Convención de la Federación Estadounidense de Maestros se dedica a promover a candidatos del Partido Demócrata

por Nancy Hanover
20 julio 2018

La Federación Estadounidense de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés) celebró su convención nacional bienal del 12 al 16 de julio en Pittsburgh, atrayendo a unos 3.000 delegados.

La convención no se pareció a una discusión verdadera entre docentes, cuyas vidas son cada vez más dominadas por las dificultades financieras y la destrucción de la educación pública. La ola de huelgas esta primavera y los ataques nacionales contra la educación no fueron discutidos seriamente. En cambio, la burocracia se enfocó en promover a los políticos del Partido Demócrata. El eslogan oficial fue "Nos importa, luchamos, nos presentamos y votamos", con énfasis en este último.

Si uno no hubiera estado consciente de que unas semanas antes de la convención se había producido el movimiento de educadores más grande en 40 años, uno no lo habría reconocido en base a los procedimientos en Pittsburgh.

Entre febrero y junio, se produjeron huelgas y manifestaciones a gran escala en seis estados de EE.UU: West Virginia, Oklahoma, Kentucky, Colorado, Arizona y Carolina del Norte. Los maestros y trabajadores escolares se manifestaron, protestaron, desafiaron las leyes estatales contra las huelgas, cuestionaron a los legisladores demócratas y republicanos y expresaron la indignación de millones de educadores, padres y estudiantes por la destrucción continua de la educación pública.

Maestros manifestandose en Charleston, West Virginia

Estas acciones fueron iniciadas por maestros y en oposición a los sindicatos de los docentes, quienes finalmente los sancionaron solo para contenerlos, aislarlos y ponerles fin.

En cada estado, los maestros se preparan para volver al trabajo con prácticamente los mismos salarios de pobreza, beneficios deficientes y falta de fondos educativos que los impulsaron a declarar una huelga en primer lugar. Sin embargo, no hubo una evaluación de estas huelgas o sus resultados en la convención bienal. Esto solo puede ser explicado por el hecho de que la AFT no le rinde cuentas a sus miembros.

En la medida limitada en que la convención, dominada por la burocracia de la AFT, reconoció la rebelión de los maestros, fue para declarar victoriosas las huelgas y pintar la votación y/o postulación en las elecciones de noviembre como su extensión lógica. La AFT y sus socios del Partido Demócrata no quieren tener nada que ver con más huelgas o cualquier otra forma de acción masiva por parte de los docentes.

Entre las docenas de resoluciones presentadas a la convención, solo un par hizo referencia a las huelgas. Una hizo un llamado para lanzar una campaña nacional de "acción laboral y educación", y otra para declarar "un día de solidaridad para nuestros camaradas en huelga". Pero estas medidas blandas fueron bloqueadas y no fueron presentadas en el piso de la convención. Según la jerarquía sindical, la única acción permisible no es en las calles, sino en las urnas, donde la elección se realiza entre dos partidos derechistas de las grandes empresas.

El presidente de la AFT, Randi Weingarten, inauguró la convención el viernes y delineó su agenda política. Su discurso, titulado "Esperanza en la oscuridad", comenzó con la decisión de la Corte Suprema de junio en Janus v. American Federation of State, County and Municipal Employees Council 31, la cual prohibió el pago obligatorio de honorarios de "agencia" o "fair share" por empleados no sindicalizados que son cubiertos por convenios colectivos en 22 estados. La reducción resultante en la membresía del AFT podría resultar en millones de dólares de ingresos perdidos para la jerarquía sindical.

Weingarten luego se refirió brevemente a la huelga de West Virginia, a la que calificó como victoriosa, enfatizando ridículamente la entrega de una pizza de un local sindical en California a los huelguistas de West Virginia. Procedió rápidamente a pasar a la "participación de nuestros miembros", es decir, inscribir a los miembros del sindicato en estados con derecho al empleo, donde ahora pueden optar por no participar como resultado de Janus .

Les dijo a los delegados que la decisión de la Corte Suprema fue el resultado de los esfuerzos del presidente Donald Trump para "quitarnos nuestra voz". Continuó: "La buena noticia es que no nos quedamos silenciosos ... Este año, casi 300 de sus colegas que son miembros de la AFT no solo están emitiendo su voto, están en la boleta. Las huelgas se están convirtiendo en visitas a las cabinas electorales".

Un mitín de docentes en frente del capitolio estatal de Oklahoma

El discurso de Weingarten fue seguido por una rara aparición conjunta de Lee Saunders, presidente de la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, del Condado y Municipales (AFSCME, por sus siglas en inglés), Lily Eskelsen-Garcia, presidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus siglas en inglés) y Mary Kay Henry, presidenta del Sindicato Internacional de los Trabajadores de Servicio, quienes se formaron en el escenario para abrazar a Weingarten y denunciar a Janus.

Se dedicó una cantidad significativa de tiempo a una lista de delegados preseleccionados, quienes dieron discursos entusiastas desde el piso reportando que tenían un gran porcentaje de tarjetas de renovación firmadas en sus locales.

Sin embargo, para no dejar el flujo de ingresos a la burocracia al azar, Weingarten y compañía propusieron una enmienda constitucional para aumentar las cuotas de los miembros y los impuestos per cápita de los locales. La misma Weingarten gana más de medio millón de dólares. Cientos de empleados sindicalizados altamente pagados miraban desde el piso de la convención.

El discurso inaugural fue pronunciado por Hillary Clinton, la primera candidata a la presidencia de la AFT en la última reunión. Mencionó el activismo de los docentes, enfatizando los problemas de "seguridad escolar", es decir, el control de armas, una plataforma estándar del Partido Demócrata. Sin embargo, su enfoque principal fue la movilización para alentar el voto. "Si recuperamos una o ambas cámaras [del Congreso]", dijo ella, "lo cual espero que hagamos, podemos comenzar a rendir cuentas con las personas, como debería ser. Es demasiado lúgubre pensar en la alternativa".

La oradora el sábado fue la senadora Elizabeth Warren, quien aún no ha declarado su intención de postularse para la presidencia en 2020, pero claramente está tanteando el terreno. En su discurso, estuvo completamente ausente una política para expandir los fondos de K-12. Warren hizo referencia al hecho de que muchos maestros tienen un segundo o tercer empleo y gastan su propio dinero en útiles escolares, pero no abogó por ninguna política para reinvertir seriamente en las escuelas.

La senadora de Massachusetts mencionó las huelgas de los maestros solo para dar a entender, falsamente, que la AFT había liderando las luchas, en lugar de trabajar para bloquearlas y luego traicionarlas.

Warren concluyó su discurso al hacer un llamado para "luchar" contra las fuerzas poderosas", pero luego aclaró que ella no estaba hablando de reanudar una ofensiva de ataque en absoluto. Ella declaró: "Ustedes tomaron las calles durante la marcha de las mujeres, el mayor movimiento de protesta en la historia del mundo [!] ... Ocuparon los pasillos del Congreso para ayudar a salvar la Ley de Asistencia Asequible ... Registraremos a los votantes y el 6 de noviembre votaremos para salvar esta democracia".

Bernie Sanders, también un posible candidato para 2020, se dirigió al grupo el domingo por la mañana. Weingarten, un miembro prominente del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés), desempeñó un papel crítico para perjudicar su candidatura presidencial en 2016, trabajando como la verduga de Clinton. Esta primavera, además, aplaudió la decisión del comité de normas del DNC para prohibir el apoyo de un candidato no demócrata, una maniobra diseñada para bloquear una nueva postulación de Sanders.

Sin embargo, Sanders apareció en el escenario para cumplir con su deber al DNC. De su manera hostil, pseudopopulista y de dos caras, atacó la desigualdad de la riqueza mientras que le declaró su apoyo al Partido Demócrata, el principal partido de Wall Street, cuyas políticas esenciales actualmente son la cooperación con la Administración de Trump en la política interna, el apoyo a la guerra en todo el mundo, incluso contra Rusia utilizando armas nucleares, y la criminalización de la disidencia.

Sanders elogió la victoria de Alejandría Ocasio-Cortez en las elecciones primarias como miembro del partido Socialista Democrático de América (DSA, por sus siglas en inglés), en el 14 ° Distrito Congresional de Nueva York, y apoyó al Congresista Conor Lamb en el oeste de Pensilvana y Randy Bryce en Wisconsin, quienes lo siguieron en el podio para entregar sus propios discursos de campaña.

Fue Sanders quien aparentemente evocó el único elemento de disidencia que surgió en la convención estrictamente guionizada. Fue en referencia al temprano apoyo por parte de la Junta Ejecutiva hacia Clinton en 2016.

"Me decepcionó profundamente cuando nuestro liderazgo nacional de AFT endosó de manera preventiva a Hillary Clinton en 2016", dijo la delegada Jessica Buchsbaum durante el debate en el piso, según Education Today. "Muchos de nosotros apoyamos apasionadamente a Bernie".

Una resolución, aprobada por unanimidad, estableció que para ganar el apoyo futuro del sindicato, los candidatos tenían que apoyar una lista de prioridades ampliamente influenciadas por Sanders, incluyendo la atención médica universal, la matrícula universitaria pública gratuita y mayores impuestos a los ricos para financiar completamente a las personas el el Disabilities Education Acty el Título I. La resolución, sin embargo, no obliga a que un candidato acepte estos puntos como políticas, sino a llamarlos "aspiraciones".

La conferencia del AFT

Otro falsa "izquierdista", Jesse Sharkey, vicepresidente (y presidente interino) del Sindicato de Maestros de Chicago y miembro de la Organización Internacional Socialista (ISO, por sus siglas en inglés), asistió a la conferencia, pero no levantó un solo dedo en oposición. Él fue citado por The Guardian, como parte de un evento titulado "Marchemos por un financiamiento equitativo", gritando: "¿De quién son las escuelas? ¡Nuestras escuelas! ", sin mostrar rastro de oposición a las traiciones del AFT.

Esto no solo se debe solo a que Sharkey está subiendo en la burocracia del AFT, sino también porque el ISO y el Grupo de los Educadores de Base (CORE, por sus siglas en inglés), al cual domina, está trabajando en conjunto con la jerarquía sindical.

Un ex miembro del Sindicato de Maestros de Chicago y asociado cercano de CORE, Brandon Johnson, recibió un turno de palabra por parte de la Junta Ejecutiva de AFT. Johnson se dirigió a la convención no solo como delegado de CTU, sino como comisionado entrante del condado de Cook, al haber ganado las primarias demócratas.

Claramente "en tono", denunció a Janus y terminó con una floritura retórica: "Les ordeno que se postulen para el gobierno ... Háganlo hasta que el agua potable en Michigan sea segura ... Háganlo hasta que los vecindarios de Chicago estén a salvo ... Háganlo hasta que los derechos de los trabajadores estén protegidos ... Háganlo hasta que las vidas negras importen".

Aparentemente no hubo mención en la convención de "Race to the Top" o de Arne Duncan, el secretario de educación de Obama. No fue conveniente recordarles a los maestros a qué se enfrentaban bajo el Demócrata Obama —la eliminación de cientos de miles de trabajos, la promoción de escuelas autónomas y negocios educativos con fines de lucro— cuando la burocracia estaba convirtiendo a toda la convención en una plataforma de lanzamiento para los Demócratas en 2018 y más allá.

Weingarten fue ungida para su sexto mandato como presidenta. El Consejo Ejecutivo de la AFT y varias entidades locales ofrecieron una lista de resoluciones, con docenas aprobadas. Ninguna de las demandas estaba vinculada a ninguna acción de huelga.

Quizás la resolución más enérgica fue el documento "Sindicalizando y Negociación Colectiva" del liderazgo de la AFT, que resolvió que la "prioridad inmutable" del sindicato era organizar a más contribuyentes, "redoblando" a las enfermeras y profesionales de la salud y nuevas áreas geográficas.

Significativamente, se presentó una resolución solicitando apoyo a la investigación por el Asesor Especial Mueller y la acusación o renuncia forzada de Trump, no por su asalto a la educación pública, sus políticas de inmigración o su acumulación militar, sino por su supuesta colusión con "la intromisión rusa ".

Weingarten emitió una declaración después de la convención que denunció la reunión de Trump con el presidente ruso Putin. Lo denominó como un "día oscuro para Estados Unidos" y agregó que "hay poca o ninguna duda de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, pero el presidente de los Estados Unidos apoya a Rusia ..."

Fue de esperarse que la convención terminara con un nostálgico reconocimiento para el fallecido presidente de la AFT, Albert Shanker, un notorio anticomunista neoconservador y partidario de la guerra imperialista.

La convención de la Federación Estadounidense de Maestros en Pittsburgh demostró una vez más el carácter reaccionario y antiobrero de esta organización. La lección de la "primavera de los docentes" es que la lucha en defensa de la educación pública requiere que los docentes se libren del asfixiante apretón de AFT y NEA y de todos los atuendos pseudo-izquierdistas que les dan credibilidad.

En oposición a los sindicatos corporativos, el Partido de la Igualdad Socialista insta a los educadores a construir comités de base en cada escuela y vecindario, independientemente de los sindicatos y el Partido Demócrata, para movilizar y unir a la clase obrera y los jóvenes en defensa de educación publica. Esto debe estar vinculado a una lucha política basada en un programa socialista. Nada se puede lograr sin un ataque frontal contra la riqueza y las prerrogativas de la elite gobernante capitalista.

 

El autor también recomienda:

La traición de la huelga en Oklahoma y las lecciones para la próxima etapa de la rebelión docente
[19 abril 2018]

“La seguridad a los sindicatos es la compensación por no tener huelgas”, dice representante sindical a la Corte Suprema de EUA
[1 marzo 2018]

Lecciones de la huelga docente de West Virginia
[9 marzo 2018]