Trump, John Kelly y la tormenta de los medios de información sobre la “falta de respeto” a las tropas

por Patrick Martin
21 octubre 2017

El general retirado John Kelly, jefe de gabinete de la Casa Blanca, realizó una intervención extraordinaria en la tormenta política sobre los comentarios crudos y mentirosos del presidente Donald Trump sobre el tratamiento oficial de las bajas militares en su administración y las administraciones anteriores.

Kelly subió al podio el jueves por la tarde en la sala de prensa de la Casa Blanca, utilizando su condición de ex comandante de combate y padre de un soldado muerto en Afganistán —su hijo Robert Kelly murió cuando pisó una mina terrestre en 2010— para defender al presidente de las preguntas y críticas crecientes.

El general retirado denunció a la congresista demócrata Frederica Wilson en términos muy personales, aunque Kelly en realidad estaba confirmando la verdad del relato de Wilson sobre una conversación telefónica entre Trump y Myeshia Johnson, la viuda embarazada del sargento La David Johnson, muerto en combate en Níger, en el oeste de África, el 4 de octubre.

Myeshia Johnson se encontraba en un automóvil que viajaba al aeropuerto de Miami para recibir el cadáver de su esposo para ser sepultado cuando llegó la llamada de la Casa Blanca el martes. La conversación fue en un teléfono con altavoz en ambos extremos: Kelly y otros asistentes de la Casa Blanca se reunieron alrededor de Trump, Myeshia Johnson en un automóvil con su suegra y varios amigos de la familia, entre ellos Wilson.

Según Wilson, Trump le hizo la brutal declaración a la Sra. Johnson de que “su tipo ... sabía en qué se metía” cuando se alistó en el ejército (Trump nunca se refirió al sargento Johnson por su nombre). Aunque Trump ha declarado rotundamente que nunca hizo tal comentario, y afirmó tener pruebas de que la afirmación de Wilson era falsa, Kelly no repitió la negativa. En cambio, descartó el comentario como una torpe repetición de algo que le había contado a Trump sobre la muerte de su propio hijo.

Luego lanzó una diatriba contra la Representante Wilson, diciendo que estaba horrorizado de haber escuchado una conversación “privada”, ¡aunque el propio Kelly y otros ayudantes de la Casa Blanca estaban escuchando al final! y reprendiendo su conducta en un evento no relacionado, un monumento conmemorativo de los agentes del FBI asesinados en el cumplimiento del deber hace algunos años.

Kelly concluyó declarando que solo aceptaría preguntas de periodistas que tuvieron una muerte en el ejército de la familia o conocieron a alguien que lo hizo. Ningún periodista cuestionó esta flagrante orden de mordaza, que sugería que solo aquellos que habían sufrido tal pérdida podrían discutir el tema.

El efecto general fue expresar el odio vitriólico de los altos mandos militares, que con Kelly como jefe de gabinete, el general retirado James Mattis como Secretario de Defensa y el general H. R. McMaster como asesor de seguridad nacional, desempeña un papel dominante en la administración Trump —para la supervisión ya sea del Congreso o de los medios de comunicación.

Kelly buscaba, con éxito, en el caso de la rueda de prensa, intimidar a quienes pudieran plantear preguntas sobre las circunstancias de la muerte del sargento. Johnson y otros tres soldados de las fuerzas especiales murieron en la misma batalla. ¿Qué están haciendo las tropas estadounidenses en Níger? ¿Cuál fue el propósito de la supuesta “patrulla de rutina” en la que las tropas estadounidenses y nigerinas invadieron un bastión de los militantes islamistas? ¿Por qué la Casa Blanca no dijo nada durante 12 días?

Uno de los soldados estadounidenses muertos, el sargento Jeremiah Johnson, es descrito como un “especialista químico, biológico, radiológico y nuclear”. ¿Con qué propósito fue desplegado en Níger alguien con sus habilidades?

El comentario de Trump a Myeshia Johnson no fue simplemente su típica intimidación. Expresó la verdadera indiferencia y crueldad de la oligarquía financiera estadounidense hacia los soldados que emplea para hacer su violento trabajo sucio en todo el mundo.

El “ejército voluntario”, establecido por el imperialismo estadounidense después de la revuelta de reclutas se convirtió en un factor importante para poner fin a la guerra de Vietnam, se ha llamado un “proyecto económico”, ya que la mayoría de los voluntarios provienen de sectores empobrecidos de la clase trabajadora, como La David Johnson, un ex trabajador en Wal-Mart, un trabajo notoriamente mal pagado.

Kelly buscó glorificar a los militares caídos como “lo mejor de lo mejor” y “el uno por ciento”. Esto es parte del esfuerzo continuo de la élite gobernante de los EUA para utilizar la compasión pública por los soldados que han perdido la vida para disfrazar los propósitos delictivos para los cuales han sido desplegados. El ejército de los Estados Unidos es la fuerza más destructiva en el mundo, responsable de más actos de asesinato y saqueo que cualquier fuerza armada desde las de Hitler.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el ejército estadounidense ha invadido y atacado a Corea, Vietnam, Laos, Camboya, Afganistán, Irak, Serbia, Libia, Siria, Nicaragua, Haití, Granada, Líbano, Somalia, Yemen y la República Dominicana. ninguno de los cuales atacó a los Estados Unidos. Ocupa unas 700 bases en todo el mundo.

El presupuesto militar de los EUA es mayor que la siguiente docena de países combinados.

La propia élite militar se ha convertido en una casta social colocada casi por encima de las críticas en los círculos políticos y de los medios de información, una ley en sí misma, que cada vez más toma la iniciativa en la política de seguridad nacional. Han transcurrido más de 75 años desde la última vez que el Congreso de los Estados Unidos ejerció su responsabilidad constitucional de declarar la guerra. Los presidentes de Estados Unidos han librado guerras basadas en meras resoluciones del Congreso, en Corea, Vietnam, el Golfo Pérsico y, más recientemente, en Afganistán e Irak. En 2011, cuando Obama ordenó el bombardeo de Libia, ni siquiera se molestó con la formalidad de buscar la aprobación del Congreso.

La administración Trump lleva este proceso a un nuevo nivel, con Trump amenazando con la aniquilación nuclear de Corea del Norte mediante su sola orden, sin siquiera consultarlo con el Congreso, y las tropas estadounidenses participan en operaciones militares a través de una franja cada vez más amplia del planeta, sin la supervisión legislativa y en su mayor parte con la población estadounidense totalmente en la oscuridad.

Los informes de prensa sobre los cuatro soldados estadounidenses asesinados en Níger fueron la primera vez que el público estadounidense se enteró de la presencia de cientos de fuerzas especiales de los EUA repartidas por África occidental, involucradas (supuestamente) en la búsqueda de Al Qaeda o ISIS, aunque el territorio involucrado resulta ser rico en uranio, metales de tierras raras y otros minerales, así como depósitos potenciales de combustibles fósiles.

La supuesta oposición a Trump en el Partido Demócrata no plantea ninguno de estos temas críticos. Por el contrario, como lo deja en claro la intervención de Wilson, el objetivo de los demócratas es atacar a Trump desde la derecha, y lo condenan por ser insuficientemente consciente de las tropas, incluso antipatriótico.

Al igual que en la campaña contra Rusia, el Partido Demócrata no moviliza la oposición popular a las políticas de Trump de destruir los beneficios sociales, atacar los derechos democráticos y el militarismo. En cambio, busca demostrarle a la élite financiera gobernante que los Demócratas son los servidores más fieles y confiables de los intereses globales del imperialismo estadounidense.