Philippe Poutou, candidato francés del NPA, defiende el bombardeo de Trump contra Siria

por Alex Lantier
13 abril 2017

La reacción del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) a los ataques de misiles por la administración de Trump contra Siria marca un cambio nuevo y profundo hacia la derecha en la evolución de este partido pro-imperialista y de clase media. Después de haber apoyado la guerra imperialista por el cambio de régimen en Siria desde que comenzó en 2011, ahora se está alineando con una intervención imperialista directa y anunciando su hostilidad a las protestas contra la peligrosa escalada militar en curso.

En una declaración de campaña prácticamente indistinguible de la propaganda de la CIA, el candidato presidencial de la NPA, Philippe Poutou, no hace críticas a la agresión estadounidense contra Siria, pero descaradamente equipara la oposición a la guerra con el apoyo al presidente sirio Bashar al-Assad y asesinatos en masa. (Todas las citas de Poutou se toman literalmente de una muy mala traducción inglesa publicada por International Viewpoint (Punto de Vista Internacional), la publicación en la web del internacional pablista al que está afiliada la NPA).

Poutou comienza aplaudiendo las afirmaciones de la administración Trump de que el ataque es represalia por un supuesto ataque químico en Khan Sheikhoun: “Por primera vez en seis años, el ejército del criminal de guerra el Assad ha sido blanco de ataques aéreos. 59 misiles estadounidenses destruyeron la base aérea de Shayrat, desde la base de la aeronave responsable del ataque del Martes con las armas químicas contra la población civil de Khan Sheikhoun, que causó la muerte de al menos 86, entre ellos 27 niños.

“El carnicero Assad con los ejércitos iraníes y rusos ha matado a cientos de miles de sirios, bombardeando constantemente a la población civil y las fuerzas de resistencia con su régimen sanguinario”, continua Poutou, concluyendo: “Por lo tanto, sin apoyo ni esperanza en el ejército estadounidense, no nos uniremos a las protestas de los partidos políticos franceses que, para defender una paz ‘razonable’ con Assad y sus secuaces, cierran los ojos a los cientos de miles de muertos asesinados por el dictador y los millones de desplazados y refugiados”.

Esto equivale a la declaración del NPA de que se opondrá amargamente a un movimiento contra la guerra y defenderá la campaña de guerra de la administración Trump, apoyada por la Unión Europea (UE) y el Partido Demócrata en los Estados Unidos. El bombardeo estadounidense amenaza con convertirse en una guerra directa entre las potencias de la OTAN y los partidarios de Siria, Irán y Rusia con armas nucleares. Aun cuando tal guerra podría conducir a la incineración del planeta, el NPA todavía defiende el impulso de la guerra.

El argumento de Poutou en favor de la guerra se basa en mentiras y en aseveraciones infundadas. Toma como hecho la afirmación de que las fuerzas de Assad utilizaron armas químicas en Khan Sheikhoun, que ninguna investigación ha verificado. De hecho, no hay duda de que este ataque fue llevado a cabo por fuerzas respaldadas por la CIA. Poutou no dice que el último gran ataque químico en Siria, en Ghouta en 2013, fue llevado a cabo por las milicias islámicas de la oposición que en ese momento culparon el ataque a Assad y que ahora controlan el área de Idlib en la provincia que se encuentra Khan Sheikhoun.

La reclamación calumniosa de Poutou de oponerse a una guerra imperialista para destruir el régimen de Assad significa sancionar el asesinato en masa se basa en mentiras políticas. En primer lugar, la principal responsabilidad de los asesinatos masivos y la devastación en Siria no es con Assad o sus partidarios en Rusia e Irán, sino con Washington, las potencias imperialistas en Europa y sus partidarios políticos, incluido el NPA. La CIA, la inteligencia europea y los sheikdoms petroleros del Golfo Pérsico inyectaron miles de millones de dólares en milicias de la oposición en un intento de derrocar a Assad.

Por encima de todo, es una calumnia política afirmar que millones de personas en Francia y en todo el mundo se oponen al impulso de una nueva y espantosa guerra porque apoyan a “Assad ya sus secuaces”. Los trabajadores han tenido experiencias amargas durante un cuarto de siglo con guerras en el Oriente Medio, desde Siria hasta Irak, Afganistán y Yemen, que costaron millones de vidas y trillones de dólares. Sienten que una nueva guerra imperialista, y más una que se convierta en una guerra nuclear total entre Rusia y la OTAN, sólo conducirá al desastre.

La inclinación de la NPA al sentimiento masivo contra la guerra, diciendo que no pone esperanza en los ataques aéreos estadounidenses, es engañoso y falso. De hecho, ataca a Trump no desde la izquierda, sino desde la derecha, por no haber sido suficientemente consistente en amenazar a Siria, Irán y Rusia. Basado en la mentira de que Assad ordenó el ataque de Khan Sheikhoun, Poutou culpa a Trump por ello, lo que implica que Assad no lo habría llevado a cabo si Trump hubiera tomado inmediatamente una postura más agresiva.

Poutou escribe: “Hace apenas una semana, su equipo amplió su posición anterior al indicar que se había previsto un acuerdo con Bashar Al-Assad en el marco de la ‘guerra contra el terror’, y también con otras potencias opresoras como Putin, Sisi o Netanyahu. Estas señales fueron claramente interpretadas por el régimen sirio como un estímulo para seguir su curso, y después de Obama, Trump por lo tanto tiene su parte de responsabilidad en el atroz ataque químico y las muertes de Khan Cheikhoun”.

En esto, el NPA está hablando por capas de la clase media opulenta que apoyan las facciones más agresivas de la política exterior en Europa y los Estados Unidos. El bombardeo por Trump contra Siria fue resultado de meses de luchas internas en Washington, cuando la CIA, el Partido Demócrata y sus aliados europeos denunciaron a Trump por sus presuntos vínculos con Rusia y Siria y cuando negaba amenazarlos con acciones militares.

Estas fuerzas finalmente ganaron la lucha faccional, y Trump ordenó el bombardeo la semana pasada, poniendo en marcha grandes conflictos políticos y militares a escala internacional. Esto está particularmente exponiendo el papel de los “partidos de la izquierda” de la clase media opulenta como el NPA, que han estado entre los defensores más rabiosos de la campaña de guerra imperialista lanzada en Libia, Siria y todo Oriente Medio en 2011, en respuesta a la Revolución Egipcia.

Cuando se iniciaron en Benghazi protestas con vínculos estrechos a los círculos islamistas, el NPA y sus co-pensadores internacionales, especialmente el profesor Gilbert Achcar, entraron para promover las guerras imperialistas por el cambio de régimen como revoluciones democráticas.

Achcar escribió: “Si a Gaddafi se le permitiera continuar su ofensiva militar y toma Benghazi, habría una gran masacre. Aquí hay un caso en el que una población está realmente en peligro, y donde no hay alternativa plausible que pueda protegerla. El ataque de las fuerzas de Gaddafi fueron horas o como máximo días lejos. No se puede oponer, en nombre de los principios antiimperialistas, a una acción que pueda evitar la masacre de civiles”.

Posteriormente, Achcar continuó con el plan del aumentar el conflicto sirio a finales de ese año, reuniéndose con el Consejo Nacional Sirio (SNC) vinculado a la CIA en Octubre de 2011 antes de presumir de la reunión en un artículo que publicó el próximo mes en Al Akhbar.

Nada ilustra más claramente el abismo de clase que separa al NPA de la clase trabajadora en Francia e internacionalmente que su papel en la planificación y promoción de las guerras imperialistas que han causado cientos de miles de vidas, destrozaron países enteros y ahora amenazan con provocar la guerra mundial. La declaración de Poutou repite las constantes y provocativas demandas del NPA, durante seis años de guerra, de que las potencias imperialistas intensifiquen el armamento de las milicias de oposición que combaten al régimen sirio ya sus aliados.

Declara: “Siempre hemos exigido la subida del embargo con venta de armas a la resistencia secular, un embargo que lo deja sin defensa real, sólo los yihadistas fundamentalistas han podido adquirir armas -y no en armas antiaéreas- de los países del Golfo y Turquía”.

Aquí, Poutou está de nuevo engañando a sus lectores, para presentar la guerra por el cambio de régimen como progresista. No ha habido “embargo” de armas a las milicias de la oposición, ya sean islamistas como Ahrar al Sham o el Frente Al Nusra, vinculado con Al Qaeda, o nominalmente seculares como el ejército Sirio Libre o las Fuerzas Democráticas Sirias más kurdas. Ellos fueron derrotados no porque las potencias imperialistas no los armaron, como Poutou afirma, sino porque no tenían apoyo popular, y las afirmaciones del NPA de apoyar una revolución democrática eran un fraude.

Poutous declaración es una advertencia de que los trabajadores y los jóvenes pueden oponerse a la guerra y defender sus intereses más fundamentales sólo en una lucha despiadada contra el NPA.