1968: La huelga general y la revuelta estudiantil en Francia

Parte 7—La línea centrista de la OCI (3)

por Peter Schwarz
30 junio 2018

Esta serie de ocho partes apareció primero en el World Socialist Web Site durante mayo-junio de 2008, en el 40 aniversario de la huelga general en Francia. La estamos presentando aquí sin cambios, pero con una nueva introducción a la luz de los acontecimientos ocurridos entre tanto. La primera parte, publicada el 7 de junio, aborda el desarrollo de la revuelta estudiantil y la huelga general hasta su punto culminante a fines de mayo. La segunda parte, publicada el 11 de junio, examina como el Partido Comunista (PCF) y el sindicato bajo su control, la CGT, le permitieron al presidente Charles de Gaulle recuperar el control. La tercera parte, publicada el 13 de junio y la cuarta parte, publicada el 18 de junio, examinan el papel desempeñado por los pablista s. Las últimas cuatro partes examinarán el papel de la Organización Comunista Internacional (OCI) de Pierre Lambert, incluida la quinta parte, publicada el 2 de junio y la sexta parte, publicada el 25 de junio. La séptima parte se publica a continuación.

La evolución hacia la derecha de la OCI

Los acontecimientos de 1968 marcan un punto de inflexión en la historia de la OCI. En el momento de la huelga general, la OCI, cuyas raíces yacen en el movimiento trotskista, ya había evolucionado en una marcada dirección centrista, sus políticas cada vez más orientadas hacia las burocracias estalinistas y reformistas. Tres años más tarde, rompió con el movimiento trotskista internacional y se convirtió en un apoyo importante del Partido Socialista francés y, por lo tanto, del su Estado burgués.

El movimiento estudiantil y la huelga general habían atraído a la OCI varios miles de nuevos miembros y contactos. Se habían unido a una organización ostensiblemente trotskista, pero el curso centrista de la OCI los orientó hacia los aparatos burocráticos. No fueron entrenados como marxistas, sino que fueron educados como oportunistas.

Estos jóvenes, que gradualmente desplazaron al cuadro más viejo, jugaron un papel importante en el desarrollo correcto de la OCI. Muchos más tarde se cambiaron al Partido Socialista y se embarcaron en una carrera política que los llevó a las oficinas públicas más altas.

La evolución hacia la derecha de la OCI estuvo estrechamente relacionada con el surgimiento de una capa social a la que se le prestó especial atención en 1968: los rangos inferiores de la burocracia sindical, a los que se refería como los "cuadros organizativos de la clase trabajadora".

Como hemos visto, la OCI esperaba que la agudización de la crisis política pusiera en conflicto a estos "cuadros" con los "aparatos", forzándolos a la izquierda. Esta esperanza no solo se basaba en una falsa comprensión del carácter de los sindicatos, sino que también se basaba en una estimación incorrecta del régimen gaullista, cuya fuerza la OCI sobreestimó enormemente.

Desde 1958, cuando el general de Gaulle regresó al poder en el punto álgido de la crisis argelina, y sometido a una constitución adaptada a sus necesidades personales, la OCI había caracterizado su gobierno como bonapartista. "De Gaulle no es simplemente un elemento entre otros del personal político de la burguesía francesa", escribió la OCI, en un artículo programático publicado en La Vérité a principios de 1968, bajo el título “El bonapartismo gaullista y las tareas de la vanguardia”, pero, más bien, de Gaulle se había forzado a su clase y fue apoyado por ella porque podía "conducir su lucha contra el proletariado y sus rivales internacionales solo reforzados por un estado fuerte, que subordina todas las capas sociales, moviliza a todos los recursos de la economía y moviliza todas las áreas de la sociedad exclusivamente a favor del gran capital". [25]

La OCI atribuyó poderes casi sobrehumanos a de Gaulle. "El Estado establecido por él es una llave de hierro que permite a una burguesía senil y débil pararse sobre sus pies", afirmó el mismo artículo. El parlamento era simplemente una fachada que permitía a "los líderes de los trabajadores preservar las ilusiones electorales de las masas".

Durante mucho tiempo, la OCI dirigió una especie de existencia clandestina porque anticipó que de Gaulle adoptaría formas de gobierno abiertamente dictatoriales. Estaba convencido de que, en caso de una crisis seria, aplastaría el movimiento obrero con el apoyo de los líderes sindicales, que estaban integrados en el Estado.

La OCI escribió: "Romper políticamente el movimiento obrero, destruir y dispersar a los cuadros organizativos de la clase, es el objetivo común de de Gaulle y el aparato pro burgués". Los "aparatos" se enfrentaron a la alternativa de "hundirse o integrarse en el Estado, convirtiéndose en los agentes directos de los planes asesinos del bonapartismo", mientras que "los cuadros organizacionales, que permanecen en el campo de la lucha de clases, tenderán a separarse de la política del aparato".

Pero en 1968, la realidad se veía muy diferente de lo que la OCI había imaginado. El régimen gaullista demostró ser mucho más débil de lo que esperaba. No se atrevió a reprimir la huelga general de 10 millones de trabajadores por la fuerza. Para ponerlo bajo control, utilizó no solo los servicios de los "aparatos" sino, sobre todo, los de los "cuadros" en los que la OCI había puesto sus esperanzas. Y aunque las concesiones materiales que hizo a los trabajadores eran relativamente pequeñas, los verdaderos beneficiarios de la huelga general fueron estos "cuadros".

Para una amplia capa de burócratas sindicales, 1968 marcó el comienzo de una ascensión social que le aseguró posiciones bien dotadas, así como también influencia política. Parte del acuerdo de Grenelle fue la estabilización y el anclaje legal de los sindicatos dentro de la industria, algo sobre lo que el gobierno había insistido en contra de la resistencia inicial de las asociaciones de empleadores.

También garantizó la continuación de la administración conjunta del sistema de seguridad social por parte de los sindicatos y los empleadores. Los presupuestos subsidiados por el estado de varios esquemas de seguro social valían miles de millones, asegurando cheques de pago constantemente crecientes para numerosos funcionarios sindicales (incluyendo muchos miembros prominentes de la OCI), incluso cuando el número de miembros del sindicato disminuyó.

Además, la unificación de los grupos socialdemócratas fragmentados en el Partido Socialista en 1969, y su alianza electoral con el Partido Comunista, proporcionó a muchos funcionarios oportunidades para el avance político. La "izquierda", desacreditada por su infame papel en la Guerra de Argelia y la Cuarta República, fue una vez más una fuerza política. Sus numerosos puestos a nivel local, regional y (después de la elección de François Mitterrand como presidente) a nivel nacional resultaron muy atractivos.

Después de 1968, la OCI mantuvo su orientación hacia la burocracia y adaptó su programa político a su ascenso social. Por 1971, ya no establecía una distinción entre "cuadros" y "aparatos", cortejando también a los "aparatos". Mitterrand, a quien la OCI había atacado ferozmente en 1968, ahora apareció como orador en una gran manifestación de la OCI celebrando el centenario de la Comuna de París. El "frente de clase unido" ya no se identificaba con el "comité de huelga central", sino con la alianza electoral entre los partidos socialista y comunista.

La OCI incluso denunció a algunos de los grupos radicales porque habían presentado sus propios candidatos a las elecciones. En 1969, la OCI atacó agresivamente al pablista Ligue Communiste Internationaliste (LCR), porque tenía su propio candidato presidencial, Alain Krivine. Esto, afirmó la OCI en su periódico juvenil Jeunesse révolutionnaire, dividió a “los trabajadores ‘avanzados’ de aquellos trabajadores que permanecen fieles a sus organizaciones y partidos”, y “proporcionó municiones para la burguesía y el aparato estalinista”. En 1974, condenó la participación en la elección de Krivine y Arlette Laguiller de Lutte Ouvrière como "candidaturas sin principios contra el frente obrero unificado". [26].

En 1971, la OCI envió a varios miembros al Partido Socialista. Su tarea no era desarrollar una facción, sino más bien apoyar a Mitterrand. El más exitoso de estos miembros de OCI, Lionel Jospin, ascendió rápidamente dentro del círculo de asesores del futuro presidente, y finalmente lo sucedió como presidente del Partido Socialista en 1981. En este momento, Jospin todavía era miembro de la OCI y se reunía regularmente para consultas con Pierre Lambert. Testigos han confirmado desde entonces que Mitterrand era muy consciente de la verdadera identidad política de su favorito. De 1997 a 2002, Jospin fue el primer ministro del Partido Socialista de Francia.

La OCI también conquistó el "aparato" de la tercera más grande federación sindical francesa, Force Ouvrière, y la federación de estudiantes, UNEF. Durante muchos años, los miembros del partido o partidarios cercanos estuvieron a la cabeza de ambas organizaciones. En 1986, Jean-Christophe Cambadélis, durante muchos años a cargo del trabajo estudiantil de la OCI, se trasladó directamente del comité central de la OCI al liderazgo del Partido Socialista, llevándose consigo a 450 miembros de la OCI.

A partir de 1985, la OCI comenzó a desvincularse cautelosamente del Partido Socialista, que desde 1981 había abastecido a la república burguesa con su presidente y había formado su gobierno, siguiendo políticas que favorecían los intereses de las grandes empresas. La OCI creó el Mouvement pour un Parti des travailleurs (Movimiento para un Partido de los Trabajadores, MPPT). Aunque esta era una creación pura de la OCI, siempre destacó que los "trotskistas" eran solo una minoría dentro de la organización, y que estaba abierta a las corrientes socialdemócratas, comunistas y anarcosindicalistas. El MPPT era una reserva de burócratas insatisfechos de sindicatos y partidos que se habían peleado con las direcciones de sus propias organizaciones o cuyo avance en la carrera había sido pasado por alto.

En 1985, el MPPT pasó a llamarse Parti des travailleurs (Partido de los Trabajadores-PT) y en junio de 2008 se disolvió en el Parti ouvrier independent (Partido de los Trabajadores Independientes-POI). El lema de este nuevo partido, "Por el socialismo, la República y la democracia", está inconfundiblemente en la tradición de la socialdemocracia de derecha. Habla por aquellos sectores de la pequeña burguesía y la burocracia sindical que han respondido a las consecuencias de la globalización promoviendo el estado nacional. Su trabajo político se centra en la agitación contra la Unión Europea, a la que no contrapone una Europa socialista, sino "una unión libre y fraterna de todos los pueblos de Europa". Otro lema de POI dice: "Sí a la soberanía de los pueblos de Europa." Los matices nacionalistas de estos lemas son ineludibles.

Las raíces del centrismo de la OCI

El declive centrista de la OCI comenzó mucho antes de 1968. En junio de 1967, the Socialist Labour League (SLL), la sección británica del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, escribió una larga carta a la OCI criticando duramente las políticas que determinarían su intervención en 1968. En particular, esta carta señaló el creciente escepticismo de la OCI hacia la viabilidad del Comité Internacional y la importancia de su lucha contra el pablismo. [27]

Un año antes, en el Tercer Congreso Mundial del ICFI, la OCI había apoyado una enmienda presentada por el SLL que insistía en que los esfuerzos revisionistas para destruir la Cuarta Internacional habían sido derrotados con éxito. El congreso insistió en que la lucha contra el revisionismo no era una desviación de las tareas más importantes de la construcción del partido. Más bien, en su defensa persistente del marxismo contra el revisionismo pablista, el movimiento trotskista había luchado contra la presión ideológica de la burguesía y desarrollado su perspectiva revolucionaria. La lucha contra el revisionismo pablista encarnaba la continuidad de la Cuarta Internacional, insistía el congreso, y era la condición previa necesaria para la construcción de un nuevo liderazgo proletario.

La enmienda del SLL fue dirigida contra la tendencia de Spartacist y el grupo Voix Ouvrière (hoy, Lutte Ouvrière), que participó como invitados en el congreso. Habían interpretado el título algo ambiguo de la resolución principal, "Reconstrucción de la IV Internacional", en el sentido de que el ICFI había sido destruido y que la lucha librada por el Comité Internacional desde 1953 contra el revisionismo pablista carecía de cualquier significado teórico o político. Se estaban esforzando por una "reconstrucción" de la Cuarta Internacional sobre la base de una amplia amnistía política, por la cual las cuestiones programáticas cruciales que habían llevado a la división de 1953 simplemente se dejaron de lado. Cuando estas dos organizaciones vieron que el Comité Internacional se oponía a tal curso de liquidación, abandonaron el congreso.

Ante la hostilidad histérica mostrada por la tendencia espartacista y Voix Ouvrière contra la lucha histórica del ICFI contra los pablistas, la OCI se alineó con el SLL en el Tercer Congreso y votó a favor de su enmienda. Pero pronto quedó claro que la OCI mantenía sus propias reservas considerables.

En mayo de 1967, publicó una declaración que cuestionó abiertamente los logros del Tercer Congreso Mundial. Con el pretexto de elaborar un "balance de la actividad del CI" desde el Tercer Congreso Mundial y tratar de "abrir los debates necesarios para resolver los problemas que la Tercera Conferencia del CI no pudo debatir", la OCI negó la continuidad del Cuarta Internacional. [28]

"Después de declarar la bancarrota del liderazgo pablista, no podemos simplemente afirmar que la Cuarta Internacional continúa pura y simplemente, con el CI tomando el lugar del pablista SI [Secretaría Internacional]", afirmó el documento de la OCI. Continuó declarando que "todos los antiguos líderes de la Cuarta Internacional capitularon bajo la presión del imperialismo y el estalinismo".

La "crisis pablista dislocó la Cuarta Internacional desde el punto de vista organizativo", continuó el documento de la OCI, y "acumularon problemas teóricos y políticos a resolver... No podemos gritar 'el Rey ha muerto, viva el Rey'. Debemos abrir una discusión sobre estas cuestiones, una discusión que aún no se ha llevado a cabo completamente dentro del CI".

El documento culminó en la declaración: "Básicamente, la Cuarta Internacional fue destruida bajo la presión de las fuerzas de clase hostiles... El CI no es el líder de la Cuarta Internacional... El CI es la fuerza motriz para la reconstrucción de la Cuarta Internacional”. [29]

El documento luego presentó el pablismo de una manera que se desvió por completo del análisis anterior del Comité Internacional. La OCI no acusó a los pablistas de revisar el programa marxista, abandonando la lucha por la independencia política de la clase obrera y en su lugar buscando liquidar la Cuarta Internacional. En cambio, acusó a los pablistas de mantener "la concepción de una Cuarta Internacional terminada y partidos dotados de una jerarquía de estilo pirámide, con congresos mundiales y una estructura ultracentralista". La OCI llegó incluso a afirmar que Trotsky consideraba la Cuarta Internacional "ni como construido ni como poseedor de una estructura definitiva" [30].

Tras la disputa con la tendencia espartacista y Voix Ouvrière, el SLL británico comprendió rápidamente la importancia de estas palabras y rechazó tajantemente el intento de la OCI de desafiar el papel del Comité Internacional. "El futuro de la Cuarta Internacional está representado en el odio acumulado y la experiencia de millones de trabajadores por los estalinistas y los reformistas que traicionan sus luchas", escribió. "La Cuarta Internacional debe luchar conscientemente por el liderazgo para satisfacer esta necesidad ... Sólo esta lucha contra el revisionismo puede preparar a los cuadros para tomar el liderazgo de los millones de trabajadores atraídos por la lucha contra el capitalismo y contra la burocracia ... La lucha viva contra el pablismo y la formación de cuadros y partidos sobre la base de esta lucha fue la vida de la Cuarta Internacional en los años transcurridos desde 1952 "(énfasis en el original). [31]

El SLL no se limitó a defender la continuidad histórica de la Cuarta Internacional. Demostró el vínculo entre los cambios objetivos en la lucha de clases y el creciente escepticismo de la OCI. Ante una creciente radicalización de trabajadores y jóvenes en todo el mundo y la debilidad numérica de sus propios cuadros, la OCI buscó un atajo oportunista que le permitiera ganar influencia, sin llevar a cabo una laboriosa lucha por la conciencia marxista en la clase trabajadora. Este fue el significado de su afirmación de que los pablistas estaban abogando por una Internacional "ultracentralista", su afirmación de que Trotsky favorecía a una internacional sin una estructura firme, y su preocupación por las debilidades y fallas organizacionales del Comité Internacional después del Tercer Congreso Mundial.

El SLL por lo tanto advirtió: "Ahora la radicalización de los trabajadores en Europa occidental está avanzando rápidamente, particularmente en Francia... Siempre hay un peligro en tal etapa de desarrollo que un partido revolucionario responde a la situación en la clase trabajadora no en una forma revolucionaria, pero por una adaptación al nivel de lucha al que los trabajadores están restringidos por su propia experiencia bajo el antiguo liderazgo, es decir, a la inevitable confusión inicial. Tales revisiones de la lucha por el partido independiente y el Programa de Transición usualmente se visten con el disfraz de acercarse a la clase trabajadora, la unidad de todos aquellos en lucha, no presentar ultimátum, abandonar el dogmatismo, etc." (énfasis en el original). [32]

La orientación oportunista de la OCI surgió particularmente clara en su interpretación del "frente único". La OCI escribió: "Entre 1944 y 1951 era habitual que el PCI [precursor de la OCI] enviara cartas al Buró Político del PC francés y ofrecerles un frente unido, organización a organización". Dada la debilidad numérica del PCI, esa política era poco realista porque: "¿Qué sector condujo el PCI que podría proporcionar una base para un frente unido entre él y el PC francés?"

"Ahora", continuó la OCI, "nuestra política de un frente unido es diferente. Expresamos las demandas de los trabajadores avanzados a los líderes reconocidos por la clase trabajadora (SFIO, PC francés, liderazgos sindicales); es necesario romper con la burguesía y crear un frente de clase unida... Reunimos y organizamos capas de jóvenes, trabajadores y militantes para luchar por el frente único. A través de estas batallas por el frente único, estamos construyendo la OCI". [33].

El SLL protestó fuertemente en contra de esta concepción del "frente único". Insistió en que el partido "debe luchar abiertamente contra sus propias políticas para desafiar a las direcciones políticas oportunistas y centristas de la clase trabajadora". Cuando "el frente único se planteó como una alternativa, una forma más fácil, en oposición a la lucha por el liderazgo independiente", desvió a los trabajadores del camino del liderazgo revolucionario. "En esta etapa de la crisis mundial, en esta etapa de la lucha contra el revisionismo, quitar todo el énfasis de la construcción del Partido Bolchevique es abrir la puerta inmediatamente a la presión total del enemigo de clase. El llamado frente de clase unida es una expresión de este curso peligroso, un curso desastroso", advirtió el SLL (énfasis en el original). [34]

El SLL escribió que, esencialmente, la política de la OCI significaba: "Primero, el Frente Único y, a través de este, le sigue el partido. Rechazamos esto”. Continuó, "En la forma propuesta por la OCI, es una preparación para la liquidación, igual que la teoría pablista de la 'entrada sui generis ’... La esencia en ambos casos es el abandono de la importancia central de la construcción del partido revolucionario". (énfasis en el original). [35]

Como hemos visto, la OCI rechazó las críticas formuladas por el SLL. En cambio, la intervención de la OCI en los acontecimientos revolucionarios de 1968 se basó en la línea política criticada por el SLL, y, como predijo el SLL, esta orientación eventualmente llevó a su liquidación como partido trotskista.

La carta del 19 de junio de 1967 fue la última crítica exhaustiva de la línea política de la OCI por parte de la sección británica. En los años siguientes, SLL fracaso en llevar a cabo ningún análisis comprensivo de la OCI. Publico una serie de artículos superficiales por Tom Kemp sobre los eventos de mayo-junio 1968 que ignoró en gran medida el papel desempeñado por el OCI. Mientras que evitar aun una crítica pública podría justificarse en 1968 ya que la OCI todavía era oficialmente un miembro del Comité Internacional, la SLL también fallo en examinar las raíces de la degeneración centrista de la OCI después de la que se separó que este se separó del CICI en 1971.

Tal investigación era vitalmente necesaria para armar política y teóricamente a los cuadros del Comité Internacional. Su tarea habría sido demostrar como desarrollo la orientación centrista de la OCI, y revelar los problemas políticos que estaban ligados a tal degeneración. El SLL evitó esta tarea, sin embargo, al declarar que las diferencias políticas involucradas eran solo manifestaciones secundarias de las diferencias filosóficas, y que la investigación concreta de los asuntos políticos podría ser reemplazada por una discusión abstracta de los problemas epistemológicos. Justifico la ruptura con la OCI solo sobre la base del rechazo del materialismo dialéctico y la teoría marxista del conocimiento.

Detrás de esta evasión por parte del SLL había diferencias dentro de sus propias filas, que el liderazgo del partido no quería discutir. Una discusión abierta, provocada por la disputa con la OCI, podría haber perturbado los éxitos prácticos y organizacionales que el liderazgo considero más importante que clarificación política.

Al final, la SLL pagó un alto precio por su negativa a examinar la degeneración de la OCI. Con los problemas políticos fundamentales no aclarados encontraron su camino al interior de la SLL. En 1974, la OCI pudo provocar tensiones sustanciales dentro del Workers Revolutionary Party (WRP, sucesor de la SLL) a través de la figura de Alan Thornett, el líder del trabajo sindical de SLL/WRP. En la crisis resultante, el WRP perdió una gran parte de su membresía dentro de las fábricas. A fines de la década de 1970, el WRP había adoptado cada vez más un curso oportunista en Gran Bretaña similar al de la OCI en Francia—sobre todo, con vistas a sus relaciones con los sindicatos, el Partido Laborista y los movimientos nacionalistas en los países coloniales. Finalmente, en 1985, el WRP se derrumbó por sus contradicciones internas.

Continuará

Notas:

25. "Bonapartismo gaullista y las tareas de la vanguardia", Verdad No. 540, febrero-marzo de 1968

26. Citado en Jean-Paul Salles, La Liga Comunista Revolucionaria (1968-1981), Rennes 2005, p. 98

27. "Respuesta a la OCI del Comité Central de la SLL, 19 de junio de 1967", en Trotskyism versus Revisionism, volumen 5, Londres 1975, pp. 107-132

28. "Declaración de la OCI, mayo de 1967," ibid., P. 84

29. ibid. pp. 91-95

30. ibid. p. 92

31. "Respuesta a la OCI por el Comité Central de la SLL, 19 de junio de 1967," ibid. pp. 107-114

32. ibid., Pp. 113-114

33. "Declaración de la OCI, mayo de 1967," ibid. p. 95

34. ibid. pp. 123-24

35. ibid. p. 125

(Publicado originalmente en inglés el 5 de junio de 2018)