Barcelona: Cientos de miles protestan contra el encarcelamiento de líderes independentistas catalanes

por Paul Mitchell
19 abril 2018

Cientos de miles de personas protestaron en Barcelona el domingo contra el encarcelamiento de los líderes nacionalistas catalanes y para que se les permita volver a los que huyeron al extranjero tras el intento fallido de independencia en octubre pasado.

Cataluña permanece bajo el control de Madrid desde octubre después de que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy del Partido Popular (PP) invocara el Artículo 155 de la Constitución española y buscara “decapitar” el movimiento secesionista mediante arrestos con el apoyo del Partido Socialista (PSOE) y el partido Ciudadanos.

El parlament catalán no ha podido nombrar un nuevo presidente o administración cuatro meses después de que Rajoy impusiera las elecciones del 21 de diciembre, cuando los partidos separatistas fueron reelectos con una pequeña mayoría. Si no se elige un nuevo líder para el 22 de mayo, se deberán realizar nuevas elecciones regionales.

La manifestación de Barcelona

Alrededor de 315.000 personas participaron en la manifestación, según la Guardia Urbana. Los organizadores —Espacio para la Democracia y la Convivencia (Espai Democràcia i Convivència), que comprende grupos sociales y culturales; las filiales catalanas de los dos principales sindicatos españoles, CCOO y UGT; partidos políticos nacionalistas; y la coalición pseudo-izquierda liderada por Podemos, Cataluña en Común— todos estimaron la participación en 750.000.

La manifestación se realizó bajo el lema “Exigimos la libertad de todos los políticos y líderes encarcelados, así como el regreso de los exiliados”, una referencia a los nueve líderes secesionistas encarcelados y a los siete exiliados que organizaron la fallida candidatura independentista. Están acusados de sedición, rebelión y malversación, y podrían enfrentarse a condenas de hasta 30 años de prisión.

Muchos de los manifestantes llevaban una cinta amarilla para mostrar su solidaridad con los líderes encarcelados. Sin embargo, había muchas menos banderas independentistas que en las manifestaciones anteriores, ya que atraía a un número considerable de trabajadores y jóvenes que no apoyaban la secesión, pero que se oponían a las acciones represivas de Rajoy.

El manifiesto de Espacio para la Democracia y la Convivencia reclama la “defensa de las instituciones catalanas y el derecho de los catalanes a decidir su futuro” y hace un “firme compromiso con el resultado del 21-D [las elecciones del 21 de diciembre]”. Declara que “los problemas políticos deben ser resueltos en la esfera política y mediante el diálogo y la negociación”.

Se leyó un mensaje del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en la demostración, que decía: “Hay momentos de injusticia pero también de esperanza. Todos ustedes son el motor de la lucha por la libertad de un futuro sin sacrificios para nadie. Unidad, dignidad y coraje. ... Gracias por no olvidarnos ... no se dejen asustar, continúen luchando por los derechos civiles de una manera pacífica”.

Parte de la manifestación en Barcelona

Cuixart y Jordi Sànchez, ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), llevan seis meses encarcelados. Sànchez fue elegido diputado por JxCat el 21 de diciembre, pero los intentos de proponerlo como candidato para encabezar un nuevo gobierno regional catalán se han visto doblemente impedidos por los tribunales que se niegan a dejarlo salir de la cárcel para prestar juramento.

Ambos hombres fueron acusados de organizar manifestaciones independentistas en septiembre pasado, lo que llevó a que algunos policías quedaran atrapados dentro de un edificio del gobierno y sus vehículos sufrieran daños ... ¡por un monto de alrededor de €17.000! También están acusados de movilizar a personas para obstruir a la policía cuando la policía intentó cerrar cabinas de votación y confiscar las urnas durante el referéndum de independencia del 1 de octubre.

El ex vicepresidente y líder de la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) Oriol Junqueras; los ex ministros Joaquim Forn, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa; y la ex presidenta del parlament Carme Forcadell también permanecen encarcelados.

El depuesto presidente, Carles Puigdemont, se encuentra en Alemania a la espera de una decisión sobre su extradición luego de su arresto allí por una orden de detención europea (ODE) a principios de este mes. El tribunal de Schleswig-Holstein dejó en libertad a Puigdemont bajo fianza el 6 de abril y rechazó los cargos de rebelión en la orden. Aún no se ha pronunciado sobre otro cargo menor de malversación. La semana pasada, los fiscales españoles enviaron nueva información alegando que Puigdemont incitó a la violencia, con la esperanza de reforzar el cargo de rebelión.

Otros líderes nacionalistas en el exilio son Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig en Bélgica, Anna Gabriel y Marta Rovira en Suiza, y Clara Ponsatí en Escocia. Se han vuelto a publicar ODE contra ellos.

Durante la manifestación, la portavoz de la coalición conjunta de Puigdemont para Cataluña, Elsa Artadi, dijo que desmintió las afirmaciones de que el movimiento independentista se había desintegrado: “Para todos los que dicen que el movimiento está desmovilizado, que la gente está cansada, les demostramos una vez más que no es el caso y el resultado del 21-D se siente hoy en las calles”.

Lluc Salellas, miembro de la secretaría nacional del partido pequeño-burgués Candidaturas de Unidad Popular (CUP), fue más allá, proclamando que la manifestación marcó el “inicio definitivo de la primavera catalana para acabar con el autoritarismo y el régimen del 78 en Cataluña”—en referencia al estado democrático burgués establecido después del final de la dictadura franquista.

Roger Torrent, el actual presidente del parlamento catalán, denunció la “represión que amenaza los pilares fundamentales de la democracia que está construyendo el Estado español”.

Refiriéndose a la gran cantidad de organizaciones que participan en la demostración, algunas de las cuales no apoyan la independencia, como CCOO, UGT y Cataluña en Común, Torrent agregó: “Cuando somos transversales, cuando somos plurales y nos unimos a la defensa de los derechos y la democracia, somos imparables”.

El tema de la “transversalidad” también fue destacado por Marta Vilalta, portavoz de Esquerra Republicana, quien repitió el llamado del partido por “un frente democrático contra la represión”, y por el titular de Cataluña en Común, Xavier Domènech, quien declaró que “la movilización transversal es la forma de recuperar los derechos y las libertades”.

Que amplias capas de la población tomaran parte en la protesta del domingo contra la represión masiva y el autoritarismo muestra la oposición profundamente arraigada que existe, y debe ser bienvenida. Sin embargo, las advertencias más urgentes deben hacerse: las palabras de Xavier Domènech son un fraude. El partido Podemos de España ha jugado un papel central en el bloqueo de una movilización independiente de la clase trabajadora contra los ataques del PP, adoptando una política impotente de apelar moralmente a Rajoy para negociar con Barcelona.

El año pasado, Podemos ayudó a organizar manifestaciones “Blancas”, ya desconvocadas, bajo el lema, en español y catalán, “Hablemos/Parlem”. Pero el manifiesto estaba envuelto en el lenguaje del patriotismo y un llamamiento para que Podemos sea reconocido como un potencial salvador de España en un momento de crisis aguda.

Esta crisis no es simplemente de la Constitución española de 1978, como lo sugieren Podemos y la CUP, sino del capitalismo europeo y mundial. Las batallas presupuestarias y las luchas por la autonomía regional entre las élites gobernantes en Madrid y Barcelona se desarrollaron durante más de una década, cuando la Unión Europea reaccionó al colapso financiero global con rescates bancarios masivos financiados por devastadoras medidas de austeridad contra la clase trabajadora en todo el continente. La formación de una república capitalista catalana, dirigida por políticos que desde hace mucho apoyan la austeridad y la guerra imperialista, no hará nada para resolver esta crisis internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de abril de 2018)