Trabajadores de UPS: ¡Organicen comités de base para preparar la oposición al contrato!

por WSWS UPS Worker Newsletter
10 agosto 2018

Siga las actualizaciones del boletín WSWS de UPS Worker en Facebook y Twitter .

Los ejecutivos de los Teamsters se reúnen hoy en Chicago con los funcionarios de todos los locales para discutir su estrategia de impulsar el acuerdo tentativo que han alcanzado con UPS.

Los trabajadores saben que el trato está podrido hasta la médula. El sindicato busca disfrazar un ataque de enormes proporciones contra los trabajadores como si fuera una gran victoria. El contrato incluye la creación de una nueva clase "híbrida" de trabajadores de conductor/almacén "22.4", a quienes se les pagará mucho menos que los conductores actuales y no se les garantiza horas de tiempo completo. La nueva posición está diseñada para destruir los últimos puestos de trabajo decente y de tiempo completo remanentes en la empresa y extender la "flexibilidad" a tiempo parcial de los almacenes a los controladores de entrega. El contrato también mantiene los salarios a nivel de pobreza para cientos de miles de trabajadores de almacén a tiempo parcial.

Wall Street ha dado el veredicto de la elite corporativa y financiera sobre el acuerdo. Los especuladores han mandado los precios de las acciones de UPS al alza en 11.8 por ciento en el mes desde que el sindicato el contrato propuesto y extendió el plazo. Están asumiendo que no habrá huelga, y confían en el sindicato de Teamsters para hacer esto realidad.

A principios de junio, los trabajadores votaron por un margen de 93 por ciento para autorizar una huelga después del vencimiento del contrato actual el 31 de julio pasado. El sindicato de Teamsters, sin embargo, no tenía intención de convocar una huelga. Ahora ha ampliado el contrato existente para darle más tiempo para encontrar la forma de que se apruebe el acuerdo.

El sindicato está simultáneamente chantajeando a los trabajadores para que voten por el acuerdo con amenazas de que un "no" resulte en una oferta aún peor, mientras calumnia la oposición de los trabajadores como el trabajo de "trolls de Internet".

¡Formen comités de base para organizar una lucha!

Existe una ira creciente y una determinación de luchar entre los trabajadores, pero esta oposición debe organizarse. No se debe permitir que el sindicato de los Teamsters retenga la iniciativa y continúen su conspiración con la compañía contra los trabajadores sin luchar en contra de este.

El boletín informativo WSWS de UPS Worker insta a los trabajadores a formar comités de base en los centros y almacenes para tomar el control de la lucha en sus propias manos. Dichos comités deben comenzar a contactar a los trabajadores de UPS en otras áreas para coordinar la oposición.

Los comités de trabajadores de base deberían formular sus propias demandas como base para una huelga nacional. Estos deberían incluir:

* Transformación inmediata de todos los trabajadores a tiempo parcial, con un aumento correspondiente en el pago y beneficios completos.

* Abolición de todos los niveles

* Un aumento salarial general del 30 por ciento y restauración de los ajustes del costo de la vida

* Miles de millones de dólares para financiar completamente los fondos de pensión y atención médica para todos los trabajadores.

* Control de los trabajadores sobre la producción, incluido el establecimiento de velocidades de línea seguras. Las demandas interminables de aceleraciones en los almacenes y en las entregas han causado innumerables lesiones, ataques de calor y muertes.

Muchos trabajadores han planteado preocupaciones justificadas de que los Teamsters buscarán imponer el voto del contrato mediante la trampa del relleno de la boleta. Por lo tanto, la campaña para un "no" debe elevar la demanda de supervisión de los trabajadores sobre el proceso de votación y la verificación de la integridad de la votación. No debe haber más tratos secretos entre los Teamsters y la compañía; todas las negociaciones deben ser transmitidas en vivo para que todos los trabajadores las vean. El control del fondo de huelga de $160 millones de los Teamsters, financiado por las cuotas de los trabajadores, debe estar bajo el control de los trabajadores para garantizar un pago adecuado durante cualquier huelga.

¡Los empleados de UPS deben comunicarse con otras secciones de la clase trabajadora!

Los trabajadores de UPS, que suman más de un cuarto de millón, poseen un inmenso poder social. Transportan más de un tercio de todas las entregas de paquetes en los Estados Unidos, mucha de la cual es fundamental para el funcionamiento de grandes sectores de la industria y la economía. Tienen poderosos aliados entre los 200,000 empleados del Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS) y el medio millón de trabajadores de Amazon a nivel internacional, quienes forman parte de la misma cadena de suministro global y se enfrentan a condiciones similares de explotación y abuso corporativo.

Los trabajadores son conscientes de que una huelga que suspenda las entregas de UPS se enfrentará con una oposición feroz de la clase dominante y su estado, de medidas cautelares y represión policial, ataques de la administración Trump y del Partido Demócrata, denuncias de los medios controlados por las corporaciones y los esfuerzos de los Teamsters para aislar y traicionar la lucha.

La lógica de la lucha de los trabajadores de UPS plantea la necesidad de que los trabajadores expandan su lucha. Los comités de base de los trabajadores de UPS se unirían y establecerían comunicación con los trabajadores de distribución en Amazon, USPS, FedEx y otras secciones de la clase trabajadora en los EUA e internacionalmente.

Una huelga en UPS ganaría el apoyo de millones de trabajadores que han sufrido tres décadas de ataques a sus trabajos, salarios y derechos sociales. En todo el mundo, hay una creciente determinación de la clase obrera para luchar, expresada en los abrumadores votos de huelga de los trabajadores de Ryanair en toda Europa, la ola de huelgas de maestros estadounidenses este año y las huelgas de Amazon, ferroviarios, metalúrgicos y trabajadores industriales en Europa y Medio Oriente.

Esto es precisamente lo que teme la clase dominante. Bajo las administraciones de Obama y Trump, ha perseguido la transferencia de riqueza de la clase trabajadora a la elite corporativa, a través de una política de tasas de interés ultrabajas, recortes de impuestos corporativos, la reducción de salarios y el saqueo de los programas sociales.

La lógica de la lucha de clases

El aumento interminable de los mercados bursátiles ha dependido de la continua disminución de los salarios y la supresión de toda lucha independiente de los trabajadores por parte de los sindicatos, que funcionan como agentes de la gestión empresarial, no de las organizaciones de trabajadores. Los sindicatos describieron con precisión su propia función durante los argumentos legales durante el reciente audiencias ante la Corte Suprema en el caso Janus v. AFSCME sobre "honorarios de agencia" sindicales obligatorio, argumentando, en palabras del abogado del sindicato, que dichas tarifas eran la "compensación por ninguna huelga".

La ilusión más peligrosa sería creer que el sindicato Teamsters puede verse obligado a adoptar una política militante y defender las condiciones de los trabajadores. Esta es la mentira promovida por los Teamsters para una Unión Democrática (TDU), que representa una facción del propio aparato sindical.

El TDU pide un "no", pero no ofrece una perspectiva sobre la cual los trabajadores puedan luchar. Hace un llamado a los trabajadores a poner su fe en el sindicato para volver a la mesa de negociaciones y llegar a un acuerdo mejor, y ha declarado explícitamente que no está convocando una huelga. Esto se debe a que quieren contener la oposición y evitar que se convierta en una lucha real contra la compañía y la elite gobernante capitalista.

La clase trabajadora tiene una larga historia de facciones disidentes operando dentro de los sindicatos, cuya retórica oposicional es tanto aire caliente. El propio TDU controlaba el sindicato Teamsters bajo Ron Carey de 1991 a 1997, supervisando una serie de contratos de concesión. Acepta el marco nacionalista y pro-capitalista de la unión. Su principal preocupación es ingresar al liderazgo del sindicato y asegurarse un aumento económico de sus posiciones altamente remuneradas.

La lucha de clases es una guerra. Los sindicatos, la corporación y el gobierno están elaborando su estrategia contra los trabajadores, que han estado persiguiendo durante los últimos 30 años. Por lo tanto, los trabajadores deben basarse en su propia estrategia y en sus propias organizaciones independientes.

Cada lucha de los trabajadores para defender las necesidades más elementales plantea la cuestión de qué clase tiene el poder político y decide cómo se asignan los recursos de la sociedad: la clase trabajadora, que produce toda la riqueza de la sociedad a través de su trabajo o la elite capitalista.

El Partido de la Igualdad Socialista lucha por un movimiento socialista de la clase trabajadora para expropiar las corporaciones gigantes como UPS y Amazon, y aprovechar los inmensos recursos producidos por los trabajadores para el beneficio de la humanidad, en lugar de los beneficios privados, a través de la transformación de estas corporaciones en servicios públicos bajo el control democrático de la clase trabajadora.

Instamos a los trabajadores de UPS que desean emprender esta lucha a contactarnos hoy.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de abril de 2018)