La administración Trump defiende su falta de cumplir con la fecha límite para reunificar a las familias inmigrantes

por Meenakshi Jagadeesan
12 julio 2018

La administración Trump no cumplió con la fecha límite impuesta por la corte para reunir a todos los niños migrantes menores de cinco años con sus padres. Aunque la medida fue una maniobra política calculada y cruel, la administración declaró públicamente que no podía liberar a los niños porque no podía ubicar o investigar a sus padres.

Trump no se disculpó por el fracaso de su administración al reunir a las familias migrantes. Hablando con los periodistas, mientras él y su esposa viajaban en avión a Europa, el presidente dijo que tenía una solución al problema de las separaciones familiares: "Dile a la gente que no venga ilegalmente a nuestro país ... Esa es la solución ... Ven como otros lo hacen. Venga legalmente". Trump también rechazó las afirmaciones de que la política de separar padres de sus hijos ha causado daño a los niños: "Tenemos leyes. Tenemos fronteras. No vengan a nuestro país ilegalmente. No es algo bueno”.

En un intento de aprovechar del creciente odio público sobre estas políticas inhumanas, varios políticos demócratas han repetido las demandas populares para abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en ingles). En su conversación con los periodistas el martes, Trump hizo un punto para defender a ICE contra el ataque supuestamente cruel del Partido Demócrata. "En respecto a ICE, ¿las personas que luchan contra ICE? Es una desgracia. Estas personas entran en peligro. ... Así que debemos apoyar al ICE, no hacer lo que los demócratas están haciendo," dijo Trump. "Los demócratas quieren fronteras abiertas, y no les importa el crimen. No queremos ningún delito, y queremos fronteras donde las fronteras significan algo. Y recuerden esto: sin fronteras, no hay país."

La posición de ICE en el acoso continuo de los inmigrantes ya sea en la frontera, en los campos de detención, en los lugares de trabajo e incluso en los hogares de los inmigrantes está bien documentado. La agencia, con su presupuesto en expansión, mano de obra y naturaleza militarizada, es la Gestapo estadounidense, allanando el camino para un ataque a los derechos de todos los trabajadores, inmigrantes y no inmigrantes por igual.

Sin embargo, la postura del Partido Demócrata sobre la agencia es una estratagema cínica y falsa para bloquear el crecimiento de la oposición social.

El representante Beto O'Rourke (demócrata de Texas), que se está postulando contra el senador Ted Cruz (republicano de Texas) en las elecciones legislativas de noviembre, dijo a una estación de radio de Texas, "Si se trata de reorganizar el Departamento de Seguridad Nacional y cambiar las funciones de ICE, tener una mayor responsabilidad, abolir por completo esa agencia, está bien. Pero aún se tuviera que cumplir con nuestras leyes de inmigración en este país". En otras palabras, los demócratas quieren continuar las deportaciones masivas.

Después de todo, la mayoría de los Demócratas de la Cámara de Representantes votaron a favor del proyecto de presupuesto del 2018, que incluía un aumento del 10 por ciento en el financiamiento del ICE. Otros demócratas han respondido con llamadas abiertas para defender a ICE.

El senador Bill Nelson (demócrata de Florida) en su oposición no calificada hacia las llamadas para abolir el ICE, tuiteo: "No [deberíamos] abolir el ICE". La congresista Jacky Rosen (demócrata de Nevada) dijo, "ICE hace muchas otras cosas de las que la gente no se da cuenta", y ese congreso debería "pedirle al presidente que detenga sus políticas imprudentes y dañinas ahora". La representante Kyrsten Sinema (demócrata de Arizona), que también se postulará para el Senado, afirmó en una entrevista televisiva que deshacerse de ICE "no es realista y no tiene sentido".

En un reciente artículo de opinión del Washington Post, Jeh Johnson, el ex jefe del Departamento de Seguridad Nacional bajo Obama, reiteró este punto: "La realidad es que la abolición de ICE no es una propuesta seria de política; es tan serio como la afirmación de que México ‘va a pagar por el muro’".

Con la negativa de la administración Trump a cumplir con el plazo establecido por la corte para la reunificación familiar, no solo serán los 50 bebés y niños pequeños que permanecerán en los campos de detención. Sino también los otros niños que fueron separados de sus padres en la frontera, cuales se supone reunirse con sus padres para el 26 de julio. El destino de casi 3.000 niños inmigrantes sigue sin solución.

(Publicado originalmente el 11 de julio de 2018)