Fuerte caída en el precio de bitcoin un signo de creciente turbulencia financiera

por Nick Beams
24 enero 2018

La caída en el valor de la criptomoneda bitcoin durante dos días esta semana a menos de US$ 10.000, la mitad del nivel alcanzado en diciembre, y la caída en otras criptomonedas es otro signo de la creciente turbulencia en los mercados financieros.

La repentina caída se produjo una semana después de que temblores significativos recorrieron los mercados de bonos, lo que provocó predicciones de que el aumento en los rendimientos podría ser el comienzo de un mercado bajista, revirtiendo una tendencia de más de 30 años.

Algunos observadores describieron la situación en el mercado de bitcoins como de "pánico" cuando los inversores intentaron salir.

Otras criptomonedas fueron atrapadas en la corriente descendente, con Ethereum cayendo desde un máximo de US$ 1.400 a poco más de US$ 800 y la moneda Ripple XRP reduciendo a la mitad su valor de US$ 2,02 a 93 centavos. Se informó que el fundador de Ripple sufrió una pérdida en papel de US$ 44 mil millones desde que la moneda alcanzó un máximo histórico a principios de mes.

El valor de bitcoin se ha estabilizado desde la fuerte caída del miércoles y volvió a más de US$ 11.000, todavía muy por debajo del nivel de US$ 20.000 alcanzado el mes pasado. Pero bien podría hundirse de nuevo.

La causa inmediata de la venta masiva parece haber sido la noticia de que Corea del Sur y China se estaban moviendo para introducir restricciones al comercio de criptomonedas, si no lo estaban prohibiendo por completo.

En Corea del Sur, el tercer mercado más grande, el ministro de Finanzas, Kim Dong-Yeon, dijo que cerrar los mercados de criptomonedas era una opción. En una entrevista, dijo que esperaba que las cosas no llegaran tan lejos, pero la especulación irracional necesitaba una regulación racional.

Se ha informado que China, que se ha movido en esta dirección, está considerando una nueva represión en el comercio de criptomonedas, particularmente con respecto a las plataformas en línea y aplicaciones de teléfonos móviles que ofrecen servicios tipo “bolsa de valores”.

Una nota de la organización británica Capital Economics, citada por The Guardian, dijo que la última caída de los precios de Bitcoin sugería que "la burbuja está estallando". Sin embargo, con el precio todavía diez veces más alto que hace un año, tenía un largo camino que recorrer. La nota decía que cuando la burbuja colapsara no tendría un gran impacto porque la cantidad de dinero involucrado era relativamente pequeña: US$ 200 mil millones.

Sin embargo, debe recordarse que en 2007, el entonces presidente de la Reserva Federal de los EE. UU., Ben Bernanke, dijo que la emergente crisis hipotecaria no sería un problema para mercados más amplios porque solo involucraba inversiones de US$ 50 mil millones.

Capital Economics dijo que el aumento del precio de bitcoin había sido impulsado por la creencia de que continuaría aumentando en valor. En otras palabras, la especulación era una especie de esquema piramidal en el que el precio continuaba aumentando mientras el dinero seguía fluyendo.

Tal descripción podría igualmente aplicarse al actual aumento en los mercados bursátiles, que vieron al Dow Jones llegar a 26.000 esta semana después de pasar por la marca de 25.000 unos días antes.

El continuo periodo de aumento en los mercados comienza a generar preocupación de que se están preparando las condiciones para un colapso, con consecuencias de gran alcance.

Escribiendo en el Wall Street Journal esta semana, Martin Feldstein, presidente del Consejo de Asesores Económicos bajo la administración Reagan, advirtió que las acciones iban a caer, con el nivel alcanzado por los precios de las acciones muy por encima del crecimiento en las ganancias. La relación precio/ganancias para el índice S&P 500 ahora era 26,8, más alta que en cualquier momento en los 100 años anteriores a 1998 y 70 por ciento más alta que su promedio histórico, señaló.

Con un aumento esperado de las tasas de interés desde los niveles históricamente bajos establecidos por la Reserva Federal de los Estados Unidos, los precios de las acciones también podrían volver a sus normas anteriores. Si el índice de ganancias por precio disminuyó a su promedio histórico, entonces el valor de las acciones bajaría en US$ 10 billones.

Feldstein no detalló las implicaciones de tal declive, pero resultaría en un colapso financiero mucho más allá de 2008. Señaló la "política monetaria excesivamente fácil" que había "conducido a acciones sobrevaluadas y una situación financiera precaria".

En otra advertencia, el operador global de bonos Pimco dijo que el solo hecho de que los inversores hayan estado inyectando dinero en activos cada vez más riesgosos, sin temores y en medio de las expectativas de que seguirían subiendo, fue motivo de preocupación.

En declaraciones a Bloomberg TV el miércoles, el asesor económico global de Pimco, Joachim Fels, dijo: "El hecho de que el miedo se haya ido es la razón principal por la que deberíamos estar preocupados. Eso significa que la mayoría de los inversores ahora están completamente invertidos y eso significa que querrán salir si los mercados comienzan a corregir, lo que exacerbará la corriente descendente".

En otras palabras, con la expectativa de que los mercados están en alza y tratando de aprovechar las oportunidades rentables, los grandes inversores no tienen reservas de efectivo. Tendrán que liquidar sus tenencias si hay una caída, creando una prisa para las salidas que acelera aún más el proceso.

Un escenario aún más severo fue explicado en el Informe de riesgos globales preparado por el Foro Económico Mundial para su cumbre de Davos de las élites políticas y financieras mundiales que se realizará a fines de este mes.

Si bien el aumento de los precios de las acciones había arrojado "beneficios positivos" —billones de dólares transferidos a los ultra-ricos— había "preocupaciones subyacentes", sobre todo la recuperación más débil después de la recesión en un crecimiento récord y de baja productividad.

Con los precios de los activos en "niveles insostenibles" y "continuas tensiones en el sistema financiero", un colapso sistémico "podría empujar a países, regiones o incluso a todo el mundo al límite y entrar en un período de caos".

La confusión que rodea al bitcoin tiene que colocarse dentro de este contexto. Mientras que las criptomonedas ocupan una porción muy pequeña del sistema financiero, su aumento especulativo durante el año pasado y las caídas en los últimos días son sintomáticos de procesos mucho más amplios.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de enero de 2018)