El Príncipe Heredero de Arabia Saudí acusa a Irán de “actos de guerra”

por Jordan Shilton
9 noviembre 2017

Poco después de purgar a sus principales rivales para el trono saudí, el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman ha aumentado dramáticamente las tensiones en Medio Oriente, acusando a Irán de un “acto de guerra”. Esto deja en claro que la consolidación del poder en las manos de la facción más dura, anti-iraní, de la familia real saudí amenaza con desencadenar un conflicto regional catastrófico en todo el Oriente Medio devastado por la guerra.

La acusación de bin Salman se produjo a raíz del lanzamiento de un misil desde Yemen a Arabia Saudí, que fue interceptado y destruido por la Fuerza Aérea de Arabia Saudí. Riad viene librando una guerra sangrienta desde 2015 contra los rebeldes hutíes en Yemen.

Bin Salman aprovechó el incidente para amenazar provocativamente con un conflicto militar con Teherán. “La participación de Irán en el suministro de misiles a los hutíes es una agresión militar directa del régimen iraní”, dijo el martes, “y puede considerarse un acto de guerra contra el Reino”.

Alzando las llamas del conflicto entre los dos competidores regionales y fortaleciendo la mano de bin Salman en su política anti-iraní, el presidente estadounidense Donald Trump denunció a Irán el lunes, culpándolo, sin ninguna prueba, de estar detrás del lanzamiento del misil. El jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán respondió a la acusación incendiaria de Trump negando la responsabilidad iraní.

El canciller iraní Mohammad Javad Zarif respondió airadamente a través de Twitter, criticando a Riad por llevar a cabo “guerras de agresión, acoso regional, comportamiento desestabilizador y provocaciones arriesgadas”. Sin embargo, agregó, Arabia Saudí “culpa a Irán de las consecuencias”.

Las amenazas de guerra de bin Salman siguieron al dramático arresto de 11 príncipes y 38 ministros del gobierno y ex ministros el pasado fin de semana. La represión, llevada a cabo por bin Salman en conjunto con su padre, el envejecido y enfermo Rey Salman, expuso la crisis cada vez más profunda que enfrenta el régimen en Riyadh y la situación extremadamente inestable en todo el Medio Oriente.

Salman, de 32 años, fue nombrado príncipe heredero en junio por su padre después del arresto del anterior Príncipe Heredero Mohammed bin Naif. Bin Salman fue designado el sábado por el rey Salman para dirigir un organismo anticorrupción, y unas horas más tarde lanzó la última ola de detenciones bajo el pretexto interesado de reprimir la corrupción.

El objetivo transparente era fortalecer a la rama de la familia real de Salman y garantizar una sucesión sin problemas para bin Salman cuando el rey de 81 años de edad abdique o muera. Entre las figuras de mayor perfil arrestadas estaban el príncipe Miteb bin Abdullah, el hijo del ex rey Abdullah y jefe de la Guardia Nacional, y el príncipe Alwaleed bin Talal, un multimillonario con importantes inversiones en numerosas empresas europeas y estadounidenses.

La determinación del príncipe heredero de enfrentar la creciente influencia iraní en toda la región está exacerbando los conflictos ya tensos que se han desatado en el transcurso de más de un cuarto de siglo de guerras ininterrumpidas libradas por el imperialismo estadounidense. La primera Guerra del Golfo de 1991, la invasión de Irak en 2003, el bombardeo de Libia en 2011 y la guerra en curso en Siria e Irak se han cobrado la vida de millones de personas, han obligado a millones más a abandonar sus hogares y han trastocado el equilibrio de fuerzas regionales.

Todo sugiere que Arabia Saudí y su patrocinador estadounidense están tomando medidas coordinadas para desafiar a Irán con más fuerza. Toda la élite gobernante de Estados Unidos está profundamente preocupada por la creciente influencia de Irán en Medio Oriente y por el hecho de que, a pesar del gran coste en sangre y recursos económicos, Washington ha demostrado ser incapaz de controlar la región exportadora de petróleo más importante del mundo. En cambio, Estados Unidos está perdiendo terreno frente a Rusia y, cada vez más, a China, que está emergiendo como una potencia económica.

El mismo día que bin Salman ordenó el arresto de sus rivales, el primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció su sorpresiva renuncia mientras se encontraba en la capital saudí. Hariri, un líder suní que gobernó en cooperación con Hezbollá, organización chií y alineada con Irán, parece haber sido expulsado por Riad para crear las condiciones para una confrontación más directa con Hezbollah. En el vecino Israel, que se prepara para la guerra con Hezbollá, el gobierno de Benjamin Netanyahu ha alentado a los saudíes en su enfoque de línea dura hacia Irán. Tel Aviv también ha intensificado sus ataques aéreos en el conflicto sirio, con el objetivo de contener la influencia iraní y detener los envíos de armas a Hezbollá.

La purga del príncipe Salman fue respaldada explícitamente por Trump, quien declaró durante su viaje en Asia que era bueno que el príncipe heredero actuara contra la corrupción y que tenía “gran confianza” en él.

Trump sentó las bases para el desarrollo de una alianza suní anti-iraní en Medio Oriente durante un viaje a Riad en mayo. En el curso de un discurso provocativo, arremetió contra Teherán como el principal patrocinador del terrorismo en la región. El mes pasado, Trump se negó a certificar el cumplimiento de Irán con el acuerdo nuclear de 2015 negociado bajo la administración Obama, preparando el terreno para un mayor aumento de las tensiones con Teherán y un conflicto militar directo que involucra a Estados Unidos.

Como era de esperar, los medios estadounidenses en general han respondido positivamente a la represión de bin Salman contra sus oponentes nacionales. Las únicas expresiones de preocupación vinieron de aquellos preocupados de que la agresiva represión de bin Salman pudiera desacreditar y debilitar a la monarquía saudí. Bruce Riedel, un veterano de 30 años de la CIA y director del Proyecto de Inteligencia de Brookings, dijo a al-Jazeera: “Habrá mucho descontento detrás de las escenas en la familia, y el Reino se dirige hacia la inestabilidad”.

Riad, que lleva sirviendo desde 1945 como un apoyo clave de Washington en Medio Oriente, está cada vez más preocupado por el debilitamiento de su posición geopolítica. El fracaso de Washington en lanzar una intervención directa para derrocar al régimen de Assad, su decisión de concluir el acuerdo nuclear de 2015 con Irán y su negativa a otorgar su apoyo incondicional al bloqueo económico y diplomático de Qatar a principios de este año han intensificado la crisis del establishment gobernante saudí.

La élite gobernante saudí está respondiendo a la frustración de sus ambiciones de convertirse en la potencia hegemónica regional atacando cada vez más imprudente y agresivamente. La sangrienta guerra en Yemen, llevada a cabo por Riad desde 2015 contra los rebeldes hutíes, ha matado a decenas de miles de civiles y ha producido un devastador desastre humanitario. Los saudíes no han logrado sus ambiciones estratégicas y, en cambio, han estado cada vez más aislados, con el apoyo limitado de los estados del Golfo para el conflicto.

El bloqueo contra Catar, motivado por la frustración de los sauditas en los crecientes lazos de Doha con Teherán, especialmente en el sector energético, tampoco ha producido el resultado deseado, con solo Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto uniéndose a la ofensiva saudí. Kuwait y Omán se han mantenido neutrales, lo que ha paralizado al Consejo de Cooperación del Golfo liderado por Arabia Saudí.

El fortalecimiento de Assad en Damasco, con la ayuda de Rusia e Irán, ha permitido a Teherán planificar el establecimiento de un corredor terrestre que atraviese Siria hacia el Líbano y la costa mediterránea, lo que mejoraría sustancialmente la influencia iraní en toda la región a expensas de Riad, Tel Aviv y Washington.

La crisis económica y social interna de Arabia Saudita es otro factor que contribuye a la situación explosiva. La familia real está sentada encima de un barril de pólvora social, con su gran riqueza y la de la élite empresarial que ofrece un contraste evidente con la pobreza experimentada por amplios sectores de la población del reino. Estas tensiones sociales han empeorado debido a la fuerte caída en el precio del petróleo desde 2014, que ha sacudido a la economía saudí, ha obligado a adoptar medidas de austeridad y ha aumentado el descontento con los niveles fabulosos de riqueza que disfrutan los gobernantes del país. A esto se agrega la abrumadoramente joven población de Arabia Saudí, dos tercios de la cual son menores de 30 años.

Está claro ver por qué la Casa de Saud está profundamente preocupada por mantener su brutal gobierno dictatorial. Desde las revoluciones egipcia y tunecina de 2011, el mayor temor en los círculos gobernantes saudíes ha sido el surgimiento de un movimiento popular en oposición a la configuración existente, algo que ha tratado de impedir mediante una represión despiadada.

Los niveles rampantes de desigualdad social y el mayor descrédito de la élite gobernante solo alentarán a los gobernantes saudíes a actuar con una agresión aún mayor en toda la región. Los dos objetivos complementarios de Riad son desviar las tensiones sociales hacia afuera contra los enemigos externos, y fortalecer el inestable régimen monárquico.