La pesadilla de inmigración en EUA continúa en medio de un apagón informativo

por Eric London
7 agosto 2018

Más de 570 niños inmigrantes permanecen en centros de detención y colocación familiar en Estados Unidos varias semanas o meses después de que el gobierno los separara de sus padres esta primavera.

Unos 460 padres ya han sido deportados sin sus hijos, muchos después de haber sido forzados a firmar formularios en los que reniegan el derecho a reunirse con sus hijos o hijas. En muchos de estos casos, estos padres nunca volverán a ver a sus hijos.

El gobierno ha considerado a cientos de padres "inelegibles" para ser reunidos con sus hijos a causa de que tienen antecedentes penales. Este robo masivo y premeditado de niños por parte del gobierno es uno de los eventos más vergonzosos en la historia de los Estados Unidos.

Estos crímenes están siendo ignorados por los medios corporativos. Desde principios de agosto, la página de opinión del New York Times ha publicado ocho artículos de opinión o declaraciones de la junta editorial relacionados con acusaciones sobre los vínculos de Trump con Rusia o la histeria de #MeToo, pero nada sobre las condiciones que enfrentan los inmigrantes. El Washington Post ha publicado siete artículos de opinión o declaraciones de la junta editorial sobre Rusia y #MeToo, pero ninguno sobre los inmigrantes.

Los niños que languidecen en detención viven una pesadilla. El miércoles, la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración confirmó un informe de que un niño murió de una enfermedad respiratoria poco después de salir de un centro de detención familiar que se remonta a la era Obama en Dilley, Texas.

Esta semana, varios informes revelaron que guardias en diferentes centros de detención o crianza temporal en Southwest Key fueron arrestados por violar y acosar a niños detenidos. Un contratista federal seropositivo de VIH forzó a practicar sexo oral e intentó penetrar a varios niños detenidos en una instalación en Mesa, Arizona. Todas las víctimas eran niños no acompañados. En un caso separado, un segundo contratista federal en una instalación de Southwest Key en Phoenix, Arizona, se metió en las habitaciones de los niños y abusó de ellos.

De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad de Syracuse, la Administración de Trump buscó específicamente a padres que cruzaban la frontera con niños, dándoles un enjuiciamiento penal más frecuentemente que a aquellos sin hijos. "La Administración no ha explicado su motivación para enjuiciar a padres con hijos cuando esto ha dejado a muchos otros adultos sin hijos que no están siendo remitidos para su enjuiciamiento", dijo el informe de Syracuse.

Susan B. Long, coordinadora de Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse, le dijo a Buzzfeed News: "No es como si los procesamientos fueran automáticos; esta fue una elección consciente ". Continuó: "Todavía no sabemos el número de separaciones que ocurrieron debido a que fueron enjuiciados ... Hicimos un esfuerzo para encontrar cosas que pudieran sugerir que los datos no son confiables o hacernos dudar. Estábamos tan sorprendidos. Los datos de la Patrulla Fronteriza indicaron que se referían solo a uno de los padres, y hubo muchas separaciones".

El jueves, la Administración de Trump presentó documentos al tribunal buscando abdicar de cualquier responsabilidad de tener que reunir a los niños con sus padres. El Departamento de Justicia dijo que las organizaciones sin fines de lucro y los abogados de inmigración deberían ser responsables de ubicar a los padres.

Las organizaciones sin fines de lucro deben usar "voluntarios" para encontrar a los padres y a los hijos, según los archivos de la corte. "El abogado del Demandante [la Unión Americana por las Libertades Civiles] debería usar sus considerables recursos y su red de firmas legales, ONG, voluntarios y otros, junto con la información que los Demandados el Departamento de Justicia han proporcionado (o proporcionarán en breve), para establecer contacto con posibles miembros de familia en países extranjeros".

El documento continúa: "El abogado de los Demandantes debe determinar si cada posible miembro del colectivo demandante desea ser reunido con su hijo, o si desea renunciar a la reunificación". La ACLU "sería entonces responsable de proporcionar a los Demandados una confirmación escrita, final e inequívoca de que cada posible demandante desea reunirse con su hijo".

Este documento debería ser presentado como evidencia de que el Gobierno estadounidense está cometiendo crímenes contra la humanidad. El requisito de que los padres deben probar "inequívocamente" que desean reunirse con sus hijos es el tipo de exigencia maliciosa que pudieron haber presentado los nazis.

La juez Dana Sabraw, quien está a cargo de la demanda, emitió una orden para obligar a la Administración de Trump a proporcionar información sobre los niños separados y sus padres antes del 10 de agosto. Dado que la Administración de Trump ya incumplió otros plazos ordenados por cortes, la orden es poco más que una sugerencia.

Mientras tanto, la Administración planea reducir drásticamente el número total de refugiados que aceptará en 2019. Según fuentes en la Casa Blanca, el número de refugiados admitidos, los cuales buscan escapar las guerras imperialistas y persecuciones, podría caer a 15.000 de su nivel anual actual de 45.000.

Politico informó el jueves que el asesor fascista de Trump, Stephen Miller, está dirigiendo la intensificación de la campaña antiinmigrante. "Tras bambalinas, Miller, de 32 años, se ha puesto en contacto con todos los secretarios relevantes del gabinete para transmitir su interpretación de las ideas del presidente sobre el límite de refugiados para tratar de influir la decisión, dijo un exfuncionario de la Casa Blanca familiarizado con las discusiones”, escribió la publicación.

"Dentro del país, la camarilla de Miller intenta hacerles la vida más difícil a los inmigrantes indocumentados que ya viven y trabajan aquí", continuó Politico. "El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EUA, dijo otro republicano cercano a la Casa Blanca, tiene la intención de continuar con su mayor enfoque en hacer cumplir la ley en los lugares de trabajo".

Esto confirma la advertencia del World Socialist Web Site en su Perspectiva del 26 de julio de que una intensificación de las redadas en los lugar de trabajo significaba que la Administración está luchando por dividir la creciente oposición social en la clase trabajadora a lo largo de líneas raciales y nacionales.

El ataque de la Administración de Trump contra los inmigrantes está ligado a los esfuerzos del Partido Republicano para movilizar su base fascista antes de las elecciones de mitad de ciclo en 2018. Según una encuesta de Gallup del 18 de julio, el porcentaje total de republicanos que enumeran la inmigración como el tema más importante en los EUA aumentó del 17 por ciento antes de que la Administración implementara su política de separación familiar de "cero tolerancia" en mayo al 35 por ciento en julio.

Como resultado de este aumento, la inmigración ahora ha superado la "insatisfacción con el Gobierno" como el tema más importante en la mente de los votantes a medida que se acerca la elección.

Fuera de esta sección de republicanos de extrema derecha, los estadounidenses apoyan abrumadoramente la reunificación familiar y la provisión de derechos de ciudadanía a las personas indocumentadas. Sin embargo, el Partido Demócrata, trabajando en colaboración con las agencias de inteligencia militar, la Administración de Trump y las principales corporaciones tecnológicas, ha llevado a cabo una operación contra puntos de vista izquierdistas, proinmigrantes y antifascistas en plataformas de redes sociales como Facebook.

El martes, Facebook anunció que había prohibido una página para organizar un mitin para "Abolir ICE", las siglas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, convocado por activistas que exigían la reunificación de padres e hijos inmigrantes y la abolición de la agencia. Facebook citó un análisis del centro de pensamiento Atlantic Council que advierte sobre cuentas que están "a la izquierda del espectro político" y "buscaban promover divisiones y enfrentamientos entre estadounidenses".

No se necesita tal censura para los medios corporativos, donde el ataque a los inmigrantes ya ha sido relegado a las últimas páginas.

Las corporaciones, los dos principales partidos, la prensa burguesa y toda la élite política son culpables de horribles crímenes contra los inmigrantes y buscan bloquear la oposición de los trabajadores y jóvenes a estos crímenes. La única manera de defender los derechos democráticos y garantizar que los trabajadores tengan derecho a viajar de un país a otro sin sufrir acoso es romper con los dos partidos del capitalismo estadounidense y construir un movimiento socialista revolucionario de masas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de agosto)