Huelga de doctores contra el gobierno de Papua Nueva Guinea

por John Braddock
30 julio 2016

Oposición al gobierno del primer ministro Peter O'Neill en Papa Nueva Guinea (PNG) aumentó el lunes: los doctores declararon que solamente atenderían casos de emergencia hasta que el parlamento se reúna de nuevo el viernes.

A raíz de una orden por la Corte Suprema del país, el parlamento se reunió el viernes pasado para la presentación de una declaración de la oposición de no-confianza en O'Neill, antes de levantar la sesión por una semana cuando la votación se lleve a cabo. El fallo indica la agudización de las tensiones dentro de la élite de PNG bajo condiciones de un creciente descontento social. La corte declaró que repetidos intentos del gobierno de bloquear previas mociones de no-confianza planteaban una "verdadera amenaza a la democracia parlamentaria" y advirtió de sanciones legales si la decisión no era implementada.

Después de reunirse el fin de semana con pilotos, trabajadores marítimos y trabajadores energéticos, la Asociación Nacional de Doctores apoyó demandas de que O'Neill renunciara y enfrentara interrogaciones sobre alegaciones de corrupción. Consultas y procedimientos médicos no urgentes de los doctores han sido cancelados. "Esto afectará a ciudadanos ordinarios", avisó Sam Yockopua, el secretario de la asociación, "pero necesitamos presionar a nuestros políticos en un tiempo de gran necesidad". Las enfermeras continuarán su trabajo pero muchos servicios serán suspendidos.

La asociación también está exigiendo la restauración de los fondos de salud pública, el cual ha sido restaurado por 40 por ciento en medio de drásticas medidas de austeridad del gobierno. Yockopua declaró en Facebook que PNG está enfrentando un "colapso catastrófico" por la combinación de "corrupción con deuda financiera, recortes de financiamiento del sector de salud y la disminuida producción de trabajadores de salud".

El movimiento de oposición cada vez más amplio viene luego de dos meses de protestas y boicots de clases en tres universidades, culminando con la policía disparando a manifestantes en la Universidad de Papua Nueva Guinea el 8 de junio. El movimiento de protesta estudiantil fue reprimido, pero el año académico fue cancelado el 5 de julio luego de que las autoridades no pudieran obligar el retorno de clases.

Desde el último miércoles, los pilotos no se presentaron diciendo que estaban enfermos por pilotos de aerolíneas han causado interrupciones continuas a los servicios aéreos, con miles de personas dejadas en tierra o con vuelos domésticos e internacionales atrasados. Con el transporte aéreo el medio principal de viaje por todo el país, los paros de los policías están teniendo un impacto importante.

Los pilotos han parado su trabajo como respuesta a un llamado de un grupo de oposición, la Coalición de Ciudadanos Consternados (CCC) el cual incluye a trabajadores de aviación, abogados y funcionarios sindicales. El portavoz y abogado Moses Murray declaró a Radio NZ: "Preferiría no usar la palabra 'huelga'". En vez de ello, los pilotos y doctores simplemente han "ejercido su consciencia para no atender el trabajo". Murray hace hincapié de que las protestas eran "pacíficas" y no era la intención interrumpir servicios esenciales.

A pesar de los intentos de los liderazgos de la protesta y sindicatos de limitar la acción industrial de la clase trabajadora, la oposición entre secciones claves de trabajadores se está intensificando. Radio Nueva Zelandia reportó que trabajadores portuarios están deliberadamente trabajando más lento, desafiando el "consejo" de los sindicatos de Trabajadores de Transporte y Marítimos de que no tomen parte en las protestas.

Ya este año, el sindicato de doctores terminó huelgas en el Hospital General de Lae, incluyendo una de ocupación de dos semanas por enfermeras y personal mayor en marzo. Las quejas sacaron a la luz que no había unidad microbiológica por 13 años en el hospital, la sala de operaciones cerrada por ocho meses, la sección de análisis de sangre cerrada por seis meses y el banco de sangre ha sido paralizado por un año. Varios problemas siguen sin ser resueltos a pesar de una "investigación" del gobierno.

Las protestas que están tomando lugar en desafío de las amenazas del gobierno de movilizar a la policía y fuerzas armadas para reprimir cualquier acción de huelga. Se le ha ordenado al recientemente formado Fuerza Conjunta de Seguridad Nacional, que incluye las fuerzas de defensa y la organización nacional de inteligencia, y opera bajo el comando del comisionado de la policía, que tome acción para contrarrestar el desorden civil y las "amenazas contra el estado".

El partido de O'Neill, el Congreso Nacional Popular, con casi 50 miembros en el parlamento, sigue siendo el principal partido en el parlamento. Sin embargo, mientras el gobierno sigue teniendo una mayoría de control, está siendo cada vez más asediado.

Más de 70 parlamentarios se han ido a un retiro esta semana a Alotau, la capital de la provincia de la Bahía de Milne en la punta del sureste del país, en donde permanecerán hasta que se reanude el parlamento. El principal propósito del retiro es acorralar a los miembros de la frágil coalición del gobierno y mantenerlos encerrados, lejos de la presión popular y de los esfuerzos de lobby de la oposición.

Los partidos de oposición afirman tener 30 de los 56 parlamentarios requeridos para pasar un voto de no-confianza. El pasado viernes, cuatro miembros del Partido Nueva Generación (NGP) se unieron al ministro Ben Micah y su Partido del Progreso Popular desertando hacia la oposición. El líder de NGP, Bire Kimisopa, declaró que el estado de la economía, las protestas nacionales y la evasión de acusaciones de corrupción de O'Neill lo llevaron a tomar su decisión de cruzar la línea. Un portavoz de la oposición declaro que más parlamentarios dejaron al gobierno del sábado.

Una figura clave de oposición es el ex primer ministro Michael Somare, quién fue miembro del pro gobierno Partido de la Alianza Nacional hasta finales del año pasado. La semana pasada, él describió a PNG como "siendo conducido hacia un camino incierto y resbaladizo, encabezado por un hombre que se comporta cada vez más como un dictador, que muestra una total indiferencia por la ley". Él repitió su anterior demanda de que O'Neill renunciara.

Los intereses corporativos domésticos e internacionales expresan temor ante la inestabilidad política que rodea al gobierno de O'Neill y por la economía que rápidamente se está deteriorando. La agencia de noticias China Xinhua reportó el 30 de junio que la confianza corporativa ha sido "estremecida" por una combinación de eventos provenientes del hundimiento de los precios de petróleo y gas y la deuda gubernamental sin control. El kina del PNG ha caído 14,6 por ciento desde junio del 2014, pero los analistas predicen que necesita caer otro 40 por ciento para que las exportaciones se vuelvan competitivas.

El líder de la oposición Don Polye declaró que tiene confianza en derrocar a O'Neill y formar un nuevo gobierno el viernes. La oposición, sin embargo, no tiene desacuerdo fundamental con la agenda de austeridad siendo impuesta. Polye fue el tesorero de O'Neill hasta el 2014 y jugó un papel crítico en recortar el gasto social y atacar los estándares de vida.

Ninguno de los inmensos problemas económicos y sociales del PNG pueden ser atendidos, ni qué decir resueltos, reemplazando a O'Neill simplemente con otro representante de la clase gobernante. Como los estudiantes, los trabajadores necesitan una estrategia política fundamentalmente diferente a aquella ejercida por los sindicatos, los partidos políticos establecidos y las organizaciones cívicas. Los únicos medios de defender los derechos sociales y democráticos de la clase trabajadora y la juventud son sobre la base de una perspectiva socialista e internacionalista.