La capitalización del mercado de Amazon supera $1 billón

por E. P. Milligan
8 septiembre 2018

La capitalización de mercado de Amazon alcanzó más de $1 billón en valor el martes, convirtiéndose en la segunda compañía en hacerlo en la historia de Estados Unidos después de Apple. Aunque el valor de las acciones de Amazon retrocedió a $2.039,51 al final de las operaciones del martes, el valor de las acciones de Amazon ha aumentado en un 108 por ciento durante el año pasado.

El crecimiento de gigantes corporativos masivos como Amazon no es el producto de su supuesto “ingenio creativo”. Las crecientes ganancias de Amazon, como las de Apple, son el resultado directo de la brutal explotación de su fuerza de trabajo. Amazon y sus dueños se yerguen sobre una montaña de huesos rotos, hernias, músculos de la rodilla y la espalda rotos, golpes de calor, ataques de asma inducidos por el estrés e innumerables lesiones corporales de por vida.

El carácter histórico del ascenso de Amazon demuestra una vez más que el resultado inevitable del desarrollo capitalista es la monopolización. Amazon ejemplifica cómo los avances tecnológicos están subordinados al afán de lucro en el capitalismo.

Amazon es una operación masiva, de carácter internacional, que ahora emplea a 566.000 personas en muchos países y 5 continentes. Utiliza tecnología de vanguardia y sistemas de información para movilizar e integrar la distribución mundial de millones de bienes. Pero las inmensas ganancias producidas en las espaldas de su fuerza de trabajo no se utilizan para mejorar las condiciones de vida de las masas trabajadoras; ellos enriquecen una capa estrecha de los súper ricos.

El director ejecutivo de Amazon Jeff Bezos ganó $1,8 mil millones solo el martes. Desglosado, esto significa que Bezos ganó $20.833 por segundo, una cantidad aproximadamente equivalente a la que gana un trabajador de Amazon en un año. Ganó $67 mil millones este año, lo que equivale a $8 millones por hora. Bezos es ahora el hombre más rico de la tierra, con un patrimonio neto de $164.7 mil millones. Según el ingreso anual promedio de los EUA de $28.446, un trabajador de Amazon necesitaría más de cinco millones de años para acumular una cantidad igual a la riqueza de su director ejecutivo, aproximadamente igual al tiempo desde que los humanos se separaron genéticamente de los gorilas y los chimpancés.

El salario de muchos trabajadores estadounidenses es incluso más bajo. El salario base en Amazon es de $12 por hora, lo que equivale a menos de $25.000 por año.

La cobertura del boletín de la Voz del Trabajador de Amazon Internacional (IAWV) ha citado relatos de trabajadores en múltiples instalaciones que han visto a compañeros de trabajo durmiendo en sus automóviles. Dentro de las instalaciones, los trabajadores enfrentan una distopía de alta tecnología, caracterizada por largas horas y un régimen industrial autoritario. “Es como que te torturen mental y físicamente durante 10 horas por noche”, dijo una trabajadora, Shannon Allen, al World Socialist Web Site. Otro trabajador describió el trabajo como “esclavitud moderna”.

Un trabajador en el Reino Unido dijo que la compañía penaliza a los trabajadores por lastimarse. “¿Alguien lastimado en el trabajo? Eso se eleva a un líder que luego llama a primeros auxilios, toman una declaración y luego le preguntan si va a regresar a su trabajo o a su casa. Ir a casa tiene una penalización de medio punto”.

En todo el mundo, la empresa obliga a los trabajadores a trabajar a velocidades rápidas, agotadoras y, a menudo, peligrosas. El trabajador del Reino Unido dijo: “Todavía tengo casi accidentes y colisiones de personas corriendo ... ahora es más rápido, más rápido y más rápido. Se trata de estar en movimiento, cumplir con las tasas y los objetivos”.

Amazon está aumentando la explotación de su fuerza de trabajo mientras se prepara para otra expansión masiva. El año pasado, la compañía anunció planes para abrir una segunda sede, aunque la decisión sobre dónde se ubicarán las instalaciones aún no se ha finalizado. Recientemente también compró 20.000 camionetas a la Mercedes-Benz, con las cuales la compañía planea establecer una red de contratistas para llevar a cabo sus servicios de entrega de última milla. Este desarrollo dará un duro golpe al Servicio Postal de los Estados Unidos, que actualmente maneja el 40 por ciento de las entregas de última milla. También ha comenzado a abrirse paso en el mercado publicitario en línea de $88 mil millones, con planes claros para superar a los gigantes tecnológicos Google y Facebook.

Los trabajadores de Amazon han comenzado a luchar contra sus condiciones de trabajo extenuantes y bajo salario. Huelgas estallaron en instalaciones en España, Alemania, Polonia, Italia y Francia este verano, y cientos de trabajadores han escrito en la IAWV para describir la brutal explotación que enfrentan a manos de la compañía.

La clase dominante ha empezado a tratar de neutralizar la creciente oposición a la desigualdad social, los bajos salarios y las condiciones de la explotación laboral. En particular, el Partido Demócrata está tratando de tomar el control de estas luchas y dirigirlas de nuevo a canales seguros como el sindicato Teamsters y la órbita política de Bernie Sanders, quien apoyó a Hillary Clinton como candidata a la presidencia luego de las primarias demócratas de 2016.

El miércoles, Sanders presentó un proyecto de ley que gravaría a las corporaciones por los beneficios federales que reciben sus empleados. El proyecto de ley, denominado Stop Bad Employers by Zeroing Out Subsidies [“paren a los malos empleadores dejándolos sin subvenciones”] o “Ley BEZOS”, establecería un impuesto del 100% sobre las empresas igual a los programas de asistencia pública de los que dependen sus empleados para vivir.

Esta legislación no hace nada para abordar las condiciones inseguras que enfrentan los trabajadores y no aumentará los salarios ni mejorará sus vidas. Es significativo que el proyecto de ley tenga como objetivo proporcionar dinero al gobierno, que probablemente transferirá a las corporaciones en forma de desgravaciones y reducciones de impuestos. Además de esto, los autores y patrocinadores del proyecto de ley saben que no tiene posibilidades de ser aprobado.

Por el contrario, el Partido Socialista por la Igualdad exige la incautación inmediata de todos los activos de Jeff Bezos y su distribución inmediata para satisfacer las necesidades de la clase trabajadora, incluidos los gastos masivos en transporte público, atención médica, educación y provisión de alimentos, agua y vivienda para los necesitados. La corporación debe transformarse en una utilidad pública que no debe administrarse para el beneficio privado de unos pocos sino para satisfacer las necesidades humanas.

Para llevar a cabo esta tarea histórica, los trabajadores de Amazon requieren organización, no a través de los sindicatos corruptos que les cobran cuotas para pagar los salarios de los burócratas, sino organizaciones que luchan por y para los propios trabajadores. Dichas organizaciones, comités de trabajo, se basarán en los principios de la democracia y el control obrero de la producción, y lucharán para educar a la clase trabajadora en su conjunto sobre las condiciones que enfrentan los trabajadores de Amazon al invitar a otros sectores de la clase trabajadora a unirse en una lucha común contra las corporaciones masivas.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de septiembre de 2018)