercial”. Por lo tanto, la “cuestión de la competitividad de la economía alemana” podría “plantearse más rápidamente de lo que los representantes de la Unión y el SPD consideraron en sus negociaciones”. Como resultado, el acuerdo de coalición debe ser “el punto de partida del próximo gobierno, no el final”.

Por “competitividad”, Handelsblatt quiere decir créditos impositivos multimillonarios al estilo Trump para las empresas alemanas, también con recortes salariales simultáneos y despidos masivos. Todo esto ha sido planeado durante mucho tiempo. Solo en los últimos días, Deutsche Bank, Postbank, Airbus, RWE y Eon anunciaron planes para destruir miles de empleos en estrecha cooperación con los sindicatos. Plantas enteras están amenazadas de cierre en Siemens, Bombardier y ThyssenKrupp.

A principios de esta semana, la arrogante declaración del nuevo ministro de Salud, Jens Spahn (CDU), de que las llamadas reformas laborales y sociales de Hartz IV significaban “todos tienen lo que necesitan para vivir”, resumió el carácter antisocial del nuevo gobierno en pocas palabras. Uno podría desear que aquellos como Spahn tuvieran que pasar al menos unos días en un “mini trabajo” mal pagado o como coleccionista de botellas en el frío invierno de Berlín para completar sus beneficios de Hartz IV, que apenas son suficientes para sobrevivir.

Ahora es internacionalmente conocido —y puede leerse en innumerables estudios— que las llamadas “reformas” de Hartz del gobierno del SPD-Partido Verde convirtieron a Alemania en uno de los países con mayor desigualdad social —y más pobre— de Europa.

Todo el gabinete refleja el carácter de extrema derecha y antiobrero del nuevo gobierno. El ministro del interior y de la patria es el presidente de la CSU Horst Seehofer, quien el domingo en el periódico Bild presentó un “plan maestro para deportaciones más consistentes”, vigilancia masiva y otras medidas estatales policiales. Olaf Scholz, quien representa el curso de austeridad y de ley y orden del SPD como ningún otro, será el nuevo ministro de finanzas. Como secretario general del SPD, Scholz apoyó la Agenda 2010 y los ataques de Hartz sobre bienestar y derechos laborales; como ministro de trabajo en la primera gran coalición de Merkel, elevó la edad de jubilación a 67, y como alcalde de Hamburgo, organizó la brutal operación policial contra las protestas del G20.

Sobre todo, la gran coalición acelerará el regreso de Alemania a una agresiva política exterior y de gran potencia promulgada por la saliente y entrante ministra de defensa Ursula von der Leyen (CDU), Steinmeier y su predecesor Joachim Gauck en la Conferencia de Seguridad de Munich 2014. El editor en jefe de Der Spiegel, Klaus Brinkbäumer, habla por toda la clase dominante cuando, en su ensayo “Gracias, Donald”, hace un llamamiento para que Alemania vuelva a una política exterior “sucia” que ya no se “oculte” y adopte “posiciones moralmente puras”.

Lo que eso quiere decir ya lo expuso el historiador ultraderechista Jörg Baberowski en un debate en el podio titulado “¿Alemania, una potencia de intervención?” en el Museo Histórico Alemán en octubre de 2014. “Y si uno no está dispuesto a tomar rehenes, quemar aldeas, colgar a la gente y difundir el miedo y el terror, como hacen los terroristas, si uno no está preparado para hacer tales cosas, entonces uno nunca puede ganar un conflicto así y es mejor mantenerse al margen por completo”, dijo sobre el esfuerzo de guerra de las Bundeswehr (Fuerzas Armadas) alemanas en Afganistán y Medio Oriente.

Dice mucho sobre el fuerte giro hacia la derecha del medio SPD-Verde el que el periódico diario taz se haya alineado abiertamente con Baberowski en su última edición del fin de semana, incluso defendiendo su declaración “Hitler no fue cruel” contra las críticas del Partido por la Igualdad Socialista y su organización juvenil y estudiantil IYSSE. Ante los crecientes conflictos de clase, sectores de la pequeña burguesía adinerada se ponen de parte de la reacción extrema.

Esto también se aplica al liderazgo del partido La Izquierda ( Die Linke ). En febrero, el líder de su grupo parlamentario, Dietmar Bartsch, ya había apoyado los grandes planes de poder de la gran coalición y le pidió, entre otras cosas, a von der Leyen que los miles de millones adicionales previstos para el Bundeswehr se “invirtieran en las tropas”. Su colega Sahra Wagenknecht emula la propaganda anti-refugiados del ultraderechista AfD, apoyando recientemente la decisión racista de la organización benéfica Essen Tafel de que solo los alemanes reciban por el momento entregas de su banco de alimentos.

El Sozialistische Gleichheitspartei (SGP, Partido por la Igualdad Socialista) es el único partido que se opone a la gran coalición desde posiciones de izquierdas. El SGP hizo una intensa campaña exigiendo nuevas elecciones en las últimas semanas y ahora luchará para desarrollar políticamente y organizar la amplia oposición de la población contra la gran coalición y sus secuaces políticos en el Bundestag (parlamento). El regreso de la clase dominante alemana a formas extremas de barbarie política y social solo puede ser detenido por un movimiento independiente de la clase trabajadora basado en un programa socialista. Con la toma de posesión de la gran coalición, esta tarea adquiere ahora una enorme urgencia.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de marzo de 2018)