Las acciones de la industria militar se disparan en medio de una creciente amenaza de guerra

por Gabriel Black
20 octubre 2017

En medio de la creciente amenaza de la guerra mundial, Wall Street está invirtiendo grandes sumas de dinero en la industria armamentística.

Desde principios de este año, el índice del subsector de la industria aeroespacial y de defensa de Standard & Poor's (S&P) ha subido un 31,5 por ciento, mientras que el S&P en general ha aumentado solo un 12,9 por ciento. Este aumento en el valor de las acciones de la industria de las armas, a un ritmo 2,5 veces mayor que el resto del mercado, debe tomarse como una advertencia del derramamiento de sangre que está preparando la élite gobernante.

En la parte superior de la lista de crecimiento están las compañías gigantes como Lockheed Martin, Northrop Grumman, Boeing y Raytheon. Estas compañías son responsables de las armas más usadas y letales del arsenal de los EUA, incluidos los aviones de combate F-16, F-22, el bombardero B-2, el misil Patriot y todo tipo de municiones menos conocidas, dispositivos de comunicación de alta tecnología y vehículos esenciales para la guerra moderna.

Raytheon, los mayores productores de misiles guiados, es típico del grupo, con el precio de sus acciones rompiendo continuamente máximos históricos. Ha aumentado un 32 por ciento desde el comienzo de este año calendarístico. Su reciente aceleración, sin embargo, es solo el final de una empinada subida de cinco años en el crecimiento. Desde 2013, el precio de sus acciones se ha triplicado.

El crecimiento en las existencias de la industria de defensa refleja varios fenómenos interconectados. Primero, está el creciente peligro de la guerra. En ningún momento desde antes de la Segunda Guerra Mundial las relaciones internacionales entre las principales potencias han sido tan tensas. Si Estados Unidos lanza una guerra contra Corea del Norte, China y Rusia podrían involucrarse rápidamente, provocando un conflicto global. Países como Arabia Saudita, Alemania y Japón están dando pasos para aumentar en gran medida sus presupuestos de defensa, y dependerán en gran medida de los armamentos estadounidenses para hacerlo.

En segundo lugar, los mercados bursátiles en los Estados Unidos y en el mundo han sido alimentados por una política coordinada del banco central de crédito barato históricamente sin precedentes. Esta política ha producido una burbuja masiva que amenaza con explotar, haciendo palidecer en comparación la crisis financiera de 2008. La baja tasa de rendimiento de la inversión industrial real ha causado que el dinero suelto que flota en los mercados financieros infle los activos preexistentes. Esta es la razón por la cual el crecimiento económico y la inflación sigue siendo baja, mientras que los precios de los activos se han disparado.

Tercero, el gobierno de Trump está señalando una nueva etapa en el descenso de los Estados Unidos hacia el dominio militar. Trump ya firmó una serie de acuerdos de armamento récord con otros países, como Arabia Saudita. Al mismo tiempo, se ha comprometido a aumentar masivamente el presupuesto de guerra de los Estados Unidos. La política de Trump de permitir que los altos mandos militares tomen sus propias decisiones ha enviado una fuerte señal a Wall Street de que las principales compañías de defensa experimentarán un crecimiento masivo en el próximo período.

El presidente ejecutivo de Raytheon, Tom Kennedy, les dijo en julio a los inversores: “Tenemos una administración que apoya significativamente el trabajo internacional para la industria doméstica de los Estados Unidos y nos ha abierto varias puertas”. Dijo que Trump como comandante en jefe “cambia el juego. ... La conclusión es que está acelerando nuestra capacidad de crecer a nivel internacional”.

En mayo, Trump firmó un acuerdo para dotar a Arabia Saudita de armas por valor de 350 mil millones de dólares. El sistema de misiles Patriot de Raytheon ocupó un lugar destacado en este paquete.

El crecimiento de la industria del armamento en medio del estancamiento económico, sea cual sea la trayectoria del mercado de valores, es un testimonio del carácter parasitario del sistema capitalista. Mientras miles de millones de personas en todo el mundo no tienen un trabajo decente y se están recortando los servicios sociales básicos, la élite gobernante está bombeando cientos de miles de millones de dólares en formas más sofisticadas para matar y destruir a sus adversarios.