UNITE HERE aisla la huelga de los trabajadores de hotel de Chicago e hinca a través de un acuerdo con Marriott

por Marcus Day
24 septiembre 2018

La tarde del jueves, el sindicato de hotel y hospitalidad UNITE HERE Local 1 anunció abruptamente que un acuerdo había sido alcanzado con siete hoteles de Chicago, incluyendo seis pertenecientes a Marriott. Miles de trabajadores de los 26 hoteles han estado en huelga por dos semanas, luchando contra salarios de pobreza, pésimas condiciones de trabajo y la pérdida regular de empleo y seguro de salud durante la temporada baja.

El acuerdo anunciado apresuradamente —que viene en medio de una serie de votos de los trabajadores de Marriott por una huelga masiva en el país, votos unánimes por huelga de los obreros siderúrgicos en US Steel y ArcelorMittal, y luchas de profesores, UPS, Amazon y trabajadores de la industria automotriz— es un intento del sindicato para sabotear un creciente levantamiento de los trabajadores de hotel y evitar que se una a un amplio movimiento de la clase trabajadora.

Una parte de un piquete de huelga fuera de un hotel en Chicago

Más de nueve mil trabajadores de Marriott, muchos de ellos inmigrantes y altamente explotados por la administración del hotel, presionan para que haya huelgas en las principales ciudades del país. En los últimos días, votos a favor de huelga han vencido casi unánimemente en hoteles de Detroit, Oakland y San Diego, seguidos por los votos más tempranos en San Francisco, San José, Seattle, Boston, Waikiki y Maui. UNITE HERE negocia en nombre de aproximadamente 12.000 trabajadores actuales sin contrato.

Jairo Núñez, un organizador de UNITE HERE Local 1, afirmó en el piquete de la huelga de Chicago el jueves que “la firma de Marriott sólo pone mucha presión en otras compañías”. Por el contrario, el acuerdo entre UNITE HERE y Marriott debilita severamente la posición de los trabajadores, aislando a los que siguen en huelga.

Huelguistas hoteleros de Chicago

Mientras se escribe esto, ningún detalle del acuerdo ha sido publicado por el sindicato o por Marriott. Sarah Lyons, vocera de UNITE HERE Local 1, no respondió cuando se le pidió una copia del contrato. En la tarde el jueves, los manifestantes fueron desmantelados en un número de hoteles, de Marriott y otros, alrededor del corredor comercial de la Magnificent Mile.

Los trabajadores de Marriott contactados por el World Socialist Web Site señalaron que el sindicato anunció la noche del miércoles que la votación de ratificación se llevaría a cabo el jueves en la mañana. Ellos les dijeron que el acuerdo, un contrato de cinco años, incluía una cláusula para un seguro de salud anual, la principal demanda de los trabajadores, junto con aumentos salariales.

Sin embargo, cualquier acuerdo a puertas cerradas alcanzado con Marriott, la cadena de hoteles más grande del mundo, inevitablemente fracasará en cumplir las necesidades de los trabajadores, y mantendrá el odiado status quo de sueldos pobres y deficiente seguridad laboral y atención médica. Si es de hecho el caso de que Marriott haya aceptado el seguro anual sólo sería con el fin de reducir la rotación de personal y mantener una mano de obra explotable.

Por otra parte, aumentos ínfimos serán más que compensados a través de otras concesiones; trabajadores en el piquete reportaron anteriormente que las compañías estaban exigiendo aumentos significativos para los costos de los seguros de salud de los familiares.

Si el acuerdo fuese tan gran victoria como el sindicato afirma, no hay motivos para que los trabajadores no hubiesen tenido al menos dos semanas para estudiarlo y discutirlo, sobre todo porque dictará sus condiciones de trabajo por los siguientes cinco años. En cambio, todo indica que UNITE HERE está corriendo por medio del voto con el fin de ocultar todos los detalles.

Una cosa es cierta, bajo los términos del acuerdo los trabajadores continuarán trabajando por salarios inadecuados en la ciudad con el mayor costo de vida en el centro de los Estados Unidos. Como muchos, Vincent, un cocinero camarero en el piquete de la noche del jueves, tiene dos trabajos para llegar a fin de mes.

“La gente piensa que veinte dólares es mucho dinero. Eso no es dinero: es nada”, dijo Vincent a WSWS. “El sueldo mínimo debería haber sido veinte dólares por hora desde hace tiempo. Eso es una miseria. Por un trabajo como éste deberíamos ganar cuarenta dólares por hora. Mira la renta que tenemos que pagar y el costo de vida. Indudablemente merecemos más. Los clientes pagan $500 o más por una noche de lunes en el Hyatt de Wacker Drive en Chicago”.

A diferencia de los intentos de UNITE HERE por limitar la expansión de la huelga, Vincent apunta a la necesidad de expandir la lucha: “Me he estado preguntando por qué no todos estamos luchando. La forma en que lo veo es que todas las ciudades deberían estar luchando juntas”.

En una señal del carácter proempresarial del acuerdo, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, lo alabó inmediatamente el jueves, escribiendo en una declaración, “Este acuerdo es un avance significativo para el sindicato, los hoteles y la ciudad, y estoy seguro que puede iluminar el camino para terminar con la acción obrera en otros hoteles de la ciudad”. Emanuel elogió al sindicato y a Marriott “por quedarse en la mesa, trabajando de buena fe y buscando un acuerdo que refleje sus intereses comunes”.

UNITE HERE tiene lazos cercanos con Emanuel, quien es despreciado por los trabajadores en Chicago por el cierre de cincuenta escuelas públicas en 2013 y por el encubrimiento de su administración del asesinato policial del adolescente Laquan McDonald. El sindicato apoyó preponderantemente su campaña de reelección en 2015, pagando por una serie de comerciales con el eslogan “Rahm Amor”. Aunque la mayoría de los videos han sido eliminados del sitio web del sindicato, en uno que queda, la presidenta de UNITE HERE Local 1, Karen Kent, exclama: “¡Tenemos la mejor ciudad de mundo, la mejor hospitalidad y al mejor alcalde!”.

El sindicato se ha beneficiado de la expansión de trabajos de bajos salarios, a través de las políticas de Emanuel a favor de las empresas y la promoción del turismo, desviando el dinero de los impuestos al distrito financiero central (el Loop) y otros despilfarros de la ciudad. El miembro promedio de UNITE HERE paga cerca de $686 en cuotas.

Los pseudoizquierdistas Socialistas Democráticos de América, que funciona como un sector del partido Demócrata y ha promovido ilusiones en UNITE HERE durante la huelga, siguieron el ejemplo de Emanuel el jueves, escribiendo en Facebook: “¡Los trabajadores del Hotel Blake han conseguido un contrato!”, aparentemente indiferentes a sus términos reales.

La huelga enfrentó a los trabajadores en una lucha no sólo contra las grandes compañías de hotel, sino que también contra el partido Demócrata, que representa los intereses de las corporaciones y sus dueños multimillonarios ni más ni menos que los republicanos.

La cadena de hoteles Hyatt, conocida por sus estrategias despiadadas, incluida la de dirigir lámparas de calor a los trabajadores durante una huelga en el verano del 2011, es propiedad de la familia Pritzker, enormemente rica y políticamente conectada. El multimillonario inversionista de riesgo J.B. Pritzker está postulándose como gobernador de Illinois y ha obtenido el apoyo de más de una docena de sindicatos.

Aunque UNITE HERE hizo previamente un espectáculo en oposición al nombramiento en 2013 de la hermana de J. B. Pritzker, Penny Pritzker, como secretaria de Comercio en la administración de Obama, el sindicato desde entonces ha “hecho las paces” con los Pritzkers, según el Chicago Sun-Times, y no ha emitido comentarios sobre la candidatura de J. B.

Los trabajadores no han luchado por dos semanas para volver a otra media década de sueldos pobres, a 12 o 16 horas de trabajo al día, a condiciones de trabajo peligrosas y a despido anuales. Ellos deben rechazar los intentos del sindicato por acabar con la huelga y de hincar a través de un acuerdo sin el tiempo adecuado para revisarlo y discutirlo.

Los trabajadores deben elegir sus propias organizaciones, comités de lucha de bases independientes del sindicato, y plantear demandas que correspondan a sus intereses, tal como un aumento del 40 por ciento en el salario, una atención médica completamente financiada y anual para ellos y sus familias, el fin de los despidos, del trabajo de media jornada y más.

Debe hacerse un llamado inmediato a los millones de trabajadores de hoteles, compañías de acero, de UPS, Amazon y de la industria automotriz y otras a lo largo de todo el país y el mundo para expandir la huelga y movilizar la fuerza máxima de la clase trabajadora en una lucha política contra el capitalismo, por el empoderamiento de los trabajadores y la reorganización socialista del ámbito económico.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de septiembre de 2018)