México:

Surge un nuevo partido político y el congreso adopta ley de reforma energética

por Don Knowland
18 agosto 2014

Este artículo apareció en inglés el 11 de agosto del 2014

El ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha obtenido reconocimiento legal para un nuevo partido: El Movimiento Regeneración Nacional (MORENA). Por lo tanto, los candidatos de MORENA podrán participar en las elecciones del 2015 para las legislaturas nacionales y estatales. Seguramente López Obrador se presentará de nuevo en las elecciones presidenciales del 2018. El nuevo partido fue creado para inhabilitar políticamente a la clase obrera.

La sociedad mexicana se está desmoronando. Además de la parálisis económica, los niveles de vida que caen en pique, una clase política corrupta, y una guerra sin fin entre los narcotraficantes, se acelera la militarización en México y la represión del proletariado y de los campesinos. El presente gobierno de Enrique Peña Nieto, con la reforma energética ahora subordina todos los sectores de la economía a los intereses de la banca y de las empresas transnacionales, como lo hizo Porfirio Díaz hace más de un siglo (dando lugar a la revolución mexicana de 1910-1917). En alianza con el Peña Nieto y el PRI (Partido Revolucionario Institucional) están es supuestamente izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática) y el derechista y católico PAN (Partido de Acción Nacional).

En el 2006 AMLO se postuló como candidato del PRD. Perdió posiblemente a causa del fraude electoral. La presidencia fue al candidato del PAN, Felipe Calderón. Calderón fue el sucesor de Vicente Fox, también del PAN.

En las elecciones del 2012 AMLO de nuevo fue el candidato del PRD Fue una elección corrupta por el fraude electoral. El ganador, Enrique Peña Nieto del el Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido que había monopolizado el poder político de México por más de 60 años desde el año 1929, se convirtió en el presidente, marcando el regreso al poder del PRI luego de 12 años de ausencia.

En respuesta al estado oficial de MORENA como partido electoral, el creador del PRD Cuauhtémoc Cárdenas, quien también fue víctima del fraude cuando se postuló en las elecciones presidenciales del 1988, aseguró que MORENA nomás servirá para fragmentar la izquierda mexicana en beneficio del PRI y el PAN.

López Obrador abandono el PRD después de que el partido firmo el “Pacto por México” de Peña Nieto en el 2012, la cual expresa que la economía de México será extendida al capital internacional, y una iniciativa para una “reforma” laboral, es decir los ataques contra los derechos de los trabajadores. Aseguró que el PRD había abandonado sus principios socialdemocráticos. Su relación con los legisladores del PRD estaba en deterioro desde el tiempo del régimen de Calderón.

AMLO opuso ruidosamente el plan de Peña Nieto de privatizar la compañía nacional de petróleo (PEMEX), que desde ahora compartirá las ganancias y producciones petroleras con los gigantes transnacionales de petróleo. López Obrador ha llamado este plan “el robo del siglo.” Sostiene que todo esto le costará a México cuarenta mil millones de dólares por año.

Cambios a la constitución Mexicana y a la legislación operadora requeridos para implementar la privatización de PEMEX fueron aprobados por el congreso mexicano en diciembre 2013. Lo demás fue aprobado este fin de semana por la cámara de diputados, y por el senado el martes.

MORENA tardó 18 meses para ser aceptado como un nuevo partido electoral. Para lograrlo tuvo que organizar asambleas en por lo menos 20 estados y demostrar tener 219,000 miembros.

Al anunciar su estado oficial el presidente del comité ejecutivo de MORENA, Martí Batres, expresó que MORENA es una organización política izquierdista, democrática, patriótica, y con conciencia social la cual “desea implementar una plataforma basada en la igualdad, justicia social, democracia, libertad, y soberanía nacional.” Batres agrego que López Obrador “representa una esperanza para al cambio, un liderazgo limpio y honesto, una cercanía al pueblo, y la defensa de la nación y el futuro de México. “

En realidad, López Obrador es solo otro líder nacionalista burgués que será utilizado por la burguesía Mexicana en un esfuerzo para prevenir que la clase obrera se levante ante una revolución social. López obrador junto con MORENA proclamó sus mandatos reformistas para promover la ilusión que los problemas de la enorme pobreza y el desempleo en México pueden ser eliminadas por media de la “democratización” del estado Mexicano.

El programa político establecido por MORENA en su sitio de Internet confirma lo siguiente:

La “corrupción, la simulación y el autoritarismo” y también “el modelo neoliberal” impuesto durante los últimos 30 años, caracterizan a México, dice el programa de MORENA. Sólo se han beneficiado unas pocas capas sociales. En vez de ser para todos los mexicanos, los beneficios están concentrados en el poder político y económico de las oligarquía que controla “un régimen de opresión, corrupción y privilegios” que “es un verdadero Estado mafioso.”

Todo esto es cierto, el programa solo llama a una “revolución cultural y moral”, una verdadera fórmula idealista. Dicha visión requiere de la construcción de “una sociedad libre, justa, solidaria, democrática y fraterna.”

El programa recalca que todas las clases sociales participaran en la gobernación, aunque asegura que no estar contra los empresarios, sólo contra la riqueza mal adquirida. Está contra los privilegios de los empresarios poderosos, pero no contra los empresarios medios y chicos. Este lenguaje está dirigido a las capas sociales dentro de la burguesía Mexicana que han sido marginalizadas por los pocos oligarcas que controlan todo.

Aunque el programa propone que opone la opresión y llama hacia la igualdad social, no propone ninguna medida concreta para eliminar los salarios bajos o la pobreza que existe en México.

Al igual que las declaraciones de Batres el programa de MORENA enfatiza la defensa de la soberanía nacional, la independencia y el patriotismo nacional. También declara que México no será el sujeto de ningún grupo político extranjero, y que no entrará en ningún trato con los poderes extranjeros. El estado tendrá un plan para facilitar su crecimiento económico sin la interferencia o ayuda extranjera: “No a las demandas de las finanzas extranjeras; sí al mercado nacional.”

Esta demagogia populista y nacionalista no tiene nada que ver con las medidas socialistas que requiere la defensa de los derechos de los trabajadores y tienen el propósito de encubrir el apoyo de AMLO al capitalismo. Las políticas de MORENA solo sirven a sectores de la burguesía mexicana, no a la clase obrera que queda sin representación política.

Durante la campaña del 2012, AMLO se reunió con el vicepresidente estadounidense Joseph Biden. Este alto oficial norteamericano le dio el visto bueno del gobierno de Obama. Biden dijo que en sus reuniones con los tres candidatos principales no había detectado ninguna diferencia importante entre ellos. También dijo que todos ellos, incluyendo a AMLO, compartían “en común una visión” de cooperación con los Estados Unidos.

La popularidad de Peña Nieto ha caído al fondo mientras que la economía de México se estanca. En verdad, MORENA existe para desviar la oposición social que está creciendo, para que esa oposición no se transforme en un movimiento político y revolucionario contra el capitalismo. Sin duda alguna los grupos pseudo-izquierdistas se amontonaran detrás de MORENA por esa misma razón.

Lo que la clase obrera Mexicana requiere es un partido obrero independiente enraizado en un programa revolucionario en base a la unidad de las clases obreras del las todo el continente americano para derrumbar el capitalismo.