Cientos de miles marchan en contra de la persecución de inmigrantes bajo Trump

por Patrick Martin
4 julio 2018

Cientos de miles de personas salieron el sábado a manifestaciones por todo Estados Unidos para denunciar la política de la administración Trump de perseguir inmigrantes y solicitantes de asilo. Las protestas se llevaron a cabo en más de 700 lugares, con las mayores multitudes en Los Ángeles, Chicago, Washington y Nueva York.

Las protestas fueron particularmente dirigidas a la separación de miles de niños inmigrantes de sus padres, la consecuencia de la directiva de "cero tolerancia" de Trump que requiere el arresto de cualquier persona sospechosa de entrar ilegalmente a los Estados Unidos.

La manifestación más grande fue en Los Ángeles, hogar de la mayor población de inmigrantes en los Estados Unidos. Más de 75.000 personas rodearon el Palacio Municipal en una multitud tan densa que era difícil atravesarlo. En contraste, solo 20 personas se presentaron por una miserable protesta en contra pro-Trump, a la que los medios de comunicación locales prestaron una atención indebida.

Los manifestantes, indignados por los videos de niños llorando después de ser separados por la fuerza de sus padres, llegaron a la manifestación en un flujo continuo a lo largo del día. Hubo un amplio apoyo para poner a juicio a Trump, Stephen Miller, Jeff Sessions y otras figuras del gabinete por crímenes contra la humanidad. Otros pidieron la abolición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y otros instrumentos represivos de la redada antiinmigrante. "Los derechos humanos no deberían tener fronteras" era un eslogan común en las pancartas del mitin.

Los animadores famosos y los políticos del Partido Demócrata dominaron la plataforma y buscaron dirigir la indignación por el abuso de inmigrantes y la separación de padres e hijos en apoyo al Partido Demócrata en las elecciones legislativas de noviembre. El alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti habló sobre la necesidad de que el ICE y los funcionarios de inmigración simplemente "sigan la ley." Gavin Newsom, candidato demócrata a la gobernación, habló de la rica historia de la diversidad en California, sin prometer protestar las políticas antiinmigrantes de Trump.

En una de las manifestaciones más grandes, más de 50.000 se congregaron en Chicago, según estimaciones de la multitud por parte del departamento de policía de la ciudad. Desafiando el calor intenso y peligroso, amplias capas de la población, la escuela secundaria y los estudiantes universitarios; inmigrantes y sus familias; maestros, enfermeras y trabajadores estatales; secciones de la clase media e incluso la clase media-alta salieron a expresar su oposición a las bárbaras políticas antiinmigrantes de la administración Trump.

Hubo una participación similar en la ciudad de Nueva York, con marchas en Manhattan y Brooklyn. Una multitud de manifestantes llenaron el Puente de Brooklyn de punta a punta por más de dos horas mientras marchaban a través del Río Este.

Unas 15.000 personas se reunieron en el Centro de Gobierno en Boston, donde la plataforma de oradores fue dominada por políticos demócratas, incluidos los senadores Elizabeth Warren y Ed Markey y el representante Joe Kennedy, todos ellos promoviendo un voto para los demócratas en noviembre. La oficina del Secretario de Estado de Massachusetts tenía una mesa preparada para registrar a las personas para votar.

Hubo protestas en muchos centros regionales, como Atlanta, Denver y Dallas, donde cinco personas fueron arrestadas fuera de las instalaciones de ICE; en ciudades medianas como Pittsburgh, New Orleans, Albuquerque y Salt Lake City; e incluso en pequeñas ciudades interiores como Redding, California y Huntington, West Virginia.

En El Paso, Texas, una gran multitud bloquearon el puente que atraviesa el Río Grande hasta Juárez, México. Hubo protestas organizadas en los 50 estados.

En lo que se calificó como la manifestación nacional principal, en Washington DC, los organizadores de la marcha, de MoveOn.org, la Unión Americana de Libertades Civiles y la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas respaldada por la AFL-CIO, tomaron la decisión de tener la "votación en noviembre" argumento hecho exclusivamente por animadores, ministros y activistas que representan varias "identidades"—negro, hispano, asiático, femenino, etc.—en lugar de tener a los principales demócratas en la plataforma.

Esto se hizo por la preocupación de que la multitud no reaccionara favorablemente a tales personas y en parte porque los principales demócratas no querían asociarse de una manera tan pública con la defensa de los inmigrantes. Pero la ausencia de políticos demócratas desde la plataforma en Washington no cambió el mensaje, ya que los oradores encabezaron repetidamente a la multitud en cantos de "vótelos afuera." Ningún orador criticó el papel del gobierno de Obama en llevar a cabo deportaciones masivas, más que cualquier gobierno anterior, y preparando el escenario para la escalada brutal de los ataques de Trump.

La lista de oradores en Washington tenía como objetivo reforzar los esfuerzos del Partido Demócrata y sus partidarios pseudoizquierdistas para dividir a la clase trabajadora en términos de raza, religión, etnia y género. Ni un solo orador afirmó representar a la clase trabajadora o hablar en nombre de la gran mayoría de los estadounidenses que están unidos como parte de esa clase.

La ideología reaccionaria detrás de esta alineación recibió la voz de un orador en particular, la reverenda Traci Blackmon de la Iglesia Unida de Cristo, un pastor afroamericano de San Luis. Presentó toda la historia de los Estados Unidos como una de los opresores blancos que arrancan a los niños de padres no blancos: de mujeres negras esclavizadas a familias nativas americanas, japoneses-estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial y padres encerrados en el sistema penitenciario, a quienes llamó "predominantemente negro y morenos," a pesar del hecho de que los blancos de la clase trabajadora constituyen una gran proporción de los que están en la cárcel.

Esta presentación fue explícitamente racista, ya que la predicadora habló de romper las "cortinas de hierro del nacionalismo blanco" y afirmó que la motivación de los ataques contra los inmigrantes era que "el dios falso de la blancura está amenazado." No hubo protestas de la plataforma contra este tipo de lenguaje, ni ningún intento de afirmar la unidad de blancos, negros y otras minorías que trabajan en una lucha común.

Mientras los oradores en Washington y otras ciudades importantes ocultaron el papel de la administración Obama y buscaron convertir la defensa de los inmigrantes en una campaña electoral para los Demócratas, los que asistieron a los mítines fueron extremadamente receptivos a una alternativa socialista.

Partidarios y miembros del Partido Socialista de la Igualdad (SEP) intervinieron en muchos de los mítines en todo el país y encontraron un enorme apoyo para el llamado del SEP a unir a la clase trabajadora contra todos los políticos de la clase capitalista, ya sea Trump y los republicanos o los demócratas, que sirven como la segunda línea de ataque contra los inmigrantes.

Los partidarios de SEP distribuyeron miles de copias de la declaración dirigida por el partido a los mítines, bajo el titular, ¡Moviliza la clase trabajadora contra el ataque bipartidista contra los inmigrantes!"

En algunos de los mítines más pequeños, donde la plataforma estaba menos estrictamente controlada por grupos afiliados al Partido Demócrata, los miembros de SEP pudieron hablar y declarar el apoyo del partido a las fronteras abiertas, la libertad de todos los trabajadores para vivir y trabajar donde elijan, y contra la subordinación de la clase obrera por los políticos y partidos de grandes empresas.

En esos casos hubo una respuesta cálida a las políticas defendidas por el SEP e indicaciones claras de que los trabajadores están cada vez más interesados en una perspectiva socialista y ansiosos a discutirla.

El autor también recomienda:

"Esto es como la década de 1930. Tenemos que unirnos y oponernos"

[2 de julio de 2018]