Crisis libanesa ligada a guerra contra Irán

por Bill Van Auken
7 noviembre 2017

La renuncia del primer ministro libanés Saad Hariri, anunciada el sábado en Riad en los medios estatales sauditas, marca una nueva escalada de los preparativos de Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel para el enfrentamiento militar con Irán.

Después de convertirse en primer ministro por segunda vez en 2016 (ocupó anteriormente el cargo de 2009 a 2011) Hariri, el líder del partido Movimiento Futuro Sunita Libanés, encabezó un llamado gobierno de unidad nacional en el que el movimiento Hezbolá apoyado por Irán y dominado por los chiítas jugó un papel prominente.

En su discurso de renuncia, que leyó en la televisión saudita Al-Arabiya, Hariri emitió una virulenta denuncia tanto de Hezbolá como de Irán, una retórica que se hizo eco de la monarquía saudita. “Dondequiera que se encuentre Irán, encontramos disputas y guerra”, afirmó, y agregó que “cortaremos cualquier mano que cause daño en nuestra región”.

“Señalo muy claramente a Irán, que propaga la destrucción y la lucha donde sea que esté, y dan testimonio de ello sus intervenciones en los asuntos internos de los países árabes, en Líbano, Siria, Bahréin y Yemen”, dijo Hariri.

La repentina e inesperada renuncia de Hariri se produjo el mismo día en que Riad se vio sacudido por los arrestos sumarios de cerca de una docena de príncipes sauditas y docenas de ministros de estado actuales y anteriores acusados de corrupción. Entre los arrestados —y que están detenidos en el Hotel Ritz-Carlton en lugar de en cualquier cárcel saudí— está el príncipe Miteb bin Abdullah, el hijo del fallecido rey Abdullah y jefe de la Guardia Nacional. También fue detenido el multimillonario príncipe Alwaleed bin Talal, cuya compañía Kingdom Holding tiene grandes intereses en los Estados Unidos y Europa.

La corrupción es endémica del sistema monárquico saudí, y proporciona un pretexto conveniente para los arrestos. Su verdadero propósito es consolidar el poder del Príncipe Heredero Mohammed bin Salman, quien encabeza la campaña “anticorrupción”, y asegurar su sucesión al trono.

Los arrestos también pueden, sin embargo, tener una conexión directa con la renuncia de Hariri. La familia real saudita ha sido sacudida en los últimos meses por divisiones sobre la guerra prolongada y sangrienta respaldada por Estados Unidos en Yemen, con la que bin Salman es identificado más de cerca. Los arrestos pueden tener como objetivo sofocar cualquier disidencia en relación con la guerra y la escalada continua de la cruzada anti-iraní de Riad, que se lleva a cabo en alianza con Washington y Tel Aviv.

Todo indica que la renuncia de Hariri se realizó a instancias de, y en colaboración directa con el régimen saudita.

El ministro de Estado saudita para Asuntos del Golfo Pérsico, Thamer al-Sabhan, jugó un papel clave en el asunto, y el domingo pasado había criticado públicamente al gobierno de Hariri por su “silencio” sobre la “guerra” de Hezbolá contra la monarquía del Golfo Pérsico. Exigió que Hezbolá fuera “enfrentado por la fuerza”, y agregó que “hay que castigar a todos aquellos que trabajan y cooperan con él política y económicamente, y a través de los medios”, una categoría que claramente incluiría a Hariri.

Hezbolá se ha atraído cada vez más la ira del régimen saudita por el papel que ha desempeñado al ayudar al gobierno de Bashar al-Asad a derrotar a la colección de “rebeldes” islamistas vinculados a Al Qaeda que devastaron Siria con la ayuda de miles de millones de dólares en armas y en dinero provisto por Riad y los otros países regidos por jeques del petróleo del Golfo sunitas en colaboración con la CIA.

El movimiento basado en chiítas, surgido en respuesta a la invasión israelí del Líbano en 1982, logró expulsar a los EUA del Líbano en 1983 con el bombardeo del cuartel de los marines estadounidenses en Beirut y obligó a Israel a poner fin a su ocupación del sur del Líbano en 2000. Nuevamente en 2006, luchó contra el ejército israelí hasta detenerlo en una guerra de un mes de duración.

Si bien Hezbolá es un movimiento burgués que defiende los intereses de los capitalistas y comerciantes chiítas libaneses, su resistencia a Israel y sus llamamientos populistas a los “oprimidos” le han granjeado apoyos más allá de su base chiíta.

Dos días después de la denuncia implícita de Sabhan de su colaboración con Hezbolá, Hariri voló a Arabia Saudita, donde tiene su sede la empresa de construcción multimillonaria de su familia. Tiene doble ciudadanía libanesa y saudita. Allí, se encontró con el Príncipe Heredero bin Salman y al-Sabhan.

Posteriormente, visitó Twitter para informar sobre su “prolongada reunión con su querido amigo Sabhan”, mientras que el propio Sabhan tuiteó que habían discutido “muchos asuntos relacionados con el bienestar del Líbano” y que “si Dios quiere, lo que está por venir es mejor”.

Lo que se avecinaba, por supuesto, fue la renuncia de Hariri, que puso en crisis el frágil sistema político basado en el sectarismo del Líbano y levantó el espectro de que el país se sumergiera una vez más en una guerra civil.

Hariri, al explicar su renuncia y su presencia en la capital saudita, afirmó que había amenazas a su vida y que temía un regreso al medio ambiente en el que murió su padre en 2005. Los medios sauditas amplificaron este tema, alegando que hubo un fallido intento de asesinato contra el primer ministro libanés. Las fuerzas de seguridad libanesas negaron rotundamente la existencia de tales intentos o complots existentes. El presidente libanés, Michel Aoun, dijo que no aceptaría la renuncia de Hariri hasta que regresara a Beirut.

Hariri, aunque se ha opuesto amargamente a Hezbolá, culpando al movimiento por el asesinato de su padre, el ex primer ministro libanés Rafik Hariri en 2005, había respaldado la elección del presidente de Hezbolá, Aoun, y aceptó la nominación para formar un gobierno junto con el poderoso movimiento dominado por los chiítas en lo que fue visto como una ruptura en el prolongado estancamiento político del Líbano. También elogió previamente a Hezbolá por su papel en la conducción de milicias vinculadas a Al Qaeda desde la frontera sirio-libanesa.

Lo que ha cambiado es el aumento de la campaña contra Irán emprendida por Washington en alianza con Arabia Saudita e Israel. La administración Trump ha señalado su voluntad de poner en tela de juicio el acuerdo nuclear iraní, que lo situaría en el camino de la guerra con Teherán, mientras que el Congreso de Estados Unidos promulgó una nueva serie de sanciones contra Hezbolá, incluida la colocación de recompensas multimillonarias por la cabeza de dos de sus dirigentes.

El Líbano, que sufrió una guerra civil que desangró al país entre 1975 y 1989, está amenazado con convertirse en un campo de batalla en el impulso del imperialismo estadounidense para destruir a Irán como un impedimento para establecer la hegemonía sobre el Medio Oriente, que es una región rica en petróleo. Con este fin, la administración de los Estados Unidos ha intentado avivar deliberadamente las llamas de las tensiones sectarias entre musulmanes sunitas y chiítas, con implicaciones potencialmente catastróficas para el Líbano.

El régimen israelí no ha hecho ningún intento por ocultar su regocijo por las acciones de Hariri. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, elogió la renuncia del primer ministro libanés y las declaraciones en Riad como “un llamado de atención para que la comunidad internacional actúe contra la agresión iraní”.

El ministro de Defensa del país, Avigdor Liberman, escribió en Twitter: “Líbano = Hezbolá. Hezbolá = Irán. Líbano = Irán. Irán es peligroso para el mundo. Saad Hariri lo ha demostrado hoy. Punto”.

El Jerusalem Post fue aún más explícito, al afirmar: “Ahora, parece que Hariri le ha dado a Israel más legitimidad para una campaña a gran escala e intransigente contra Irán y el Líbano, no solo Hezbolá, si estalla una guerra en el norte”.

Citó con aprobación a Yoav Gallant, miembro del gabinete de seguridad y ex general israelí, quien juró que, de iniciarse la guerra, “Israel hará retroceder al Líbano a la edad de piedra”.