En Seoúl, Trump lanza un ultimátum de guerra a Corea del Norte

por James Cogan
11 noviembre 2017

El discurso del presidente Donald Trump a la Asamblea Nacional de Corea del Sur fue el último de una larga lista de ultimátums, lanzados por las administraciones estadounidenses a una serie de gobiernos en los últimos 25 años, con el objetivo de inventarse una excusa para hacer guerra. La Guerra del Golfo de 1991, el ataque de 1999 a Serbia, la invasión de Afganistán en 2001 y la invasión de Iraq en 2003 —para nombrar solo a los más destacados— fueron precedidos por demandas que Washington sabía que serían rechazadas.

En línea con sus antecesores, Trump también ha presentado al régimen norcoreano, encabezado por Kim Jong-un, demandas que la Casa Blanca adelanta que serán descartadas.

La dirección de Trump no tenía la intención, en ningún sentido, de alentar o indicar un camino hacia una solución pacífica al enfrentamiento sobre los programas nucleares y de misiles de Pyongyang. En cambio, fue beligerante y provocativo. A Corea del Norte se le ofreció la opción de entrega total e incondicional a los dictados de Estados Unidos, o la guerra total.

Trump resumió la postura de Washington en la sección final de su discurso de 32 minutos, declarando:

“También he venido aquí a esta península para entregar un mensaje directamente al líder de la dictadura norcoreana: las armas que usted está adquiriendo no le están haciendo más seguro. Ponen a su régimen en gran peligro. Cada paso que des en esta dirección oscura aumenta el peligro al que usted se enfrenta. Corea del Norte no es el paraíso que su abuelo imaginó. Es un infierno que ninguna persona merece. Sin embargo, a pesar de todos los crímenes que usted ha cometido contra Dios y el hombre ... ofreceremos un camino hacia un futuro mucho mejor. Comienza con el fin de la agresión de su régimen, un alto al desarrollo de misiles balísticos y una desnuclearización total verificable y completa”.

Pyongyang ha declarado en repetidas ocasiones que no aceptará esos términos, que equivalen a un desarme unilateral y la apertura del país a los intrusos y provocadores inspectores de armas de los Estados Unidos y la ONU. Los representantes de Corea del Norte han señalado, con cierta justificación, el destino de los regímenes iraquí y libio, que se sometieron a demandas similares de los Estados Unidos, solo para que sus países fueran invadidos y devastados, y sus dirigentes perseguidos y ejecutados.

Trump, sin embargo, insistió sin rodeos en que estos eran los únicos términos que Estados Unidos discutiría.

Corea del Sur y su parlamento se han utilizado como escenario para una exhibición de propaganda de guerra coreografiada. La Marina de los EUA organizó un extraño ejercicio conjunto en tres grupos de batalla de portaaviones para coincidir con el discurso de Trump, para garantizar que el presidente apareciera en el contexto de una demostración masiva de poder destructivo de los militares estadounidenses. La Casa Blanca tenía la intención de que esto fuera precedido, esta mañana, por una provocadora conferencia de prensa conjunta, que involucrara a Trump y al presidente surcoreano Moon Jae-in, en la frontera militarizada con Corea del Norte. El mal tiempo, sin embargo, obligó a su cancelación, que según informes causó una amarga desilusión en Trump.

El discurso en sí fue redactado durante varios meses, con la participación de miembros clave del gabinete de Trump, como el secretario de Estado Rex Tillerson y los ex generales militares que ocupan los puestos clave de seguridad en su administración. Fue entregado apenas horas antes de que Trump partiera para una visita de Estado a Beijing, como lo observó la CNN: “para expresar sus puntos de vista” al presidente chino, Xi Jinping.

Xi y Trump se reunirán el día de hoy en condiciones en las que el presidente estadounidense ha declarado que ordenará una guerra a gran escala en la frontera de China si Corea del Norte no capitula, o si lleva a cabo otra prueba de misiles nucleares o de largo alcance.

“No nos menosprecie usted, no nos ponga a prueba", amenazó Trump. La historia, continuó, estaba llena de “regímenes descartados” que habían entrado en conflicto con los Estados Unidos. Su administración “no permitiría” que Estados Unidos o sus aliados fueran “chantajeados”. No permitirían que “las ciudades estadounidenses se vieran amenazadas”.

Trump claramente señaló que estaba preparado para autorizar el uso de armas nucleares. En una frase particularmente escalofriante, llamó la atención sobre los tres grupos de combates de portaaviones estadounidenses, “cargados al máximo con cazas de combate F-35 y F-18”. Luego agregó siniestramente: “Los submarinos nucleares también están apropiadamente posicionados”. Los submarinos de la clase American Ohio llevan una carga útil de 24 misiles balísticos, cada uno capaz de lanzar ocho ojivas nucleares separadas.

No hay duda de que los medios prestan considerable atención a la forma en que Trump denunció el carácter represivo de las acciones del régimen norcoreano.

El aparato estalinista en Corea del Norte es, sin duda, una dictadura reaccionaria, que sirve los intereses de una casta corrupta de élites y oficiales militares. Sin embargo, la afirmación hecha por Trump en su conferencia de prensa de ayer, de que Corea del Norte es una “amenaza mundial”, es mentira.

Durante los últimos 64 años, Corea del Norte no ha estado involucrada en ningún conflicto militar, aparte de las escaramuzas en su frontera con Corea del Sur. El imperialismo estadounidense, en marcado contraste, ha emprendido docenas de intrigas, intervenciones y guerras a gran escala, asesinando a millones de personas, devastando países enteros, derrocando gobiernos e instalando regímenes títeres.

Una y otra vez, los abusos contra los derechos humanos, tanto reales como inventados, han sido utilizados por la maquinaria de propaganda imperialista de los EUA para justificar sus operaciones depredadoras y neocoloniales, todas ellas destinadas a proteger los intereses lucrativos de Wall Street y el dominio estratégico del capitalismo de los Estados Unidos, no por las causas de la “paz” y “democracia”.

La creencia del régimen norcoreano de que, al adquirir un puñado de armas nucleares impediría un ataque estadounidense, sin duda ha demostrado ser delirante. Pero fue una conclusión derivada no solo del destino de Irak y Libia, sino también de la total crueldad de la Guerra de Corea en 1950-53 emprendida por el imperialismo estadounidense. Prácticamente todas las ciudades importantes de Corea del Norte fueron reducidas a escombros por los Estados Unidos. Se estima que 1,5 millones de civiles norcoreanos murieron o resultaron heridos; y el ejército del pequeño país sufrió al menos 770.000 muertos, heridos o desaparecidos.

Los damnificados y los horrores de una segunda Guerra de Corea, en 2017, podría hacer que las de casi 70 años atrás palidezcan en comparación.

Corea del Norte es un país de apenas 25 millones de personas, con una economía 40 veces más pequeña que la de Corea del Sur y más de 600 veces más pequeña que la de los Estados Unidos. Una gran proporción de su población vive una existencia de subsistencia, con muchos atrofiados debido a la desnutrición cuando eran niños, como resultado de la hambruna y las sanciones impuestas por los Estados Unidos. El ejército del país está equipado con aviones obsoletos, defensas antiaéreas y vehículos blindados, y está en gran medida inmóvil debido a la falta de combustible y piezas de repuesto. Como en Irak en 1991 y 2003, las formaciones de tropas norcoreanas serán masacradas por la Fuerza Aérea de los EUA, en lo que sus pilotos llaman “lanzamiento de pavos”.

El discurso de Trump fue igualmente un ultimátum hacia Pekín y Moscú, que han estado trabajando a través de canales diplomáticos para tratar de prevenir un ataque estadounidense a Corea del Norte. Trump declaró que “el tiempo de las excusas había terminado” y que el mundo “no podía tolerar un régimen deshonesto”. Especificando a China y Rusia, insistió en que todos los países deben “aislar” a Corea del Norte, que “no pueden apoyarlo, no pueden abastecerlo” y deben “cortar todos los vínculos comerciales”.

La administración de Xi Jinping ha contrapuesto a tales demandas estadounidenses su propia propuesta. Ha pedido conversaciones basadas en el compromiso de ambas partes, con Pyongyang suspendiendo sus programas de armas a cambio de que Estados Unidos ponga fin a sus constantes ensayos con el ejército surcoreano para un ataque contra Corea del Norte. El discurso de Trump en Seúl fue un rechazo categórico y no negociable de la posición de China.

El aumento deliberado de las tensiones antes de la visita de Trump a Beijing solo subraya el hecho de que el objetivo final de la campaña bélica de Washington contra Corea del Norte es usar la fuerza militar para afirmar el dominio estadounidense, sobre todo contra la creciente influencia de China en Asia y en todo del mundo.

La cuestión a la que se enfrentarán los círculos gobernantes chinos en los próximos días es si se mantendrán al margen si Corea del Norte es atacada, o si emitirán su propio ultimátum a la administración Trump de que su posición es inaceptable para Beijing.